Huelga de hambre Mapuche

alira¡Cuidado! Que lo peor puede estar aún por pasar. Si los honorables se ponen de acuerdo para impedir cambios sustantivos a la dichosa ley y el gobierno se empeña en imponerla como última oferta a los huelguistas para deponer su movilización, el paso que sigue es la aplicación de alguna ley de excepción que les prive de sus garantías constitucionales y permite a la autoridad actuar por la fuerza.

Fernando Lira Haquin /Presidente Agrupación Liberar

En situaciones dramáticas como la que está viviendo nuestro país, donde 34 presos políticos mapuche permanecen en una huelga de hambre desde hace más de 70 días, tras antiguas demandas que los gobiernos de turno por años no han tenido la voluntad de escuchar, viene al caso resaltar, que el foco de los acontecimientos ha ido moviéndose según pasa el tiempo, dependiendo de los intervinientes que se van sumando y de los intereses cruzados que comienzan a aparecer.

Es así, como vemos que ante la urgencia, algunos anteponen sus argumentos personales, de grupo, políticos y éticos, mientras otros buscan culpables y rasgan vestiduras públicamente. De pronto se enfoca a alguno con cara de “yo no fui” buscando posicionamiento y protagonismo fotografiándose con los mapuche. Hemos visto también, a otros que eluden sentarse a conversar y buscan mediadores que les eviten mirar a los ojos de frente y comprometer su palabra, incapaces de garantizar nada porque lo que defienden hoy, mañana lo combaten. Hemos visto también, aparecer huelgas solidarias protagonizadas por parlamentarios que cobran mayor relevancia que la que iniciaron comuneros mapuche arriesgando su vida. En ocasiones, un amplio zoom noticioso nos muestra a diversas colectividades de nuestra sociedad vistiendo sus propias demandas con la causa mapuche, mezcla rara de solidaridad verdadera y oportunismo, mientras de fondo algunas colectividades políticas se articulan enarbolando antiguas banderas de lucha, en un afán por manotear el foco de interés, alejándolo de las demandas inmediatas exigidas por los huelguistas mapuche. Pero la noticia nos mostrará también algunos rasgos de nuestra sociedad, que hace tiempo ha perdido la capacidad de asombro y la indiferencia ha pasado a ser un estado permanente.

Mientras tanto, aquellos que tienen en su mano las soluciones se toman su tiempo, desenfundan su calculadora, y comienzan a sacar cuentas de cómo se puede salir de esta oportunidad bicentenaria con algún beneficio extra. No sea que algunos, mientras otros arriesgan su vida, estén viendo esta coyuntura como un excelente momento para amarrar acuerdos y negociar paquetes de leyes entrabadas, podando un poco más o un poco menos la Ley Antiterrorista, piedra de tope de este conflicto. Una ley que en esencia, debiera solo activarse en casos excepcionales, y que en nuestro país se utiliza desde los tiempos de la dictadura, para reprimir y contener la desobediencia civil y criminalizar la demanda social. Tan importante resulta este instrumento legal para sectores políticos tanto de derecha como de izquierda, que los honorables han preferido consensuar sus modificaciones a espaldas de la sociedad civil y sin la participación de los representantes de los mapuche en huelga, negándose a la instalación de una mesa de diálogo, donde se puedan discutir modificaciones sustanciales a la ley así como su inaplicabilidad en el caso mapuche, pero donde se discutan también los problemas de fondo, que hacen al reconocimiento de los pueblos indígenas, y las demandas políticas, sociales y culturales del pueblo mapuche.

Pero cuidado que lo peor puede estar aún por pasar. Si los honorables se ponen de acuerdo para impedir cambios sustantivos a la dichosa ley y el gobierno se empeña en imponerla como última oferta a los huelguistas para deponer su movilización, el paso que sigue es la aplicación de alguna ley de excepción que les prive de sus garantías constitucionales y permite a la autoridad actuar por la fuerza. Y no es descabellado pensar en esta posibilidad, dado la cantidad de atentados atribuidos a mapuche publicitados últimamente por la prensa, tanto dentro del país como fuera, que podrían ser el presagio de una embestida de fuerza del gobierno.

Cuando sucede todo esto, debiéramos comenzar a preocuparnos, porque el cálculo y la insensatez desenfocarán nuestros mejores valores y la vida humana habrá dejado de ser nuestra prioridad central.

11 Comentarios
  1. Mag dice

    Después de este increíble análisis, ¿qué sugiere fernando Lira?. para mí lo peor sería que muera un hermano Mapuche, muerte que tendría la complicidad del Estado, sin duda, por no escuchar las justas demandas. Tampoco se trata de espantar la solidaridad, porque entonces no tendría sentido la protesta de los Mapuche. Esto de tirar mierda para todos lados confunde aún más a la gente, justo cuando empieza a poner atención a la realidad del Pueblo Mapuche. En esta pelea no sobra nadie, y la verdad está en manos de los mapuche, sin duda, es lo que apoyamos. Los “cálculos” que usted hace ya los hizo el gobierno y contra eso se necesita más apoyo, más unidad, mucha más solidaridad. LIBERTAD A LOS PRESOS POLITICOS MAPUCHE, AHORA. NO MAS TESTIGOS ENCUBIERTOS, NO MAS JUICIOS MILITARES, NO A LA LEY ANTITERRORISTA

