¿Dónde Leo?

Ernesto Behnke

Médico

Por una extraña razón, apareció en mi memoria el recuerdo de una leyenda pintada en una muralla de la Población San Gregorio, vista en tiempos pretéritos, que decía “solo la verdad nos hará libres”.

Eran periodos difíciles, en los cuales la dificultad de información era consustancial a la represión.

Las noticias se trasmitían de boca en boca y a baja voz, los rumores se sucedían con una rapidez inaudita, sin saber a ciencia cierta si estábamos frente a la verdad o a ficciones. Y, además, sin siquiera conocer el origen de los mismos.

Para oscurecer más la realidad, no solo existía desinformación, había lo que más tarde pudimos comprobar era una manipulación de la información, cuyo origen estaba en quienes detentaban el poder o prominentes personalidades que los respaldaban. Algunos de ellos, cuando se hizo la luz, se declararon desinformados o se recluyeron en una burbuja para explicar o justificar sus actitudes.

Con el advenimiento de la democracia, esperábamos que todas aquellas revistas, diarios o semanarios que aparecieron con parte de sus páginas en blanco en aquellos años de dictadura, lo hicieran a cuerpo completo, que todos los profesionales, periodistas reprimidos y amordazados en el pasado, pudieran expresarse, dando testimonio éstos de aquellos que se la jugaron en defensa de la verdad, siendo encarcelados, torturados e incluso muertos por ello.

Algo hubo, algo, muy poco y muy transitorio.

Misteriosamente se fueron cerrando medios de difusión, algunos periodistas se reordenaron y la esperanza en aclarar hechos del pasado se fue esfumando por diferentes causas y circunstancias.

Cabe preguntarse qué sucedió con los medios, y me refiero específicamente a los escritos. En primer lugar, apareció la televisión que incorporó a buena parte de periodistas, haciendo fuertes los departamentos de prensa; en segundo lugar, hubo una diversificación del universo de la noticia, apareciendo el deporte y la farándula que absorbió a otros, el aparato estatal incorporó a su vez a muchos. Así los medios escritos se vieron privados de profesionales de fuste y prestigio.

¿Y qué sucedió con los medios escritos, que vienen siendo los hospitales donde se forman los futuros periodistas?

A ellos se les fue negando progresivamente la publicidad que es el maná de la Sociedad de Consumo y lentamente dejaron de tener presencia y vigencia y su desaparición no fue observada como un hecho relevante, para una democracia renaciente.

Y estamos de nuevo en una etapa de oscurecimiento de la información, ya sea por exceso de ella o por ser presentada en forma tendenciosa. El periodismo investigativo que busca las raíces profundas y verdaderas de los hechos, ha sido reemplazado por una industria de fabricar noticias, cuyo origen u orientación nadie analiza.

Hay dos maneras de no estar informado, una es no tener información y la otra es tener un exceso, que nos impida ver los árboles en el bosque.

Para una sociedad que aspira a una información libre es fundamental eliminar cualquier relación que vincule los medios, y digo derechamente a la Prensa con mayúsculas, con intereses que no sean el informar, con un fuerte y decidido apego ético a la verdad.

Ello me parece una discusión relevante en el momento eleccionario actual y es una deuda más que debemos saldar para tener un país justo y digno. Para ello es preciso tener una Prensa Libre y así esa muralla escrita de la Población San Gregorio habrá cumplido su fin y podremos derribarla en nuestras tribulaciones.

Comentarios (2)
Agregar comentario
  • Lilian Inostroza Ulloa

    Me parece una reflexion a temporal, la concertaciòn (todos los partidos politicos y sus autoridades maximas y minimas) NO DIERON ,espacio,aportes,NO FACILITARON LEYES PARA CREAR OPSIONES NO MONOPOLICAS EN ESTA AREA, sOY DE LA cONCERTACIÒN. Y ME PARECE ABSURDO que hoy le entreguemos en bandeja a la derecha este tipo de PODER . Es vuestra la responsabilidad de este y otros tantos temas que guardaron bajo la manga. Lilian Inostroza.

  • Raquel Morales

    Es triste tener que vivir con el tipo de información que nos entregan. Ahora, como estamos con el cambio, nos han agregado las constantes apariciones de NUESTRO PRESIDENTE, y me pregunto: ¿prefiero los choques, asaltos, violaciones o a nuestro GRAN LIDER?, A veces no sé que elegir.