La ironía del “salto al vacío”

Acusan de cambios demasiado profundos los que deshicieron un país y construyeron otro sin miramiento alguno por el impacto contingente de esas transformaciones.

Por Alberto Mayol, sociólogo y académico de la Universidad de Chile

La historia es simple. Entre 1978 y 1981, la dictadura de Pinochet realizó (entre otras) las siguientes 9 reformas estructurales de la economía y la sociedad:

– Nuevo sistema de indemnizaciones a los trabajadores (con menos derechos), 1978.

– Restricciones a la actividad sindical y negociación colectiva, 1979.

– Liberalización del mercado de la tierra, decretos de 1978, 1979 y ley de 1980.

– Liberalización cuenta de capital, junio 1979

– Sistema de Administradoras de Fondos de Pensiones, noviembre de 1980.

– Nueva ley minera, 1980.

– ISAPRES, marzo de 1981.

– Nueva Constitución, marzo de 1981

– Ley General de Universidades, verano de 1981.

Constituyen estos hitos una transformación mayúscula, no sólo por la cantidad de cambios, sino por la radicalidad de ellos: el sistema universitario fundado es completamente excéntrico, las leyes sindicales son de un intenso autoritarismo, las leyes de pensiones, isapres, leyes de la tierra y minería, son radicalmente libremercadistas, a intensidades que son desconocidas en el mundo. Por supuesto, el hito refundacional debía marcarse en una nueva constitución.

Todo esto aconteció en 4 años. Fue un verdadero salto al vacío: nadie sabía cómo funcionaría. Y no funcionó. Hubo que pasar por la mayor crisis económica de la historia chilena, cuando la desregulación financiera y la crisis internacional golpearon duramente a Chile, con un desempleo enorme, aumento significativo de la desigualdady la quiebra de los bancos principales del país, que tuvieron que ser rescatados por un Estado pauperizado.

La derecha ejecutó todo esto sin legitimidad alguna. Lo hizo desde el poder conseguido mediante la violencia. El asesinato, la represión, el miedo, fueron la clave para hacer posible que estas transformaciones llegaran a ejecutarse y pudieran conservarse y hasta profundizarse después de los pésimos resultados iniciales.

Hoy estamos a 40 años del golpe fundacional y a poco más de 30 de las grandes reformas, que se tardaron sólo 4 años. Y en Chile se ha instalado la discusión por reformas en educación, sistema tributario, pensiones, salud y se ha planteado construir una nueva constitución. El listado es menos ambicioso que las reformas dictatoriales y las políticas discutidas son más parecidas a los estándares internacionales. Sin embargo, la derecha acusa de un salto al vacío si se ejecutan estos cambios, señala que sería grave, imperdonable, transitar tan rápidamente por la ruta de la transformación. Más aún, señala que las protestas son violentas y que no se puede pretender cambiar el país mediante dicho medio. La ironía es total, es burlona, sarcástica. No se puede pretender ser más evidente: acusan de cambios demasiado profundos los que deshicieron un país y construyeron otro sin miramiento alguno por el impacto contingente de esas transformaciones, acusan de querer cambiar el país con un par de piedras a los encapuchados mientras ellos construyeron una política sistemática de violencia para instaurar el nuevo orden. Son ellos mismos los que nos dicen que los muchachos que rompen un cartel, que atacan las dependencias de un banco, que queman una micro, no pueden pretender usar la violencia para cambiar Chile, pero no parecen recordar que fueron ellos los que bombardearon La Moneda, rompieron la declaración de la Independencia de Chile, saquearon las casas de Allende, mataron dentro y fuera de Chile, organizaron equipos de torturas y asesinato. Y todo ello lo hicieron para cambiar Chile.

La ironía puede ser usada para conservar una mentira, pero siempre la devela en algún modo. La tesis de la derecha sobre el miedo a un salto al vacío choca con su propia historia de experimentos, errores, dolores y radicalidad. La historia se va cerrando sobre sí misma. Tiene derecho a la ironía el poderoso, hasta que deja de serlo. La padece el débil, hasta que adquiere poder. En el camino de la historia, la ironía está estratificada. Pero guarda en su seno la energía de una emancipación cuando la ironía se ha hecho evidente y no se puede sostener sin impostura y algo de absurdo.

A 40 años del golpe, aunque una ironía absurda acompañe el camino, la república resucitada se pregunta nuevamente por las grandes transformaciones de Chile. Por primera vez ponemos en juego no sólo al dictador y sus secuaces, sino también a su obra. Durante años reclamamos por el derecho a no ser perseguidos, torturados y asesinados; sólo hoy hablamos del derecho a tener una sociedad democrática más allá de los formalismos.

