Senador Navarro acusa a empresa automotriz de “guardar silencio” por modelo de camioneta defectuosa

Anunciando “la presentación de denuncias internacionales en contra de Nissan”, el senador Alejandro Navarro, apoyó al afectado Erik Tarp-Hansen, quien sufrió un grave accidente en la Ruta N° 55, Km. 43, sector El Chacay, en una camioneta Navara, modelo sometido “a graves acusaciones de peligrosidad y desperfectos mortales no notificados a consumidores chilenos”.

De acuerdo al parlamentario “Erik, después de su grave accidente, descubrió que la empresa sabía que su modelo estaba defectuoso, pero que ello no fue informado en Chile, sino que, al revés, comenzaron a repararlos uno a uno, sin notificar a los consumidores del grave peligro que corrían”.

Erik Tarp-Hansen adquirió la camioneta mencionada el año 2010, el cual presentó tres desperfectos, ruido fuerte, falta de velocidad en subidas, excesivo consumo de combustible, entre otros, los que resultaron en tres reparaciones que realizó la empresa pues, según ellos, “fallaba el sistema turbo y la válvula de seleniodes”.

El 17 de febrero de 2012, conduciendo su camioneta, Erik fue víctima de un accidente por la mala maniobra de un camión, lo que lo obligó a cambiar de pista, chocando con otro auto, quedando con fractura expuesta. El Air Bag no funcionó, a pesar del grave impacto frontal. Erik, en virtud de las fallas del vehículo, hoy tiene su brazo lívido, absolutamente inmóvil, deforme, y con riesgo actual de amputación”.

“Investigando el accidente, Erik descubrió que la empresa reparó su vehículo con repuestos usados, y peor, sin ser informado de ello”, señaló Navarro. Para el senador, “este hecho es ilegal, viola el derecho a la información y a la seguridad en el consumo que establece la ley 19.496, pero junto con ello, al engañar a los consumidores pueden ser querellados por el delito de estafa, y estamos investigando si por etas fallas hay muertos o más lesionados graves, para que se entablen las querellas por homicidio o lesiones por omisión. Esto es grave y enloda a la marca, y a su distribuidor en Chile”.

Según el parlamentario, “nos parece insólita la conducta de la empresa, que está dispuesta incluso a reparar sus modelos, en cambios de aceite u otras reparaciones, sin informar al dueño. Esto debió motivar el retiro del vehículo del mercado de manera inmediata. Por el contrario, al parecer prefirieron evitar el escándalo, aunque ello acarreara accidentes incluso fatales, o graves lesiones como aconteció con Erik Tarp-Hansen”.

“Cuando se descubre un medicamento peligroso o con riesgos no previstos, se le retira inmediatamente del mercado. ¿Pero qué ocurrió en este caso? Nada, sólo reparaciones ocultas, que nunca fueron notificadas al dueño del vehículo”, señaló Navarro.

El senador señaló que “estos hechos serán informados en Japón, que es la sede de Nissan. Creemos que ellos tomarán cartas en el asunto, pues en Chile siempre existe la mala costumbre de encubrir, de tapar con tierra estos sucesos. Yo le pido a la ANAC, la Asociación Nacional Automotriz de Chile, que revise la presencia de la entre sus asociados, y entre los expositores del Salón del Automóvil. Lamento lo aguafiestas, pero está en juego la seguridad de los conductores, de peatones, y la imagen de seriedad de la industria”.

Más información aquí

Comentarios (1)
Agregar comentario
  • sergio

    No le hubiera sucedido el accidente si hubiese respetado la velocidad ,ya que si no controlo el vehiculo debe haber ido mas que lo permitido ya que estas camionetas son rapidas y uno no se da cuenta cuando ya ha exedido la velocidad .