Santiago Lorca: almirante de la Armada acusado de ser torturador

Marinos opositores al golpe militar mantienen proceso en su contra y acusan chantaje por parte de la subsecretaria de Marina.

La Coordinadora del Personal Exonerado de la Armada asegura que fue el ahora presidente del Comité Internacional Regata Bicentenario 2010, Santiago Lorca, quien arrestó a marineros a su cargo para llevarlos a interrogatorios vejatorios que se extendieron por varios días, en el Fuerte Borgoño en Talcahuano, el siete de agosto de 1973.

Lorca, quien era jefe de la división electrónica del crucero Prat declaró en calidad de inculpado ante la ministra de la Corte de apelaciones, Eliana Quezada, a quien confesó haber estado presente en al menos un interrogatorio, que habría sido destinado para sacarle información a los subordinados contrarios al golpe militar que se preparaba en la institución.

El almirante, quien además es empresario, dijo en su declaración judicial que el suceso donde Antonio Ruiz Uribe, Carlos García Herrera y Víctor López Zambrano (hoy presidente de la Coordinadora de Exonerados) fueron torturados “está en manos de los tribunales de justicia. Se trata de algo que pasó antes de septiembre de 1973 y esos marinos fueron juzgados y condenados. Hubo un proceso” Sin embargo, como lo aseguran los ex marinos, esos procesos jamás se llevaron a cabo, ya que el golpe militar sepulto todo.

De hecho, el entonces ministro de Defensa, Orlando Letelier inició un sumario que derivó en una investigación de la Fiscalía Naval, a Petición del comandante en jefe de la Armada de la época, el almirante Raúl Montero. Entonces, torturadores y golpistas quedaron expuestos, pero luego serían protegidos por la dictadura. Algunos de ellos son los capitanes Ballas, Kohler y Bunster; los tenientes Jaeger, Letelier, Luna, Alarcón, Tapia, Maldonado y Letich.

En una carta dirigida a la Presidenta Michelle Bachelet, los exonerados aseguran que en julio de 2009 se reunieron en Valparaíso con la comandancia de la Armada, que se negó a asumir la responsabilidad de las distintas torturas y de la expulsión de los marinos. Sin embargo, el almirante González habría propuesto tramitar la jubilación de los constitucionalistas a través de la Caja de Previsión de la Defensa Nacional. Sin embargo, Víctor López asegura haber recibido después un llamado de Carolina Echeverría, subsecretaria de Marina, quien lo presionó para retirar las denuncias de torturas al interior de la armada, a cambio de entregarles la jubilación.

Comentarios (1)
Agregar comentario
  • Tomi

    Estos personajes han vivido tranquilamente durante mas de 30 años tranquilamente. Es una vergüenza este país.
    Que la justicia si existe caiga sobre ellos.