Dos sectores en pugna marcan el cónclave que eligirá al nuevo Papa

La batalla en el Vaticano tiene serios contendientes, enfrentados más que nunca luego del affaire de los “Vatileaks”, que desnudó una interna feroz en la capital del catolicismo. “Si se muerden y devoran unos a otros, terminarán por destruirse mutuamente”, había dicho Benedicto XVI años atrás.

Por INFOnews

A partir de este martes competirán por imponer un nuevo Papa dos sectores de la curia enfrentados en una lucha por poder que quedó revelada con el famoso escándalo de filtración de documentos “Vatileaks”.

Uno de los sectores será liderado desde dentro del cónclave por el secretario de Estado y camarlengo, Tarcisio Bertone, de 78 años, mientras su antecesor en el primero de esos cargos, Angelo Sodano, con 85 años, intentará dirigir los hilos desde afuera.

Frente a esos dos líderes surgió a su vez una rebelión, el llamado bloque “pastoralista”, que se resiste a las imposiciones de la curia y reclama un Papa ajeno a los escándalos y capaz de dar un nuevo impulso a la Iglesia católica en crisis.

Para los fieles de la Iglesia católica, la elección del Sumo Pontífice es un momento de espiritualidad, de comunión y oración, en la esperanza de que Dios, a través del Espíritu Santo, sea el guía en una decisión tan trascendental. Por eso, los portavoces de la Iglesia rechazan que el cónclave sea interpretado bajo la prisma de la puja por el poder, de camarillas con intereses más terrenales.

En 2009, dos años antes de la filtración, cansado de las disputas entre las facciones de la Santa Sede, Benedicto XVI escribió a sus obispos: “Si se muerden y devoran unos a otros, terminarán por destruirse mutuamente”.

Ya sin fuerzas para afrontar las luchas intestinas, la falta de transparencia del Banco Vaticano y los graves casos de abusos sexuales, el Papa anunció su renuncia el pasado 11 de febrero, decisión considerada un hito histórico, la primera en 600 años, que se hizo efectiva el día 28 a las ocho de la tarde.

Tras cinco días de reuniones, el colegio cardenalicio –formado por los 115 cardenales electores y los 90 purpurados mayores de 80 años- decidió el pasado viernes la fecha del cónclave.

Antes de elegir al próximo Pontífice, para saber la envergadura de los males que aquejan a la Iglesia, varios cardenales reclamaron en la primera congregación conocer el informe que encargó Benedicto XVI sobre el ‘Vatileaks’, y que pidió que sea entregado sólo a su sucesor.

El anuncio de la fecha del cónclave enterró esa posibilidad, aunque también aportó pistas acerca de lo que está ocurriendo en el seno de la Iglesia católica, explicó a la agencia argentina Télam Eric Frattini, autor de libro “Los cuervos del Vaticano”, que contextualiza y reproduce 47 de los más de 60 documentos del `Vatileaks”.

“Los italianos, que tradicionalmente manejaron el aparato del Vaticano, chocaron con la realidad de que no controlan la curia porque los escándalos fueron demasiado lejos”, dijo Frattini.

“En la era contemporánea siempre hubo como mucho dos congregaciones para fijar la fecha del cónclave, por lo que las cosas ésta vez no han ido tan rápido”, ya que fueron necesarias ocho de esas reuniones para acordar el comienzo de la elección, remarcó este conocedor de las intrigas vaticanas.

Según Frattini, las negociaciones por la fecha y el futuro Papa se desarrollaron entre “bertonianos”, los fieles al actual Secretario de Estado Bertone –que controla la maquinaria vaticana-y los “diplomáticos”, seguidores de Sodano, su antecesor en el cargo, y decano del Colegio Cardenalicio.

Estos dos grupos están enfrentados desde el final del papado de Juan Pablo II, como quedó reflejado en los documentos secretos filtrados a la prensa italiana. Pero tras la filtración, Bertone se convirtió en el centro de las críticas, puesto que aparece como el responsable del “mal gobierno” de la Santa Sede, enemigo de la transparencia, ambicioso y como un verdadero manipulador.

Por su parte, Sodano representa a la “vieja guardia” de Juan Pablo II, más eficaces en el manejo de los asuntos vaticanos, pero no menos salpicados en lo que respecta a los escándalos de corrupción y abusos sexuales. De hecho, “Sodano es considerado uno de los grandes encubridores de Marcial Maciel y los Legionarios de Cristo”, recuerda Frattini en su libro.

Bertone y Sodano “pensaron que en cuanto entraran en la congregación iban a poder decidir ellos, pero un grupo compuesto por seis cardenales norteamericanos presentó un combate puro y duro”, aseguró Frattini.

Este grupo, junto con los alemanes y brasileños, capitanea el llamado bloque “pastoralista” que critica la gestión de los italianos y quieren una Iglesia católica más transparente de cara a los mil 100 millones de fieles repartidos en todo el mundo.

Entre los candidato de la curia o los “italianos” aparecían con fuerza los nombres de Gianfranco Ravasi, presidente del Pontificio Consejo de Cultura y de las comisiones de Arqueología Sacra y de la Herencia Cultura de la Iglesia –candidato de Bertone-; el italiano Ángelo Scola, arzobispo de Milán –a quien Benedicto XVI preparó para sucederlo; y el cardenal argentino Leonardo Sandri, ex sustituto de Sodano en la secretaría de Estado y su candidato.

Como “papables” apoyados por los “pastoralistas”, en su mayoría “extranjeros” (no italianos) destacan el cardenal canadiense Marc Ouellet, el arzobispo de Budapest, Péter Erdo, o el arzobispo de Viena Christoph Schönborn, según los favoritos de la prensa italiana.

No obstante, la batalla entre “bertonianos” y “diplomáticos”, y el frente abierto por “pastoralistas”, podría derivar en un consenso en torno al brasileño Odilio Scherer, arzobispo de San Pablo, para convertirlo en el 266 Sumo Pontífice.

“En las congregaciones se debatió la posibilidad de apoyar a Scherer, lo que sería una derrota de los italianos, pero con Sandri como Secretario de Estado”, sostuvo Frattini.

Comentarios (1)
Agregar comentario
  • WASHINGTON HERRERA

    Que pesadilla estamos sufriendo los millones de fieles a Cristo en nuestro Planeta,la Iglesia en que somo todos,se hace pedazo por aquellos que no escuchan el clamor de querer una Iglesia consagrada a lo divino,los intereses terrenales son mas fuerte y la debilidad de la carne han sido en estos ultimos tiempos el pan de cada día.
    En este articulo detalla de la lucha por el poder, como si fuera botines de guerra, no puede ser,la iglesia fue creada para defender a los desposeidos,hablar por aquellos que no tienen voz,luchar por la injusticia, defender a los seres humanos de aquellos que se creen iluminados y lo utilizan para si,enseñar la palabra basado en la Fe, dar esperanza cuando se pierden las fuerzas,orientar a todos aquellos que pierden lo poco que tienen.La Iglesia debe modernizarse eso sí,no se puede guiar en la obscuridad de los tiempos,cada día que pasa tenemos cambios extructurales en nuestras Sociedades, en las cuales se debe buscar el camino del bien.
    La Iglesia de Cristo esta en busca de un nuevo destino,un ser terrenal esta en dificil posición,pero llegara en beneficio de todos,ojala lo podamos apreciar en el tiempo.