Música y Política de un ex Prisionero

Claudio Narea, el guitarrista histórico de Los Prisioneros, se encuentra en plena vorágine de su campaña como candidato a diputado, de la Izquierda Cristiana y el Juntos Podemos, por el distrito 18 (Cerro Navia, Lo Prado y Quinta Normal).

Por Marco Espinoza

Ajetreados han sido estos últimos meses para Claudio Narea. El ex guitarrista de una de las bandas más influyentes y reconocidas de Chile, va en uno de los doce cupos que forman parte del pacto instrumental parlamentario con la Concertación, y que busca terminar en diciembre con la exclusión de la Izquierda en el Congreso.

“Siempre fui político, sólo que antes lo era con la guitarra”, adelanta este músico, que a sus 44 años, se ha hecho cargo de las seis cuerdas en “Los Prisioneros” y “Profetas y Frenéticos”; en sus discos solistas, “Claudio Narea” (2000) y “El largo camino al éxito” (2006); y que además publicó una exitosa autobiografía, “Mi vida como prisionero” (2009).

En esta conversación, Narea confiesa que hace no mucho pensaba que la política era sólo para “los privilegiados del sistema”, califica “la palabra de Dios como una palabra de izquierda”, y acusa que la candidatura de Jorge Arrate “ha sido invisibilizada por los medios”, aunque “su programa de gobierno es mucho más equilibrado que el de los otros candidatos, incluso va más allá que Marco Enríquez”.

Desde el comienzo, la música y la política fueron parte de una misma convicción, en la vida de este autodenominado “cristiano de izquierda”.

En 1988 cuando participaste activamente de la campaña por el NO ¿puede decirse que por primera vez asumiste una determina postura política, en forma pública?

Si, Los Prisioneros participamos en la campaña del NO, y fue eso, y no una militancia en algún partido, lo que gatilla el comienzo de una vida política. Creo que fuimos importantes para la vuelta de la Democracia. Yo lo sentí así, mucha gente se sintió identificada con las letras de las canciones y con la postura de la banda.

Este comienzo en la política afectó a la música… los bandos militares prácticamente boicotearon la promoción del disco “La cultura de la basura”…

Ese llamado a votar que No, fue muy bueno, pero fue también un detonador de importantes problemas económicos dentro de la banda, porque en Chile ya no pudimos tocar más. Notamos que había una censura a Los Prisioneros. No fue gratuito el hecho de participar en la campaña del No…

En ese momento, de inflexión, con el regreso a la Democracia, ¿Qué visión tenías de la Concertación, y de todo un proceso, que había excluido a la Izquierda?

Sucedía que la Izquierda estaba fuera de la Concertación, y era algo que no lo seguí, no me enteré hasta tiempo después que había partidos de Izquierda que no estaban participando de la Democracia. Inicialmente estaba entusiasmado por la Democracia, ya que habíamos peleado por eso y finalmente había llegado. Estaba entusiasmado porque comenzaba una nueva época de Chile, donde vendría la “alegría para todos”, y la verdad, no mucho tiempo después, me comencé a desencantar. Me parece lamentable que muchos de los compromisos adquiridos por la Concertación no se hayan cumplido. Por ejemplo, cambiar la Constitución no fue un tema. Ricardo Lagos la remozó, pero quedó más o menos igual. No quedó mucho más democrática, siguen siendo excluidos grandes sectores de la población. Sigue siendo una Constitución ilegitima a la medida de Pinochet y sus partidarios.

Comentarios (0)
Agregar comentario