Lo malo del fin de la crisis económica para los chilenos

Los impuestos que fueron suspendidos por La Moneda para enfrentar la crisis económica entre 2008 y 2009, volvieron a ser considerados desde el 1 de enero de este año. Impuestos a la bencina, a la vivienda y a los giros en cajeros automáticos, entre otros, serán restituidos de forma paulatina, lo que impactará directamente el bolsillo de los chilenos.

Hoy se conoció la última cifra del Imacec, que alcanzó el 3,1 por ciento, creciendo por primera vez después de la crisis y superando las expectativas. Según la Presidenta Michelle Bachelet con esto “la crisis está quedando atrás”.

Pero el fin de la crisis no es tan auspicioso para los chilenos, ya que con la recuperación de la economía nacional, las medidas que suspendían algunos de los impuestos a los ciudadanos volvieron a estar vigentes.

Impuestos a la bencina, a los timbres y estampillas y descuentos al IVA para las viviendas desde las 1000 UF. Todas estas medidas fueron anunciadas por La Moneda para enfrentar la crisis entre 2008 y 2009. Pero, ahora, frente al nuevo escenario económico comenzarán a restaurarse paulatinamente.

En términos simples, el impuesto a los timbres y estampillas significa que en cada giro bancario, retiro de dinero desde un cajero automático o al solicitar una chequera se cobrará un impuesto adicional. En el caso de las bencinas, durante el primer trimetre volvería el cobro de 6 UTM por metro cúbico, que actualmente está en 4,5. Esto provocaría un aumento en el combustible cercano a los 50 pesos. Situación similar en las viviendas.

Durante el 2010 se acabará la extensión del pago del IVA en las viviendas, llegando al 50 por ciento en el primer semestre y al 100 por ciento a fin de año. Con la medida instaurada por el Gobierno este valor se rebajaba gradualmente, llegando a eliminarse completamente en casas por sobre las 4 mil UF. Con la eliminación de esto el costo de las nuevas casas y departamentos sufrirían ajustes al alza, que podrían ser cercanas al 7%.

Comentarios (1)
Agregar comentario
  • Marcylor

    La Ley 20.291 derogó el impuesto de timbres y estampillas aplicable a giro de cheques, transacciones electrónicas y transferencias bancarias y hasta donde leo esa norma, la derogación fue permanente (no como el caso del impuesto bencinas, que sí tiene un horizonte transitorio).