Lily Pérez renuncia a su dieta: "Sesiones suspendidas no se compensan", argumenta

La candidata al Senado por la V Región Cordillera recordó que el 2000 presentó un proyecto para que las remuneraciones de los parlamentarios fueran de acuerdo a su asistencia a sesiones y a comisiones. Si bien está consciente que por Ley no puede dejar de percibir el ingreso o dieta, dice que tiene dos formas para enfrentar esta situación que ya había sido planteada por el diputado Marco Enríquez-Ominami.

Apelando a sus convicciones, la candidata a senadora por la Quinta Región Cordillera, Lily Pérez, anunció su renuncia a la dieta parlamentaria durante el período de campaña.
La parlamentaria acudió a la Tesorería de la Cámara de Diputados para solicitar la renuncia al pago de su dieta durante el mes en que no se realizarán sesiones a raíz de la campaña parlamentaria. Esto, pese a que la Cámara Baja recuperará las sesiones que no se efectúen.
Al respecto, Lily Pérez explicó que su determinación constituye “un acto de coherencia”. En otras palabras, la postulante al Senado afirmó que “tengo la profunda convicción de que si hay suspensión de las sesiones legislativas, esto no se compensa con hacer nuevas sesiones y, por lo tanto, he decidido que no voy a recibir mi dieta en el mes sin trabajo legislativo”.
Lily Pérez recordó, además, que el año 2000, junto a los entonces diputados Jaime Orpis y Baldo Prokurica, presentó un proyecto de ley que establecía que  la dieta de los parlamentarios dependiera de su asistencia promedio y
el trabajo de comisiones. “Pero no tuvimos eco con la propuesta que hicimos”, se lamentó.
Consultada respecto de si su actitud debiera ser un ejemplo para el resto de los parlamentarios, Lily Pérez afirmó que “no pido que nadie haga lo que yo hago, me da lo mismo lo que hagan los demás; si están a favor o en contra,
esto es algo que he pensado siempre”, puntualizó.
La candidata a senadora mantuvo su determinación pese a que el presidente de la Cámara, Rodrigo Álvarez, afirmó que la remuneración de los diputados era “irrenunciable”, aunque -añadió- existen formas para no cobrar el dinero.
“Hay dos posibilidades: una es que te la paguen y uno la done y otra es que (la plata) queda ahí no más”, indicó.

Comentarios (0)
Agregar comentario