Pilates Biogénesis: Gimnasia dulce

Cuando la dura batalla contra los kilos extras ha comenzado, este revolucionario estudio que mezcla ejercicios de Pilates focalizados con una dieta diseñada a medida, promete no sólo hacernos perder el peso que nos sobra sino que también mantenernos en nuestra talla adecuada sin mayor esfuerzo.

Por Susana Rojas S.

Septiembre no sólo es sinónimo de primavera, de fiestas patrias y de alergias, sino que también es la partida oficial de una frenética carrera por perder todos los kilos sumados en el invierno y reforzados entre tantas empanadas, asados y anticuchos.

Los gimnasios de todo Chile ven desbordada su capacidad y las dietas de dudosa coherencia que inunda la red, encuentran su sentido en este frenesí que nos invade a todos.

¿Pero cuánto hay de lógico en todos estos esfuerzos por alcanzar el peso ideal?

Perder el aliento en una clase de spinning o matarse de hambre a son de hojas de lechuga, ¿son realmente la panacea para lucir abdominales esculturales en tan sólo tres meses?

Según un reciente estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) la única forma efectiva y validada para lograr el peso ideal, es equilibrando la cantidad de la ingesta calórica con una rutina de ejercicios que permita quemar aquellas calorías que nuestro cuerpo no consume. Es más, la OMS plantea que el mayor desafío que posee como entidad, lo constituyen las muertes prematuras y la discapacidad física y mental resultante de las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), y que la relevancia en la relación entre dieta, nutrición, actividad física y estas enfermedades, especialmente la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer y la osteoporosis, es altísima, alcanzando un preocupante 70 por ciento. De esta forma, lo único que pareciera ser infalible para alcanzar una mejor calidad de vida es el ejercicio, ¿pero qué tipo de actividad física es la más efectiva? Porque si bien todos los nutricionistas y tecnólogos médicos concuerdan que sin actividad física no hay resultados, también sabemos que el mito de matarse con extenuantes rutinas de alto impacto, tampoco sirve.

Las evidencias

A comienzo de los ‘70 varias publicaciones médicas indicaron que el ejercicio era la clave para bajar de peso y mientras más intenso fuese, mejor. Sin embargo, desde los ‘90, las cifras han hablado por sí solas y todo indica que no hay una relación directa entre ejercicio y pérdida de peso. Una masiva encuesta realizada este año por la U. de Minessotta, arrojó que si en los años 80 un 47 por ciento de los consultados confesaba practicar ejercicio con regularidad, en 2009 la cifra aumentó al 57. Sin embargo, las cifras de obesidad son más que elocuentes y hoy, un tercio de los estadounidenses, son obesos y el otro tercio tiene sobrepeso.

En Chile, las estadísticas no son muy diferentes. Según datos del Ministerio de Salud, el 22 por ciento de los adultos es obeso y un 38 tiene sobrepeso.

Más esclarecedor aún, fue cuando a principios de este año, la revista Plos -Public Library of Science- dio a conocer un estudio supervisado por el doctor Timothy Church, de la U. de Luisiana. Contradictoriamente a lo que se cree, el análisis demostró que en mujeres con sobrepeso el ejercicio intenso no las hacía perder kilos, y al contrario, producto de la intensa actividad física, éstas sufrían dolencias y llegaban a sus casas a ver televisión o a dormir, lo que las volvía más sedentarias producto del agotamiento. Además, las hacía experimentar más ansiedad, ya que mientras más intenso es el ejercicio, más hambre se siente. Con estos reveladores datos bajo el brazo, numerosos centros de nutrición de todo el mundo, se arrojaron a la búsqueda de respuestas, y entre ellas, la que más brilló fue la de Pilates Biogénesis.

Comentarios (2)
Agregar comentario
  • Alicia Henríquez

    Susana: Una columna interesante e instructiva, sobre todo para aquellos que están buscando una actividad física que hacer por diferentes motivos. Practico Pilates desde este año, ya que padezco fibromialgia y para mantenerla controlada debo realizar un tratamiento con médicamentos, terapia y ejercicios. Con el Pilates me evité hacer la terapia, porque esta disciplina en sí es una excelente alternativa para reemplazarla. He recogido comentarios de otras alumnas, algunas que lo practican por varios años y todas lo evalúan positivamente, ya que han visto los resultados que tanto en sus cuerpos como en sus organismo han sido beneficiosos.

    Saludos,

    Cassandra