Misión de Observación de OMCT en Chile constata hechos de torturas contra mapuche

Tras permanecer dos días en la región las integrantes de la misión, Claudia Samayoa y Andrea Meraz, dieron a conocer sus primeras impresiones en conferencia de prensa. Entre las principales observaciones, están la constatación de torturas por parte de las policías en allanamientos y en los traslados a las comisarías.

Texto y foto Elías Paillan (Observatorio Ciudadano)

Ayer culminó la agenda de actividades de la misión de observación de integrantes de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) en la Región de La Araucanía, quienes acompañadas por el Observatorio Ciudadano y la Corporación Humanas -organizaciones miembro de la OMCT en Chile-, sostuvieron una serie de encuentros con comuneros mapuche de las cárceles de Temuco y Angol, así como con jueces, fiscales y representantes de organizaciones de derechos humanos.

Claudia Samayoa, miembro de la Asamblea General de la OMCT, explicó que los casos de tortura y tratos crueles suelen ocurrir preferentemente en momentos de allanamientos que desarrollan las policías en comunidades mapuche, afectando tanto a familias como a las comunidades, “y también en el tránsito” hacia lugares de detención, lo que constituye una violación a los derechos humanos, explicó.

Frente a estas situaciones, dijo, lo que más preocupa es que estos hechos cuando se denuncian ante la justicia chilena no tienen salida, porque aquellos que investigan y juzgan, son los mismos.

“Aquí existe un problema, y es que este tipo de delitos se enjuician en justicia militar, cuando el compromiso del estado chileno es efectivamente trasladar a la jurisdicción civil todo lo que son violaciones de derechos humanos”, recalcó.

Realidad carcelaria

En relación a las condiciones carcelarias, manifestaron que pudieron constatar que no obstante la ratificación del Convenio 169 de la OIT, no existe la igualdad con condiciones respecto de otros reclusos, por los presos mapuche no tienen acceso, por ejemplo, al ejercicio de su religiosidad y espiritualidad, lo que contrasta con la religión católica o evangélica, donde las cárceles disponen de salones para sus cultos.

“Mínimamente deben tener contacto con la tierra y las cárceles están todas encementadas”, dijo la profesional.

Respecto del informe que elaborarán con posterioridad al término de su misión oficial a Chile, Andrea Meraz, Encargada de Derechos Humanos de la OMCT, explicó que el organismo trabaja con el Comité Contra la Tortura de Naciones Unidas y considerando las recomendaciones que se formulan a los estados.

En este sentido, recordó que dicha instancia examinó a Chile en el año 2009 y que este 2013 el país debe enviar un nuevo informe dando cuenta de los avances y acciones del estado para dar cumpliendo a los derechos garantizados en la Convención Contra la Tortura de las Naciones Unidas.

Meraz recalcó que la Convención prohíbe la tortura en estricto, así como “los malos tratos, crueles o degradantes”, por lo que están también absolutamente prohibidos insultos, violencia psicológica y golpes, y “estos parecen ser muy frecuentes en los allanamientos de las policías a comunidades mapuche”, enfatizó.

Situación de la mujer

Mariela Infante, en representación de Corporación Humanas, organización no gubernamental de derechos de la mujer, explicó que la misión tiene el componente principal de constatar hechos en el contexto de la protesta social mapuche, pero también con todos aquellos hechos de tortura y de violencia en el marco de “manifestaciones sociales” en general.

Al respecto, recordó que Corporación Humanas lleva dos casos ante tribunales de justicia, a favor de jóvenes que han sido “violentadas sexualmente por carabineros”, lo que también constituye una preocupación del Comité Contra la Tortura y sus recomendaciones en 2009.

Otro tema, explicó Infante, tiene que ver con las torturas y violencia de estado ocurridas en Chile durante la dictadura militar, casos que aún están “en la impunidad”, principalmente casos que tienen que ver con torturas, desapariciones forzadas y ejecuciones, y que son materia de preocupación permanente del Comité, finalizó.

Nuevoa muerte de comunero

Consultado por la muerte de Rodrigo Melinao Lican, werken de la comuidad Rayen Mapu, cuyo cuerpo fue encontrado este martes en la parcela 4 del sector Chiguaihue, en la comuna de Ercilla, José Araya, miembro del Observatorio Ciudadano señaló como institución de derechos humanos condenan y lamentan esta nueva muerte de un mapuche ligada al conflicto territorial, la que debe ser investigada de la manera más responsable y transparente posible.

“Estamos ante un hecho en proceso de investigación, no hay claridad de lo que ocurrió, pero siendo una persona que había sido detenida y condenada en el marco del conflicto territorial, pensamos que debe existir una investigación rigurosa”, sostuvo.

Araya agregó que es altamente complejo que se lleve demasiado tiempo en una situación de conflicto con víctimas y pérdida de vidas, tanto en la región de La Araucanía como en cualquier sociedad, “por lo que repudiamos hechos de esta naturaleza en contra del pueblo mapuche, así como en contra de particulares”.

Pidió, finalmente, aplicar todas las garantías procesales de tal manera que a las personas que sean investigadas se les respeten sus derechos, finalizó.

Comentarios (0)
Agregar comentario