La reconstrucción no ha aportado el dinamismo esperado

La economía venía mostrando una desaceleración marcada en la medida que el impulso de normalización de la producción luego del terremoto iba eliminando los meses de paralización del primer semestre de 2010

Escribe Hernán Frigolett, economista*

3,4% fue la variación del Indicador Mensual de Actividad Económica en octubre, el más bajo del año. La economía venía mostrando una desaceleración marcada en la medida que el impulso de normalización de la producción luego del terremoto iba eliminando los meses de paralización del primer semestre de 2010. 

En el segundo semestre, los indicadores rápidamente se fueron por debajo del 5%, con la excepción del mes pasado, pero si se promedia con el actual, muestra una clara tendencia de una actividad alineada con su capacidad de crecimiento de largo plazo, es decir en torno al 4,5%. Lo de la industria manufacturera es un resultado coyuntural, en el que inciden procesos de mantenimiento de plantas de refinería y de fabricación de metales, pero la tendencia de crecimiento de este sector se mantiene en torno al 3%. 

La minería ha generado un gran aporte económico por condiciones de valorización de la producción, pero los volúmenes en extracción de finos crecen modestamente, y lo seguirá haciendo así mientras no se verifique la maduración de inversiones y el inicio del desarrollo de ampliaciones o nuevas explotaciones de yacimientos. 

El mercado laboral está marcando la tendencia de crecimiento efectivo, y este año sólo dejará un saldo inferior a 100.000 puestos de trabajo de enero a diciembre.

La reconstrucción no ha aportado el dinamismo esperado, y el ambiente internacional restrictivo presagian un 2012 de bajo crecimiento de la actividad y del empleo.

Comentarios (0)
Agregar comentario