Movimiento ciudadano “Aquí la Gente” denuncia: “Información de Chilectra sobre calefacción es inexacta y desinforma”

Según el organismo, la empresa de distribución eléctrica estaría comparando en su página web sistema de calefacción de distintas características, lo que podría llevar a una decisión errada en los consumidores.

Por Luis Díaz del Valle

A pesar de que ha tardado en llegar, el invierno ya se está asomando. Y con él el ítem calefacción va tomando más relevancia en el presupuesto familiar. De ahí la importancia de la denuncia hecha esta semana por el movimiento ciudadano “Aquí la Gente” sobre ciertas inexactitudes y desinformación que la empresa Chilectra estaría entregando en su página web.

Ernesto Medina, representante del organismo explica que Chilectra en su web compara aparatos eléctricos de distintas características técnicas y de eficiencia con sistemas de calefacción a gas natural y licuado que no son equivalentes. Así, mientras que para el gas natural considera una estufa de tiro balanceado (cuya eficiencia no supera el 77%), para medirse con el gas licuado lo hace considerando una estufa tipo A (no tiro balanceado), que aprovecha también el calor de los humos y el calor latente del vapor de agua liberado en la combustión, llegando a eficiencias de 95% y base Poder Calorífico Superior (PCS), que también existe y se comercializa para ser usado con gas natural.

Además, la tarifa que Chilectra se atribuye no cuadra con el actual sistema tarifario de eléctrica y a su vez considera una cantidad de energía utilizada mucho menor a la que utiliza para los demás combustibles, por lo que induce a error a sus clientes. Las bases de comparación (3 calefactores eléctrico Solius, versus una Ursus Trotter) son erradas. De partida, para equiparar los aportes de energía necesarios (942,21 kWh/mes), se requeriría instalar no 3 sino casi 8 (3 x 2,61) artefactos Solius, y gastar $63.978 mensuales (2,61 x $24.513) en vez de $24.513.

Medina señala estar “sorprendido, ya que justo en el momento en que el país está tratando de ahorrar energía, particularmente de electricidad, que es una forma de salir al paso para quienes quieren que se construyan más centrales hidroeléctricas, Chilectra, -que es una de las tantas empresas monopólicas de distribución eléctrica que existen en el país- esté manipulando la información e incentivando a la población a utilizar electricidad para calefaccionarse”.

Puntualizó que “la gente de sectores pobres utiliza, fundamentalmente, la parafina, que es lo más barato. Lo concreto es que se busca lo que dañe menos al bolsillo y, por cierto el gas, es un combustible que tiene también características y costos que lo convierten en una buena alternativa”.

Precisó el dirigente que lo que publicita Chilectra en su sitio web, respecto al uso de energía eléctrica, destacando su uso por otros combustibles “constituye una maniobra para que la gente los prefiera como una energía limpia, pero en este momento la ciudadanía piensa más y está más preocupada por el bolsillo y de poder cubrir la necesidad de calefacción, conforme a la situación de cada hogar y lo menos onerosamente posible”.

La voz de los expertos

Jaime Espinoza, director del Centro de Innovación Energética (CIE) de la Universidad Santa María es enfático en señalar que “la más cara de las opciones para calefaccionar, pero mucho más cómoda y segura, es la electricidad. Ésta es una energía limpia, segura y que no presenta problemas de almacenamiento, con suministro permanente e inmediato y con opciones de muy buen control”.

Seguidamente manifiesta que en cuanto a los sistemas de calefacción que utilizan el gas “es muy eficiente y tiene una adecuada relación beneficio/costo en relación al valor del gas versus el calor producido. Éste es poco contaminante, dependiendo del mantenimiento del equipo, y no tiene más riesgos para la salud que los causados por el mal estado de los equipos y accesorios o por una inadecuada manipulación”.

Por su parte el presidente de la Asociación Chilena de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas, Ernesto Esobar, señaló que la cuenta de energía en Chile es la más alta que se registra en Latinoamérica. Agregó que si Chile tiene como meta crecer en torno al seis por ciento debe duplicar la oferta energética. Diversificación en la que coincide el experto en energía, Miguel Márquez, quien apuntó a los contratos entre generadores y grandes consumidores de electricidad que repercute en los usuarios residenciales. Con esta alza, en lo que va del año, las cuentas de la luz acumulan un crecimiento en torno al 15 por ciento.

Por su parte el estudioso japonés en materias energéticas, Makoto Mizuhara, sostiene que en un mismo período de uso (un mes) los costos de calefaccionar son: Para la parafina 100 pesos, el gas 120 pesos y la electricidad 300 pesos. Personalmente-afirma-“me quedo primero, con la de gas, y segundo, la eléctrica los calefactores de aire, que son re baratos son muy buenos los prefiero por sobre las estufas eléctricas”.

Comentarios (0)
Agregar comentario