Reforma tributaria marca el debate en candidatos presidenciales

El candidato oficialista, Eduardo Frei,  tomó la bandera de una de las principales propuestas impulsadas por Marco Enríquez – Ominami, realizando un gesto de acercamiento a quienes votaron por el ex diputado PS. En tanto, Sebastián Piñera aseguró que sus mecanismos ya están definidos, pero no descarta aplicar la reforma en caso de ser necesaria.

Con el objetivo de captar los votos de los quienes votaron por el ex candidato presidencial Marco Enríquez Ominami, el abanderado del oficialismo, Eduardo Frei, se comprometió a elaborar una reforma tributaria durante los primeros 90 días de su eventual gobierno.

Dicha reforma, que fue una de las principales propuestas de ME-O, fue evadida durante la primera vuelta por Frei para – según se señala al interior del comando – beneficiar la reactivación económica y no afectar las relaciones con el empresariado.

Una comisión presidencial estará a cargo de la elaboración de la reforma tributaria, que deberá ser presentada durante los 90 días del posible mandato del senador DC, para someterse al Congreso el segundo semestre de 2010.

Entre las aristas que se manejan se encuentra el aumento ala recaudación al 1% del PIB, una racionalización de las exenciones tributarias y lograr mayor equidad tributaria, además de un tratamiento impositivo para los recursos naturales.

Por su parte, Sebastián Piñera respondió al anuncio de Frei indicando que en su gobierno usará la reforma tributaria sólo si fuera necesario.

El abanderado de la Coalición por el Cambio, aseguró que los mecanismo de su programa están definidos en el mayor crecimiento económico, control de la evasión y mejor uso de los recursos públicos.

“Tenemos un programa de Gobierno con metas muy ambiciosas como derrotar el desempleo, erradicar la pobreza, ganarle la batalla a la delincuencia, hacer reformas profundas para mejorar la salud y la educación (…) y para financiarlo hay muchas opciones”, dijo Piñera, enfatizándo que la reforma se aplicaría sólo si los mecanismos planteados no son suficientes.

Según Piñera, de cumplir la meta de crecer al 6 por ciento, se podrían generar un amuento de 2 mil millones de dólares anuales en el presupuesto del país.

Sin embargo, precisó que “si fuera necesario recurrir a la reforma tributaria, lo vamos a hacer, pero sin subir los impuestos a las Pymes y a las personas”.

Sobre ampliar los impuestos del Royalty a las grandes mineras, Piñera aseguró que esto se está analizando en su grupo de trabajo, teniendo presente además, las exigencias medioambientales que surjan luego de la Cumbre Climática de Copenhague.

Comentarios (0)
Agregar comentario