La Ruta Religiosa de Junín de los Andes

Conocida por la pintoresca plaza San Martín, el santuario María de las Nieves y Laura Vicuña o por ser la puerta de entrada al Parque Lanín, la Capital de la Trucha no pierde su magia y se consolida como un imperdible de la Patagonia Argentina. A pesar de todos sus encantos, sigue siendo el turismo religioso uno de los atractivos más importantes de la región y el Vía Christi su protagonista.

Por Montserrat Martorell

Emplazado a unos 500 metros de la ruta nacional 234, sobre la ladera oeste de un cerro bajo un bosque de pinos, el escultor y arquitecto bonaerense, Alejandro Santana, diseñó el parque temático que cuenta la vida de Jesús entre los hombres desde su nacimiento hasta la resurrección.

El proyecto, que comenzó en 1988 y fue inaugurado en el 2000, es visitado diariamente por aproximadamente 100 personas que pasean por sus ocho hectáreas.

El recorrido, que se realiza a pie en el cerro de la Cruz, reúne en 2,5 kilómetros las enseñanzas de Jesús desde una óptica contemporánea. Su importancia radica en que cada uno de los pasajes es fruto de una conjunción entre la cultura mapuche y cristiana con mensajes que envuelven con fuerza, independiente de las creencias, a ateos y cristianos.

Incentivando el pensamiento crítico, el Vía Christi invita a una importante reflexión sobre el discurso de Cristo en la sociedad actual. Así, la primera estación referida al nacimiento de Jesús, es fundamental. El propio autor lo aclara “aquí está la clave de la interpretación de todo el Vía Christi. Acá se hizo hombre y lo hizo en una cultura determinada. Si eso ha pasado quiere decir que cada cultura puede también reinterpretar, reescribir y remodelar el misterio de su presencia para acercarnos más desde nuestra propia realidad”, finaliza Santana quien aún está trabajando en las próximas edificaciones.

De ángeles y demonios

Las 22 estaciones, denominadas “solados”, son plazas secas circulares de 12 metros de diámetro que representan el sol. Allí se levantan esculturas de gran tamaño que simbolizan una escena en particular y figuras decorativas construidas a mano que personifican imágenes de culturas precolombinas y personas comunes y corrientes de Junín de los Andes así como reconocidos personajes de la historia de la humanidad por su nobleza o miseria.

Una de las más significativas es la tercera. En “Las Tentaciones” el diablo rodea a Jesús con su cola de serpiente. Dada la dificultad para tallar el rostro, el arquitecto Alejandro Santana eligió una máscara para representarlo y agregó conocidas caras donde el Diablo se ha escondido para actuar. Aparecen esculpidos George W. Bush, Adolf Hitler, Joseph Stalin y Christian von Wernich. Lo curioso es que el creador se representa a sí mismo junto a ellos.

“Yo también he caído en la tentación”, reconoce. En uno de los espacios un espejo ocupa el lugar. “Todos podemos caer en ella”, quiere recordarnos el artista cuando el turista se ve a sí mismo junto al grupo que ha obrado mal.

En otra de ellas, “Las Bienaventuranzas”, aparece Jesús rodeando a San Francisco de Asís, Martín Luther King, Laura Vicuña, Teresa de Calcula, el Padre Carlos Mujica (asesinado durante la dictadura argentina), Mahatma Gandhi y el misionero patagónico Domingo Milanesio.

Otras de las estaciones más atractivas y que vale la pena contemplar son “El hijo pródigo”, “La traición de Judas, el “Yo soy” y “Jesús carga con la cruz”. De esta manera, una imponente cruz blanca, construida en 1950 y símbolo del cerro, marca el final del recorrido y representa la luz, la verdad y la vida de la que se habla en la Biblia.

Datos

Todos los días de 9 a 18 horas.

Visitas guiadas se deben consultar en la Secretaría Municipal de Turismo.

Entrada: 1.900 pesos chilenos. Jubilados y menores gratis.

Este reportaje fue posible gracias a las gestiones de Neuquén Tur y la Secretaria de Turismo de Junín de los Andes.

Comentarios (2)
Agregar comentario
  • LEON GERMANICO

    Las religiones solo son una entretención sirven para domesticar o esclavizar al pueblo , en cambio un martillo sirve para trabajar y construir , en cambio una cruz no sirve de mucho..!

  • hernan

    Entonces con martillos destruyamos las pirámides, el Partenón, las catedrales góticas, los moais, MachuPichu, los templos camboyanos, en fin…