  2. Juan Enrique Prieto dice

    Siempre ocurre que lo bueno es enemigo de lo óptimo. Sin dudas que el tema pasa por la libertad de los PP Mapuches pero ese estado de libertad debe ser garantizado por el derecho, y para ello tenemos que modificar la Ley anti terrorista y el C. de Justicia Militar de manera que se termine el doble enjuiciamiento, el uso de la ley de excepción como normal, y los testigos encubiertos.- Los comuneros mapuches en huelga, están en la línea justa de exigir esas modificaciones legales, y si bien el tiempo ya no alcanza, los compromisos deben ser suficientemente públicos,serios y avalados, para que se pueda deponer la huelga,y así salvar las vidas y lograr los objetivos.- Es posible, y es tarea del Gobierno poner la voluntad que falta, pues, y como dice Fernando Lira, lo peor aún puede venir.

  3. Carmen Figueroa dice

    Me parece oportuno enfatizar la opinión de Fernado Lira acerca de “que lo peor estaría por suceder”. Nada podría ser más horroroso que la muerte de alguno de los PP mapuches. Importan ahora -porque el tiempo apremia- la transparencia en las informaciones que difunden los medios de comunicación y, que el gobierno demuestre, con acciones precisas y claras, la voluntad necesaria para superar este conflicto. Tiene una excelente oportunidad de ejercer el respeto por la vida, valor que con frecuencia declara como fundamental en su quehacer.

  4. Paulina HUNT dice

    Me parece admirable la fuerza de los hermanos Mapuches!
    Me parece insolita la actitud de los politicos!
    Me parece que estamos demasiado “intermediados”…que ese proceso deshumaniza nuestras miradas.

  5. Mirtha dice

    Ya está dicho por todos los organismos internacionales que la Ley antiterrorista no procede en términos de derechos humanos cuando se aplica a reivindicaciones étnicas, por lo tanto el gobierno tiene que ajustarse a esos parámetros, ya lo dijo Bartolome Clavero, asesor de la Onu en asuntos indígenas, también James Anaya (ONU) en sus variados informes. Por lo tanto, que el gobierno se ajuste al derecho internacional y se deje de manipular comunicacionalmente con una mesa de dialogo que no conduce a solucionar el problema de la huelga de hambre y menos los problemas territoriales.
    felicitaciones a Liberar por su aporte en la defensa de los comuneros.

  6. Andres dice

    Impresiona toda la manipulacion de los medios de comunicacion y el oportunismo de algunos para torcer las cosas, apareciendo como si les importara el tema pero sin hacer nada que cambie de verdad las cosas.
    Sin duda que el conflicto de fondo no se solucionara en estos dias… la deuda historica es muy grande.

  7. juan pablo dice

    realmente creo que nos tienen donde quieren…
    nada mas que poner resistencia y dar nuestro esfuerzo por lo que nos parece justo

  8. Vilma dice

    Realmente da verguenza ver como el gobierno sea tanto de derecha como de izquierda trantan al pueblo Mapuche, sin ningún respeto y violando todo los derechos humanos, les han quitado todo, ¿que mas quieren?, ¡es acaso que los quieren ver a todos desaparecido?. El gobierno habla de los hermanos Mapuches, yo me pregunto ¿es así como se trata a los hermanos?. Vemos como distorcionan la realidad del pueblo, nos hacen ver como si fueran los seres mas malvados del mundo, yo quiesiera refrescar en la memoria de nuestra gente, como fue que se les quitó sus tierras; realmente es una verguenza
    Agradezco de corazón a quienes apoyan y ayudan verdaderamente al pueblo Mapuche, asi es que mis felicitaciones a la agrupación Liberar y a Fernando Lira.

  9. Clarisa dice

    Pienso que mientras en Chile no haya una sola Ley para todos no habra solucion. No ha habido voluntad política por parte del Gobierno actual ni la hubo de parte de la Concertación para dar una solución real a las injustas sentencias a las que fueron condenados los Mapuche. La justicia chilena a actuado hasta aqui con una desigualdad vergonzosa y el gobierno de Piñera en estos momentos esta mostrando la hilacha ante la mirada internacional.

  10. Edna dice

    Interesante y profunda mirada de Liberar, sobre la situación que actualmente se está evidenciando en nuestro país en torno a los PP Comuneros Mapuches.Este gobierno y los de la concertación no han tenido la voluntad política de poder modificar la Ley Antiterrorista, que permita que los hermanos mapuches puedan tener el derecho humano fundamental de aspirar y exigir la libertad y también de ser juzgados por la justicia civil,como todas las personas de este país.
    ¡Desmilitarización de los territorios del pueblo mapuche y libertad a los hermanos mapuches ahora!

  11. Pamela dice

    Me parece honorable que aun existan personas que defiendan la cuasa de pueblo Mapuche y se atrevan a hacerlo. Y me parece terrible la manera de amedentrar a aquellos que los defienden de maneras justa y por las vías legales. No podemos olvidar que son los mapuche los que son los originarios y dueños de estas tierras, son nuestro origen y les debemos nuestro respeto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.