Murió Margaret Thatcher, la ex primera ministro británica

La ex primera ministro falleció hoy a los 87 años de un infarto cerebral, según informó su portavoz Lord Bell. Llamada la “Dama de Hierro”, dirigió el Reino Unido durante la Guerra de Malvinas.

Por INFOnews

La ex primera ministra británica conservadora Margaret Thatcher murió hoy a los 87 años de un ataque de apoplejía, informó hoy su portavoz, lord Bell. “Con gran tristeza Mark y Carol Thatcher anunciaron que su madre, la baronesa Thatcher, ha muerto en paz tras una apoplejía esta mañana”, dijo en un escueto comunicado.

La llamada “dama de hierro”, la única mujer que llegó al puesto de primera ministra en el Reino Unido y se enfrentó a Argentina en la guerra de las Malvinas en 1982, estuvo en el poder entre 1979 y 1990.

Nacida el 13 de octubre de 1925 en Grantham (norte de Inglaterra), la política “tory” procedía de una familia de modestos recursos.

Thatcher ganó los comicios de 1979 en momentos en que el Partido Laborista estaba debilitado y el país parecía paralizado por las huelgas y la crisis económica.

Su llegada al poder supuso una completa transformación del Reino Unido al apoyar la privatización de industrias estatales y el transporte público (trenes y autobuses); la reforma de los sindicatos, a los que prácticamente despojó de poder, la reducción de los impuestos y del gasto público y la flexibilidad laboral.

El funeral será en la Catedral de St. Pauls, en el centro de Londres, según confirmó hoy un portavoz del gobierno británico.

El vocero de Downing Street indicó que Thatcher recibirá un funeral de ceremonial “con honores militares”.

BIOGRAFÍA

Su verdadero nombre era Margaret Hilda Roberts. Adoptó el apellido de su esposo en 1951 tras su casamiento con Denis Thatcher, un alto ejecutivo de la industria petrolífera, quien la introdujo en la política. Había estudiado química en la Universidad de Oxford.

En 1953 comenzó a estudiar derecho tributario y en 1959, desde el Partido Conservador, ganó un escaño en la Cámara de los Comunes. Dos años más tarde fue nombrada secretaria de Estado para Asuntos Sociales, y luego ministra de Educación y Ciencia, durante el mandato del conservador Edward Heath. Abolió la normativa que ordenaba la distribución gratuita de leche en las escuelas, lo cual provocó una oleada de protestas.

Considerada la líder más enérgica del ala derecha del Partido Conservador, consiguió desplazar a Heath de la dirección en 1975. Elaboró un programa para superar la crisis de la economía británica mediante la reducción de la intervención estatal. Con ese programa en 1979 consiguió que los conservadores accedieran al poder por amplio margen: se convirtió así en la primera mujer británica que ocupaba el cargo de primer ministro.

Durante su gobierno consiguió reducir la inflación y mejorar la cotización de la libra esterlina. Sin embargo, disminuyó la producción industrial, con el consiguiente incremento del paro, triplicado desde su subida al poder. Proliferaron, además, las quiebras de empresas y bancos. Todo ello se debió a los recortes de su administración, dado que el objetivo de reducir la inflación era prioritario.

En 1982, Thatcher intervino enérgicamente en el conflicto de las Malvinas. Su actitud fue bien vista por la opinión pública británica y ese mismo año volvió a obtener la victoria electoral, esta vez con la mayoría más holgada lograda por un candidato desde 1935.

“Sabíamos lo que teníamos que hacer, fuimos y lo hicimos. Gran Bretaña es grande otra vez”, afirmó Thatcher, una vez terminada la guerra de Malvinas. La mandataria autorizó el ataque al crucero de la Armada General Belgrano, por le que murieron 323 soldados argentinos.

En 1984 se enfrentó a graves conflictos sociales, en especial la huelga de los mineros, que reprimió con dureza. En octubre de este mismo año, durante un congreso de su partido que se celebraba en el hotel Brighton, estalló una bomba colocada por un grupo de republicanos extremistas irlandeses –Thatcher apoyaba la retención del Ulster por el Reino Unido–, atentado del que salió ilesa.

Como jefa de gobierno continuó su política neoliberal, con la privatización de empresas estatales, de la educación y de los medios de ayuda social, la lucha contra el desempleo y la limitación de las huelgas. Respecto al conflicto del Ulster, propició la apertura de conversaciones con la República de Irlanda y reforzó la legislación antiterrorista. En 1987 ganó de nuevo las elecciones, pero en esta ocasión por un margen mucho más reducido. Su negativa a la unión social y política del Reino Unido con Europa y la imposición del impuesto regresivo, la poll tax, provocó una polémica generalizada que la enfrentó a su propio partido. No le quedó otra alternativa que dimitir; le sucedió en el cargo John Major.

Además de ser el primer jefe de gobierno británico del siglo XX que logró vencer en tres elecciones consecutivas, fue la primera mujer europea que desempeñó el cargo de primer ministro. En el año 1993 publicó sus memorias, que obtuvieron un importante éxito de ventas.

Comentarios (0)
Agregar comentario