Entregan carta abierta a Josefa Errázuriz demandando cambio de nombre a Avenida 11 de septiembre

Cerca de 600 personas suscribieron una carta abierta a la alcaldesa de Providencia en la que solicitan restituir la denominación de Nueva Providencia para la Avenida 11 de septiembre y manifiestan gran preocupación porque esto aún no haya ocurrido pese a existir mayoría en el Concejo Municipal para tal efecto.

Un nutrido grupo de personas llegó está mañana al edificio consistorial de Providencia para entregar una carta abierta a la alcaldesa Josefa Errázuriz, en la que solicitan que antes del 40º aniversario del golpe militar se le cambie el nombre a una de las principales arterias de la comuna y que recuerda el día en que ocurrió el quiebre institucional.

Como recuerdan los firmantes en la carta, Errázuriz durante su campaña dijo que impulsaría el cambio de nombre de la avenida por Nueva Providencia y cuenta con mayoría en el Concejo para materializarlo.

“Usted uenta al menos con el obvio apoyo –legalmente suficiente- de los cuatro concejales comprometidos inequívocamente con los ideales y valores democráticos. Y que en este caso –dado que la clara mayoría que la eligió en octubre se pronunció, entre otras cosas, a favor de la restitución de la denominación Nueva Providencia- la previa consulta requerida al Consejo comunal de organizaciones de la sociedad civil no podría legítimamente impedir terminar con este hecho impresentable antes de la conmemoración del 40º aniversario de la destrucción de nuestra democracia”, señala la misiva entregada esta mañana.

Entre los suscriptores de dicha carta están el Premio Nacional de Arquitectura, Fernando Castillo Velasco; de Arte, Guillermo Núñez Henríquez; de Historia, Jorge Pinto Rodríguez; de Humanidades y Ciencias Sociales, Manuel Antonio Garretón Merino; y de Periodismo, Juan Pablo Cárdenas Squella y Faride Zerán Chelech.

Asimismo, figuran el Presidente de la FECH, Andrés Fielbaum; de la FEUC, Diego Vela; y de la FEUSACH, Sebastián Donoso. Además del ex vicepresidente de la FECH y actual candidato a diputado por Providencia-Ñuñoa, Francisco Figueroa; y la candidata a diputada por el mismo distrito, Maya Fernández Allende.

Forman parte también de los firmantes los escritores Alejandra Costamagna, Poli Délano, Mónica Echeverría, Diamela Eltit, Mauricio Redolés y Alejandro Zambra; los cineastas Ignacio Agüero, Silvio Caiozzi y Andrés Wood; los académicos Juan Eduardo García-Huidobro, Claudio Fuentes, Alfredo Jadresic y Augusto Varas; la compositora Isabel Parra; y el Presidente de Defendamos la Ciudad, Patricio Herman.

 

CARTA A ALCALDESA DE PROVIDENCIA JOSEFA ERRAZURIZ

Estimada señora alcaldesa:

Coincidiendo plenamente con su propuesta programática de restituir la denominación de Nueva Providencia a la calle que nos recuerda diariamente la fecha más trágica de nuestra historia republicana -propuesta que fue especialmente reiterada en su alocución luego de la victoria electoral de octubre- nos preocupa gravemente que estando próximo el 40º aniversario del golpe de Estado, aquello todavía no se haya producido.

Se hace más necesario lo anterior, teniendo en cuenta que el carácter funesto de la actual denominación trasciende con mucho la realidad de la comuna de Providencia. Dicha fecha significó, en primer lugar, la destrucción de nuestra democracia y la muerte del presidente Allende. Pero además, a partir de ella se estableció un régimen de terror que se tradujo en que centenares de miles de conciudadanos sufrieron directamente gravísimos atentados a sus vidas, integridad física o libertad personal: Desapariciones forzadas; ejecuciones; torturas; tratos crueles, inhumanos o degradantes; reclusiones en campos de concentración; allanamientos masivos nocturnos de poblaciones; detenciones arbitrarias; relegaciones o exilios. Y todos los chilenos sufrimos directamente el miedo ante la ubicua policía secreta; o el temor frente a las consecuencias que el ejercicio de la libertad de expresión podía traer en nuestros lugares de trabajo o estudio; o por pretender ejercer derechos laborales o sindicales; o, incluso, por transgredir un “orwelliano” toque de queda que se mantuvo por muchos años. Y, por cierto, todos sufrimos también la transgresión permanente del conjunto de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

Nos es difícil encontrar en el idioma castellano un término que califique de manera acertada la virtual celebración de aquellos hechos que implica la mantención del nombre de dicha calle. Lo que sí es seguro es que la denominación de marras agravia duramente a todos los santiaguinos y chilenos de convicciones democráticas y de respeto a los derechos humanos fundamentales. Incluso, varios de nosotros hemos sido testigos de la perplejidad de visitantes extranjeros al constatar que una de las principales calles de la capital continúa teniendo ese nombre, luego de más de 20 años de terminada la dictadura de Pinochet.

Además, señora alcaldesa, que para ello cuenta al menos con el obvio apoyo –legalmente suficiente- de los cuatro concejales comprometidos inequívocamente con los ideales y valores democráticos. Y que en este caso –dado que la clara mayoría que la eligió en octubre se pronunció, entre otras cosas, a favor de la restitución de la denominación Nueva Providencia- la previa consulta requerida al Consejo comunal de organizaciones de la sociedad civil no podría legítimamente impedir terminar con este hecho impresentable antes de la conmemoración del 40º aniversario de la destrucción de nuestra democracia.

 Fuente: Observatorio Ciudadano

Comentarios (2)
Agregar comentario
  • Lulina

    Deberían gastar esa misma energía en evitar que se siga destruyendo los barrios con más edificios en altura…y mantener la limpieza que en los últimos meses deja harto que desear…

  • Victor Gerlach Cavada

    Doña Josefa se está demorando mucho en cumplir con el cambio maldito de 11 de septiembre por Nueva Providencia. ? que le pasó ¿ ? mala memoria ¿ ? presiones muy fuertes ¿