Remesas a América Latina y el Caribe declinarán 11% en 2009

América Latina y el Caribe recibirán unos US$62.000 millones en remesas de sus emigrados en el 2009, una reducción de 11 por ciento en comparación con el año pasado, según estimaciones del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo.

La estimación refleja el impacto de la crisis económica global en los trabajadores emigrados de esta región, que en su mayoría viven en países industrializados que han sufrido recesiones, como los Estados Unidos, España y Japón.

“La crisis claramente está limitando la capacidad de los emigrados para enviar dinero a sus países de origen”, dijo el presidente del BID, Luis Alberto Moreno. “Sin embargo, las remesas han caído menos que otros flujos financieros privados a la región, dado que los emigrados siguen haciendo sacrificios para ayudar a sus familias”.

La estimación se basa en las conclusiones de un informe elaborado por Manuel Orozco del Interamerican Dialogue, un centro de estudios de Washington, en colaboración con especialistas en remesas del FOMIN, Natasha Bajuk y Gregory Watson.

El informe reúne datos de una encuesta encargada por el FOMIN entre 1.350 emigrados latinoamericanos y caribeños, realizada entre marzo y junio, combinados con investigación de escritorio y análisis estadístico de patrones de migración y desempleo.

Las conclusiones del nuevo informe están en línea con el análisis del FOMIN de datos de bancos centrales sobre ingresos por remesas. Según estas fuentes oficiales, las remesas cayeron 15 por ciento en el segundo trimestre del 2009, comparadas con el mismo período del año pasado. La reducción fue menos abrupta en el Cono Sur, América Central y la región andina, mientras que en México y el Caribe la tendencia a la baja se aceleró.

La disminución en las remesas afectaría a unas cuatro millones de personas en América Latina y el Caribe, casi un tercio de ellas en México, el mayor receptor de remesas en la región.

BID
Comentarios (0)
Agregar comentario