Comentarios (5)
Agregar comentario
  • washington jara

    es difícil comentar cuando todo esta mas claro que el agua

  • Alfredo

    Alberto Mayol refleja el pensamiento de una gran mayoría, y además desnuda el cínismo de la derecha Udi-Rn que irónicamente utilizó la violencia terrorista extremista desde el Estado, para imponer cambios estructurales a su conveniencia.
    Gran columna.

  • Irmela Eckermann Ludwig

    En Tontilandia(JP) no hay futuro, ¿solo pasado y presente? ¿hasta cuándo? Espero más de un un joven sociólogo académico y no gárgaras de lo que ya sé y viví.

  • María Teresa

    A mi juicio el candidato que presenta las mejores propuestas de cambio es Claude, que quizás no salga presidente en estas elecciones presidenciales pero sí será una muy buena carta para las próximas. En la medida que el electorado de mayor edad vaya perdiendo el miedo y abriendo los ojos será capaz de abogar por un verdadero cambio y nuestras preferencias girarán mayoritariamente hacia los candidatos que mejor lo representen. El voto a Bachelet es un voto de comodidad y aún tiene el trasfondo del miedo.

  • luis

    El análisis de este sociólogo carece de veracidad porque se basa en una premisa que hace suponer que en 1973 cuando se hizo cargo del país el Gobierno Militar, la situación era tranquila y floreciente como lo es hoy. En aquella fecha el país estaba destruido económica, social y políticamente.
    De allí hubo que partir. La economía había llegado a niveles de destrucción incompatibles con la sobrevivencia , no había producción agrícola, el campo estaba paralizado ( hay harina para tres días mas, decía Allende), se había llegado a importar casi todos los productos que fueron históricamente nuestros, trigo, maíz, papas, legumbres, aceites, carnes, fruta, vinos lana, queso, leche y todos los frutos propios de nuestro suelo. Los Bancos estaban intervenidos por el gobierno las empresas también intervenidas, el control del gobierno era casi total , la inflación declarada era de un 600%, el crecimiento detenido, la inversión paralizada, en los tres años de la UP no se abrió ni una sola empresa en Chile. La producción de la gran minería paralizada, entre otras cosas por falta de repuestos y una administración caótica después de la confiscación en que fueron expulsados los técnicos extranjeros sin haber aprendido previamente el manejo de estas. .Los transportes paralizados por falta de repuestos, los servicios públicos no atendían sino en turnos de emergencias y el caos productivo era completo. Ref. Ver los diarios y revistas de la época , es un ejercicio muy interesante y enriquecedor para nuestras nuevas generaciones. Bibiloteca Nacional . Están en filminas fácil de ver y leer.
    En lo social se vivía el preludio de una guerra civil , con una multitud inmensa de miles de extranjeros armados y entrenados en Cuba y otros países socialistas. Con un armamento como para equipar a varios regimientos como indicaba Eduardo Frei M. en su carta a Mariano Rumor.
    Y lo peor el país había llegado a un grado confrontacional tan agudo, producto de la campaña de odio resentimiento y rabia que había desplegado la UP, con objeto de animar a sus partidarios de la conquista del poder total por las armas, ,-como había sido la consigna de los tres últimos congresos socialistas – que hacían inviable una salida pacífica, la que estaba fuera de las alternativas que manejaba la UP. Declaración de Patricio Aelwin y declaración de la cámara de diputados del 22 Agosto del 73 .Declaraciones de Calos Altamirano en estrevista del Mercurio y “La Caída de las Catedrales” de Luis Guastavino. ver Google.
    “El momio al paredón y la momia al colchón” era la consigna y mis hijos menores de cinco años a un orfanato marxista.
    A vos we….la única solución es matarte, me lo gritaban a cada rato y en eso les encontraba razón, porque vivir en un averno comunista, debe ser la desgracia mas grande que le puede pasar a un ser humano ,- es la experiencia de todos los que han pasado por este terrorífico proceso. – (Archipielago Gulag”) Aleksandr Solzhenitsyn,
    El gobierno de la UP, compuesto solo por partidos marxistas (PS, PC, IR, Mapu, API, IC).proponían como solución definitiva una dictadura del proletariado como Cuba y a eso nadie desde dentro de la UP se oponía . Su impronta era una revolución como la cubana. No había nada que hacer, el que la aceptaba bien y el que se oponía no tenía derecho a la vida, porque era declarado” gusano facista. “ enemigo del pueblo, vendido al imperialismo yanqui, lacayo de los patrones y contrario a la clase trabajadora.
    Es meritorio que este comentarista sociólogo (Alberto Mayol) indique que fue un “salto al vacio” porque la realidad es que no quedaba nada de la antigua cultura, la UP había logrado su propósito que era refundar sobre las cenizas del antiguo Chile la nueva patria socialista .
    Para lo cual lo había destruido todo
    En este contexto histórico político social y económico encontró el país el Gobierno de las Fuerzas Armadas y de Orden . No obstante discrepo, respecto a que el escenario era tan simple como el lo califica “la Historia es simple” La situación era inmensamente compleja, había que construir el país de nuevo, hacerlo producir , organizarlo, pacificarlo, alimentarlo, vestirlo, hacerlo crecer , desarrollarlo, educarlo, sanarlo, y proyectarlo , nada fácil si se considera que el país estaba destruido,- como ya lo hemos dicho- desde sus cimientos.
    Nuevo sistema de indemnizaciones a los trabajadores (con menos derechos), 1978.
    En los primeros meses después de Septiembre de73 la cesantía llegó hasta un 40% porque las empresas no existían y el Estado en banca rota, no podía sostener a toda la nación . Luego se hicieron cambios económicos para permitir flexibilizar el mercado laboral y permitir que la inversión y el empleo fueran dinamizándose. Para esto se eliminaron una serie de inconvenientes que hacían más fácil la contratación de mano de obra, algunos de los cuales -la concertación- no modificó en 20 años de administración, como esta medida de indemnizar hasta en 13 meses los despidos.
    – Restricciones a la actividad sindical y negociación colectiva, 1979.
    La única restricción a la actividad sindical que se estableció es aquella que libera al trabajador a sindicalizarse por obligación y deja a su libre albedrio tomar o no esta opción.

