El Casa 212: continúan las interrogantes del fatídico vuelo a Juan Fernández

“No sacaré conclusiones, al respecto, pero desde Valparaíso a Juan Fernández distan 834 kilómetros, a los que hay que sumar los otros 120 kilómetros que hay entre Santiago y Valparaíso. En el caso del avión siniestrado al parecer con “excesiva carga”, la autonomía con 2.000 kilos baja a 1.325 (la aeronave llevaba cerca de 2.800 kilos).”

Escribe Luis Díaz Del Valle, Periodista

Muchas son las interrogantes que hoy se barajan en relación con la tragedia del vuelo del avión Casa 212 (C-212), que el fatídico 2 de septiembre se precipitó en las aguas que rodean el archipiélago de Juan Fernández. Reportajes, notas de prensa e investigaciones periodísticas apuntan a un eventual sobrepeso, a su escasa autonomía de vuelo, producto de la falta de capacidad para almacenar combustible y quizás a una suerte de pánico experimentado por la piloto, ante la imposibilidad de aterrizar, tras varios intentos fallidos.

Lo cierto es que en los años 90, 1994 para ser más exacto, me correspondió hacer una investigación respecto a la venta de armas a Ecuador, con motivo de la guerra de El Cóndor, con Perú, situación en la cual se involucró al gobierno de Chile, lo que más tarde fue desvirtuado. Simultáneamente con este hecho, un general chileno de apellido Leal, visitaba la fábrica de aviones Casa en España, lo que más tarde se tradujo en la primera compra de los aparatos que fueron incorporados al Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada, respectivamente.

Estamos hablando entonces que esto data de hace más menos 17 años a la fecha. Asimismo por las fuentes que me abastecían de información para mis indagaciones me enteré que Venezuela era, por entonces, el principal comprador de los C-212, los que eran destinados, fundamentalmente al transporte de correspondencia de correos venezolanos y curiosamente no a pasajeros.

Así las cosas se ha podido establecer, luego del análisis de las misiones que realizaban los Casa, que el nuevo modelo debería ser capaz de volar 1.000 kilómetros con 1 tonelada de carga. Al respecto de la autonomía de vuelo de la aeronave sin recargar combustible, el manual oficial de Airbus Military indica que tiene un “Alcance Ferry” de 1.690 kilómetros (sin carga), aunque usando tanques externos la distancia aumenta a 2.465 kilómetros.

No sacaré conclusiones, al respecto, pero desde Valparaíso a Juan Fernández distan 834 kilómetros, a los que hay que sumar los otros 120 kilómetros que hay entre Santiago y Valparaíso. En el caso del avión siniestrado al parecer con “excesiva carga”, la autonomía con 2.000 kilos baja a 1.325 (la aeronave llevaba cerca de 2.800 kilos).

El C-212 es un bimotor propulsado por turbohélices para transporte ligero de mercancías, tropa o pasajeros. El Aviocar tiene un ala montada en la parte superior del fuselaje, lo que le permite operar en pistas en no muy buen estado, y un empenaje vertical elevado que permite la apertura de una rampa en la parte trasera del fuselaje, lo que facilita enormemente el embarque y salida de tropas, vehículos o carga.

En España aseguran que el Casa 212 es el mayor éxito de su industria aeronáutica: 460 aviones vendidos en 37 años de trayectoria, este transporte militar tiene entre sus clientes a las tres ramas de las Fuerzas Armadas de Chile, que en total han adquirido 17 unidades. De éstas, cuatro han resultado destruidas en accidentes, con un saldo de víctimas fatales que se elevaron de 27 a 48 con lo ocurrido en Juan Fernández.

Por su parte el portal de Aviation Safety Network tiene estadísticas que señalan el fallecimiento de  570 personas en 70 accidentes de estos aviones. Solamente en este año, el C-212 tuvo tres accidentes, incluido el del viernes pasado, con un total de 27 víctimas fatales.

Mi interrogante final es: Los Casa 212 ¿son aviones demasiado antiguos como para seguir siendo utilizados en el transporte de pasajeros? He escuchado decir a extranjeros que nos visitan: “Yo no viajo en estos aviones tan viejos, en nuestro país ya estos modelos están en los museos”.

4 Comentarios
  1. Rodrigo dice

    Me parece un análisis muy bueno y serio, que inclusive, supera en antecedentes a lo mostrado en el programa Contacto. Resulta casi natural y obvio que en 15 ó 17 años, de continuo uso, un avión o cualquier vehículo, va sufriendo desgastes e imperfecciones. Creo que no se puede tratar de ahorrar o disminuir gastos en todo aquello que conlleva o atañe a la vida de personas y en este caso, mi deducción de lo que escribe el Sr. Díaz Del Valle, me parece que apunta a esa falta de visión o de preveer tragedias, versus menor cgasto en material.

  2. isabella dice

    Excelente articulo, las fuerzas armadas deberian invertir menos en lujos personales como las mediaguas de $1000.000.000 de pesos para sus generales, o como los recortes y coimas que se pagan entre ellos mismos cada vez que pueden y dar paso a una inversion acorde con las necesidades verdaderas de las intituciones, para asi salvaguardar la seguridad de todo un pais.
    Para tener vision de preveer tragedias se necesita tener primero honestidad, profesionalismo, vocacion y amor a la patria, algo que hace bastante tiempo nuestras fuerzas armadas nos han demostrado que no conocen o se olvidaron.

  3. juan carlos cortez r dice

    supongo que será casi seguro que esta noticia , que ustedes comentan ,sera dejada de lado por los otros medios de desinformacion , en nuestro paisito , el patriotismo es patrimonio del gobierno y las fuerzas armadas y cuando aparecen los errores ….son casos aislados …y los suben de grado!!! ..la corrupcion hace nata, afortunadamente aun son personas las que trabajan asi que por ahí se logra saber algo de lo que ocurre como al carabinero que su teniente le corto la pierna con la sierra para acusar a mapuches…..

  4. Viajero dice

    Emmm…. parece que nadie ha reparado aún en el hecho de que el avión llevaba en el área trasera de carga PLANCHAS DE ZINC, lo que explica claramente la causa del inusual rado de desintegración de los cuerpos de las víctimas. Mis condolencias a las familias de las víctimas. Hago este cometario simplemente porque no me gusta que no se digan todas las verdades.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.