La actualización de los Obispos: Aprueban protocolo sobre denuncias de abusos y crean organismo que asistirá a víctimas

Como venía anunciando, la Conferencia Episcopal (CECh) se hizo cargo de la ola de denuncias de abusos sexuales en contra de menores que ha sufrido la Iglesia chilena. En un gesto de “actualización”, se publicó un Protocolo que reduce las exigencias para investigar estas denuncias, y además se creó un organismo para acompañar y proteger a las víctimas de estos hechos.

Luego de una serie de gestos, los Obispos chilenos concretaron sus intenciones de hacer frente a las denuncias de abusos sexuales a menores, que han recibido últimamente sacerdotes y religiosas. En una conferencia de prensa, el obispo auxiliar de Valparaíso y Secretario General de la Conferencia Episcopal, monseñor Santiago Silva, aseguró que “es total nuestro compromiso de velar incesantemente porque estos gravísimos delitos no se repitan”.

Esto lo harán mediante dos vías. La primera es el “Protocolo ante denuncias contra clérigos por abusos de menores”, que actualiza un texto de 2003 según las nuevas normas del Vaticano y por los hechos ocurridos en Chile recientemente. Este documento hace más factible la investigación de denuncias de abusos en contra de niños, ya que toda “noticia” al respecto se verificará, a diferencia de antes, cuando sólo las denuncias formales y firmadas eran investigadas.

Este procedimiento de verificación previa podría ser designado una persona distinta del Promotor de Justicia, pudiendo ser incluso un laico o laica con la debida preparación. De esta manera, el Protocolo busca reducir de manera importante los obstáculos y formalidades que pudieran impedir la investigación de una denuncia, o bien devenir en su atraso.

También en la conferencia de prensa estaba la abogada Ana María Celis, quien destacó que el Protocolo señala la necesidad de investigar aunque haya prescrito el delito, además de establecer la ampliación del plazo de prescripción, con posibilidad de derogarla.

El vocero de la CECh, Jaime Coiro, apuntó que “en síntesis, el Protocolo promueve que desde la Iglesia se facilite la investigación de todos los hechos que lleguen a conocimiento de las autoridades eclesiásticas, en un tiempo razonable, sin exigir demasiadas formalidades y acogiendo la colaboración de los laicos”.

En segundo lugar, se creó el “Consejo nacional de la CECh para la Prevención de Abusos contra Menores y Acompañamiento de Víctimas”, que dependerá directamente del Comité Permanente de la Conferencia Episcopal. Su tarea será proponer, orientar, supervisar y evaluar sus políticas de prevención de abusos sexuales y de ayuda a las víctimas, las que serán implementadas en cada diócesis.

Dicho organismo será presidido por monseñor Alejandro Goic, y lo constituirán tanto clérigos como laicos.

Comentarios (2)
Agregar comentario
  • Domingo del Sur

    Un poco tarde, pero que sirva para que otros degenerados como Karadima sean descubiertos y procesados en la Justicia Civil!
    Y que se castige también a los encubridores que hacen daño a la Iglesia, como fue con Errázuriz, Arteaga y otros más que se esconden en las faldas…Sucios!

  • Comunidad Policarpo

    ¿Y cuando declara Errázuriz ante la Magistrada?
    Y de pasada que traigan al abusador de Cox que vive feliz de la vida en Alemania, gracias a los buenos oficios de su gran amigo el cardenal Errázuriz para variar. Esto es el colmo y no lo debe aceptar ningun cristiano de conciencia recta. NO al abuso sexual!