Drunkorexia o cuando las adolescentes, universitarias y mujeres maduras dejan de comer para poder beber alcohol

(Por Montserrat Martorell) Si antes fue la anorexia y la bulimia, hoy la enfermedad que tiene a adolescentes, universitarias y mujeres maduras no comiendo y consumiendo litros de alcohol, es la drunkorexia. En estas líneas su historia y la de quienes la padecen.

Por Monserrat Martorell

Antonia (21) no estaba bien. Una relación enfermiza y dependiente con su novio la tenía hace casi dos años en los huesos y con los nervios de punta. Agresiva, disminuida a más no poder y ojerosa, la joven estudiante de arquitectura poco comía, se desmayaba dos veces por semana y se emborrachaba en cada fiesta.

Podía beber hasta seis vasos de Vodka entre las 12 y tres de la mañana, aún cuando su última comida había sido a las dos de la tarde. Con sus 42 kilos repartidos en un metro 60 y una inagotable afición al gimnasio, Antonia es el caso tipo de una mujer que padece Drunkorexia o Ebriorexia, término acuñado por el periódico norteamericano The New York Times para definir la enfermedad que se presenta en personas obsesionadas con su peso y que dejan de alimentarse para compensar las calorías ingeridas por el alcohol.

Soledad es otro caso. Con sólo 23 años y modelo de una importante agencia chilena, sus amigos nunca la ven alimentarse –incluso reconoce que intenta hacerlo al mínimo– para tomar, sin cargo de conciencia, grandes cantidades de alcohol. Es, precisamente en las fiestas electrónicas que frecuenta, donde deja claro cuál es su estrategia: Realizar ayunos durante horas, privarse de comidas (incluso hasta la noche siguiente) y tener en cuenta que cada gramo que consume aporta siete calorías.

Drunkorexia. No comer para beber
Comentarios (2)
Agregar comentario
  • Uvita

    Mientras más dejan de comer, más lento es su metabolismo…Entonces, ¿De qué les sirve?

  • Catalina Reyes

    Muy buena la nota, me senti identificada!