Digno y valioso

antonia zegers“En la época del colonialismo, se decía lo mismo del indio, que no tenía alma y por lo tanto no poseía dignidad humana. Es constante en la historia de la humanidad negar la dignidad humana para justificar y justificarse en los atentados contra ella”.

Escribe Antonia Zegers / Actriz

Hace un par de semanas me tocó ver a Carlos Larraín entrevistado por Marcelo Comparini en su programa “Lado C”. Naturalmente el periodista le preguntó sobre lo que había dicho en relación a los homosexuales y las funestas comparaciones con pedófilos y zoofílicos… El presidente de RN dijo haber cometido un error en la comparación, señaló que los ejemplos habían sido equivocados y que lo que él había querido decir era otra cosa. “Y qué quiso decir”? le insistió el entrevistador. Él aclaró que se refería a que le parecía bien que el tema de la ley de unión civil no hubiese estado presente en el discurso del 21 de mayo, ya que ese no es un asunto que represente a la gente, que a la mayoría de las personas lo que les interesa es llevar a sus cabros al colegio, llegar a fin de mes, una salud digna etc., y que, entonces, el tema de la unión civil para los homosexuales no le parecía relevante porque involucraba a muy poca gente. ¿No importan porque son pocos?

Inmediatamente me acordé de lo que había dicho el cardenal Errázuriz a propósito de los escándalos en la Iglesia Católica, que “(en Chile) hay algo de estos abusos de pedofilia, poquitos gracias a Dios”. También de las muchas veces que he escuchado que en la dictadura chilena se mató y se abusó de pocas personas…”. “Fueron pocos”….chupaya! ¿Pocos en comparación con que? ¿Con la masacre en Alemania?

Entonces que, esa lógica de que si son pocos no importan tanto, es tremendamente peligrosa, es la que ha avalado barbaridades en la historia y que uno quisiera que no se repitan… Para justificar la esclavitud se decía que el esclavo no era persona humana, sino un objeto, al igual que judíos, gitanos y homosexuales durante el nazismo. En la época del colonialismo, se decía lo mismo del indio, que no tenía alma y por lo tanto no poseía dignidad humana. Es constante en la historia de la humanidad negar la dignidad humana para justificar y justificarse en los atentados contra ella.

Naturalmente la dignidad de las personas no está supeditada a las mayorías, ni a ciertos grupos por sobre otros. La dignidad es algo que nuestras leyes y autoridades deben proteger sobre todo si se trata de grupos pequeños o vulnerables. Desde ese punto de vista, el señor que está preocupado de que sus hijos estudien no es mas digno que un homosexual que quiere que la sociedad lo reconozca y lo respete.

Dignidad significa “calidad de digno”. Deriva del adjetivo latino “dignus” que se traduce por “valioso”; es el sentimiento que nos hace sentir valiosos, sin importar nuestra vida material o social. “Más triste que no tener dignidad, es no apoyar o criticar a quienes la defienden”.

1 comentario
  1. rodrigo javier carcamo hun dice

    Es lo que sucede por una mala idea de democracia, una democracia de la mayoria y no una de consenso. La idea, a la vez, de la mayoria por la minoria, es el argumento alternativo de quienes no han encontrado cabida para sus opiniones sezgadas en la discriminacion y que optan por un discurso politicamente correcto, si no se le quiere llamar populista. Hay que tener en cuenta con sumo cuidado de quien viene la palabra y con ello tener presente que lo ultimo es tan brutal como la idea original que no fue aceptada.

    Un saludo. Columna sencilla y asertiva.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.