Austria decidió mantener servicio militar obligatorio

El pronunciamiento de la mayoría en el referendo, tras nueve meses de acalorado debate público y de campaña del gobierno en contra de la conscripción, contraviene la tendencia general en Europa.

Por Marco Ficieri (Especial para EP)

(PARIS) En un referendo realizado en Austria el pasado domingo 20 de enero, el 59.8 por ciento de los participantes se pronunció a favor de mantener el sistema de conscripción militar, a pesar de que el término de la Guerra Fría, hace dos décadas, impulsó a la mayoría de las naciones europeas a terminar con el reclutamiento obligatorio.

El referendo fue precedido por un fuerte debate, que dividió no sólo al público que concurrió a las urnas, sino que también a la coalición de gobierno. Sólo el 40.2 por ciento de los votantes apoyó la posición del Canciller Werner Faymann y el Ministro de Defensa Norbert Darabo, ambos social demócratas, quienes habían planteado que unas fuerzas armadas profesionales servirían mejor al país.

La mayoría se pronunció a favor de la postura del Partido Popular, de tendencia conservadora y miembro de la alianza oficialista que encabezan los Social Demócratas, y del jefe del ejército, que advertían que optar por el reclutamiento voluntario sería un gran error.

Muchos de los votantes que se pronunciaron a favor de seguir con la conscripción, lo hicieron en la idea de que un ejército profesional facilitaría los designios de algunos políticos, que quieren incorporar Austria a la OTAN y terminar con la neutralidad que tanto aprecian los habitantes del país alpino.

Pero otros optaron por apoyar el mantenimiento del reclutamiento obligatorio tras escuchar al Partido Popular, que advirtió que sería difícil encontrar reclutas voluntarios para reemplazar a 22.000 jóvenes, que cada año son llamados a cumplir un servicio militar de seis meses.

El Partido Popular también advirtió que la falta de personal, derivada del fin de la conscripción, también afectaría a hospitales y servicios públicos, que cada año reciben a 14.000 jóvenes que optan por un servicio alternativa civil en lugar del servicio militar.

De todas maneras, el gobierno del Canciller Faymann se propone implementar un recorte del gasto militar de Austria que –siendo equivalente a sólo el 0.6 por ciento de su Producto Interno Bruto- está ya muy por debajo de la inversión en defensa de otros países de la Unión Europea.

Comentarios (0)
Agregar comentario