    Liberalización del mercado de la tierra, decretos de 1978, 1979 y ley de 1980.
    Esta medida estuvo enmarcada en la promesa que habían hecho los políticos de entregar la tierra a los que la trabajaban: los inquilinos, los temporeros , los arrendatarios, los empleados y todos los que conforme a una priorización y que trabajaban el campo, se les reconocía el derecho a ello. Una vez terminado el proceso de reforma agraria, el Gobierno Militar hizo legítimos dueños a los campesinos, es decir los hizo propietarios de la tierra asignada- con escrituras de propiedad inscritas a su nombre en los conservadores de bienes raíces –es decir con usos y derechos que tienen todos los propietarios de un bien, en un país libre. Podían trabajarla, arrendarla, venderla, regalarla o donarla, entregarlas en usufructo y otras características de la propiedad, que tienen todos los dueños de algo en Chile y en todas partes de los países libres.
    Esta tremenda revolución en la propiedad de la tierra, permitió entre otras cosas el desarrollo mas importante del campo chileno, que pasó de un país importador de alimentos en el 73 a una Potencia Alimentaria, 1990, con el segundo lugar en valor exportado después del Cobre.

    – Sistema de Administradoras de Fondos de Pensiones, noviembre de 1980.
    Hasta el año 1973 en Chile existía un sistema de pensiones administrado por el Estado es decir por los políticos de turno, que permitió las mas tremendas injusticias, porque muchos trabajadores después de imponer toda una vida, al momento de jubilar no tenían un céntimo para pagarse una pensión . En cambio gente que no había trabajado nunca y por consiguiente no había ahorrado , recibía por ley de gracia una jubilación muy atractiva con cargo a estos fondos de pensiones que administraban los gobiernos. Para ilustrar, se puede homologar el sistema anterior -y que hoy algunos quieren reflotar -a una bodega donde todos están obligados a guardar sus ahorros , que vigila un matón que solo reparte estos a sus amistades.
    Este sistema colapsó, y hoy a lo menos, todos los que tenemos nuestros fondos de pensiones en las AFP podemos ver diariamente lo que es nuestro- por intenet – y sabemos cuanto ganamos o perdemos con las fluctuaciones del mercado accionario . La realidad es que en los 20 y tantos años de creación de este nuevo sistema los fondos de pensiones, han tenido un incremento real de un 13% al año en promedio . Estos fondos son de los trabajadores y no pueden ser utilizados por los políticos de ninguna manera , lo cual garantiza que no se los podrán robar. Este sistema ha sido , copiado en muchos países del mundo con gran éxito.

