Aniversario

Escribe Ernesto Behnke

“Nuestra Revista está de Aniversario y no de cumpleaños, porque para nacer necesitó de una extrema madurez, que le permitiera sostener una línea editorial desde sus inicios”

El crecimiento y desarrollo de los seres humanos es lento y sincopado. Casi está regulado por leyes naturales cuando deben sentarse, gatear, empinarse y caminar, emitir los primeros sonidos y luego hablar, escribir, cantar, relacionarse; incluso hay múltiples libros que orientan sobre los objetivos a ser cumplidos en las etapas de ese desarrollo… Más tarde, alcanzan su madurez, para tener la suficiente independencia y generar sus propias ideas y creaciones.

Cada año que pasa en una vida es un cumpleaños, con características bastante conocidas: el año, cuando camina; los seis, cuando entra al colegio; los 18, cuando egresa para ir a la Educación Superior. Los 21, y luego por décadas, caracterizan de una u otra manera esta celebración.

Nuestra Revista está de Aniversario y no de cumpleaños, porque para nacer necesitó de una extrema madurez, que le permitiera sostener una línea editorial desde sus inicios, de tal forma que sus lectores pudieran en sus páginas encontrar preguntas y respuestas respecto a los hechos nacionales e internacionales, que para la gran mayoría pasan desapercibidos e ignorados. Su orientación ha sido buscar la noticia y no inventarlas.

También definió, desde un primer momento, una condición pluralista, en que el respeto a las opiniones discrepantes que aparecen en sus artículos o columnas son entregados en similares formatos y sin notas del editor.

Este medio de comunicación, como su nombre lo expresa, ha querido desde su primer día de vida hacer PERIODISMO, así con mayúsculas. Titánica tarea en nuestro país, en el que el ejercicio independiente de esta actividad no existe o es muy precario. Y es raro que así sea en un sistema democrático, pero no lo es tanto si analizamos el contenido de un libro (Los Magnates de la Prensa) recientemente editado y escrito por una notable periodista (María Olivia Mönckeberg), que obviamente nunca ustedes verán en televisión y por lo tanto para nuestro mundillo no existe.

¡Cuánto necesita nuestra Democracia de una prensa libre y responsable! Cuántas noticias actuales, que se originaron en hechos antiguos y cuidadosamente disimulados, pudieran haberse evitado. Cuántas personas que ocuparon cargos relevantes, pudieron ser advertidas que sus conductas estaban siendo observados. Cuántas campañas publicitarias pudieron haber sido desenmascaradas en su falsedad, antes que la sociedad las asumiera como reales e indesmentibles y lo que es peor, imposibles de erradicar del inconsciente colectivo.

La abundancia de noticias irrelevantes, la confusión entre la ficción y la realidad son parte de la cortina de humo destinada a ocultar lo real. Como editorializaba un destacado periodista ya fallecido la imposibilidad para conocer: “lo que hay detrás de la noticia”. Aquella verdad que ha derrumbado relevantes personas y veneradas instituciones en el mundo entero.

En esta elección en que tantos tabúes han sido derribados y en que parece haber renacido la tolerancia frente a todo tipo de exclusiones, creo es un buen momento para discutir también la importancia del llamado quinto poder, para que éste sea polifacético, libre, responsable y financiado. Es un tema que no ha sido abordado, a pesar de la queja de muchos de los candidatos, por ser excluidos de los medios.

Quiero felicitar a EL PERIODISTA, en la persona de su Director quien con una perseverancia casi épica ha logrado celebrar su octavo Aniversario, manteniendo su línea, su consecuencia, su apego a la verdad, con empuje y dinamismo y… con nula o escasa publicidad.

Agradecer, además, la oportunidad para llevar a la imprenta estas desordenadas opiniones de este pomposamente llamado columnista.

Ánimo Director y recuerde que más vale morir un día crucificado, que vivir toda una vida arrodillado.

Pongamos a tono con la globalización: ¡Happy Birthday!

Comentarios (0)
Agregar comentario