    – Nueva ley minera, 1980.
    La nueva ley minera permitió la afluencia de capitales extranjeros , después de la trágica experiencia de las confiscaciones de la UP, que permitieron sin capitales propios- que no los había después del colapso de la UP,- desarrollar la gran minería del Cobre, hasta sextuplicar su producción, con el ingreso millonario de divisas para Chile y la ocupación de mano de obra y profesionales y técnicos que todos conocemos.
    Nueva Constitución, marzo de 1981
    Esta es sin duda la biga maestra del desarrollo de Chile, porque ha permitido una ruta de navegación clara moderna y democrática, con lineamientos que le han dado estabilidad promoviendo un desarrollo económico político y social que es un ejemplo en Latinoamérica y en el mundo entero , poniendo énfasis en asuntos sustanciales como el derecho a la vida del niño por nacer , la igualdad ante la ley, la educación para todos, la propiedad como un derecho, el derecho a una vida saludable, y una infinidad de conceptos que permitieron en los últimos 30 años un desarrollo que muchos envidian y los otros admiran.
    Ley General de Universidades, verano de 1981.
    Este valioso aporte legal ha permitido superar en 16 años el analfabetismo de un 15% en los años 70 a un 3.0 % en los años 90 y además ampliar el cupo universitario de 25.000 en los años 70 a 1.300.000 en la actualidad, y cobertura total de la educación básica y media.
    En los años 70 las universidades eran un paraíso gratis para solo los privilegiados que por influencia o dinero podían llegar a estas. Hoy todo el que quiere estudiar tiene una oportunidad y la están aprovechando.
    Quiero comentar algunas aseveraciones como “La derecha ejecutó todo esto sin legitimidad alguna”
    La Constitución política del 80 se hizo sometiéndola a un referendo popular que fue aprobado por un 74% del electorado. El cual dio al Gobierno de las FF.AA y Orden un mandato que consistía en prorrogar su actuar hasta el plebiscito de 1989, en el cual se volvería a consultar sobre su continuidad o no. De tal manera que la legitimidad de esta, es indiscutible puesto que fue ratificada popularmente. Hubo en esa oportunidad innumerables observadores internacionales que no hicieron mayores reparos al proceso.(ONU, pises como USA, Inglaterra, Alemania, Holanda enviaron observadores)
    Ahora para efectos sociológicos e históricos todas las constituciones han tenido distintos grados de participación ciudadana, que se explica claramente por el contexto histórico que han tenido al efectuarse. Por ejemplo la constitución de 1833 fue aprobada por una minoría de personas especialmente de las familias más influyentes de la época, sin ninguna consulta popular y no podía ser de otra manera, habían en Chile unos 850.000 habitantes diseminados por un largo territorio sin registros electorales y con un 90% de analfabetismo. La Constitución de 1925 que reemplazó a la del 33, noventa y dos años después, se aprobó sin referéndum y cuando la población del país era cercana a 2.500.000 personas que ignoraban la escritura en el 50%. Las mujeres no existían para estos efectos, no tenían derecho a voto hasta el año 1948. La inmensa población era completamente desinformada. Pero era la realidad que existía . La actual Constitución contó una inmensa cantidad de participantes que la conocieron y aprobaron mayoritariamente ,había una población mucho más culta y participativa (4% de analfabetismo) y que nos ha regido satisfactoriamente hasta hoy . De tal manera que para descalificar esta constitución habría que deslegitimar todas las demás -por las mismas causas- y eso por cierto nadie podría sostenerlo.
    Este salto al vacío de que habla el columnista, permitió que este país uno de los mas pobres de América – por cierto el mas en 1973- saliera en 16 años de la postración económica que lo había sumido la UP, progresara con un nuevo modelo absolutamente diferente del fracasado, que quería imponer el gobierno de Allende y que ha dado tan trágicos resultados en el mundo entero(100 Millones de muertos en la URSS ) y a pasado a ser el primer país latinoamericano, ad-portas de salir del subdesarrollo con un régimen democrático, una economía libre y un progreso creciente . Por cierto que hay mucho por hacer, pero nadie podría exigirle todo al pasado. Hay que preguntarse ¿Por qué? Personas con tan distinto signo al de este modelo, con conocimiento teórico y gran experiencia, como Camilo Escalona viejo marxista, Luis Guastavino, Ricardo Nuñez el Mismo Carlos Altamirano ,que conocieron los socialismos reales de detrás de la cortina de hierro, opinan lo que opinan, – en cuanto- que hay que cuidar los inmensos logros alcanzados en Chile. Sin embargo no dicen lo mismo de su experiencia en los socialismos reales. Al menos yo no los he leído o escuchado.