La “U”: Cuando el equipo hace la diferencia

Después de un año en que la Universidad de Chile, el equipo de fútbol, se ha robado todos los titulares, evaluaciones de comentaristas y tres copas por su gran desempeño, cabe preguntarse si las empresas podemos aprender algo de un equipo de fútbol que en un año ha batido todos los records y es comentario obligado de la prensa mundial

Escribe Cristián Duarte, Gerente General TRANSEARCH Chile* 

¿Tiene acaso a los mejores jugadores o grandes estrellas en sus filas? No. Sus jugadores eran, al comienzo de esta exitosa campaña, profesionales de rendimiento más que aceptable pero lejos de ser cracks reconocidos en el medio internacional.

Su DT figuraba entre los entrenadores destacados a nivel regional y local, más no entre los nombres indiscutidos para dirigir a los mejores equipos de América o del mundo.

La pregunta es entonces ¿cuál es la clave de tan exitoso equipo? Pienso que se juntaron los elementos que tanto en el fútbol como en cualquier organización son capaces de producir resultados extraordinarios.

En primer lugar, un equipo de personas con una visión y valores compartidos. Esto que muchas veces suena a discurso repetido, es absolutamente real cuando se observan resultados extraordinarios. La U tuvo un modelo de juego, objetivos claros,  un compromiso a toda prueba de sus jugadores y un líder que fue capaz de imprimir un sello propio que se reflejó cada vez que les tocó entrar a la cancha.

En segundo lugar, una importante dosis de talento, la que para emerger requirió de un trabajo serio, metódico, sin aspavientos y sin tregua, es decir, un 10% de talento y un 90% de esfuerzo. En la Universidad de Chile el equipo hace la diferencia. El equipo es más importante que todas las individualidades. Se lucen en el juego colectivo, en un trabajo coordinado, bien pensado, armónico y buscando la excelencia y la impecabilidad en todo lo que hacen.

Tienen algo que afortunadamente emerge cada vez más con más consistencia en los jugadores chilenos: actitud y convicción de que es posible ganar en Chile y fuera de Chile, sencillez y sobriedad frente a los éxitos y entereza en la adversidad, aunque los otros países tengan más dinero, sean más grandes, tengan más trayectoria o más tradición futbolística. En definitiva, un discurso poderoso, capaz de convertir sueños en realidades.

Finalmente, un líder determinado y valiente para tomar decisiones que puedan ser impopulares. A comienzos de su gestión, Sampaoli, se preocupó de cambiar a los jugadores que pudieran interferir negativamente en su planificación estratégica, marginando a aquellos que no sintonizaran con su modelo de juego; soportando incluso la presión de una hinchada que sentía que el DT sacaba a los llamados históricos que se habían convertido en sus referentes e ídolos.

Vuelvo a preguntar entonces, ¿qué podemos aprender para la gestión de empresas?. En primer lugar que un grupo de personas trabajadoras y con talento pueden lograr resultados superiores si son lideradas adecuadamente; que el aprendizaje permanente del equipo es fundamental y que sin consistencia en el esfuerzo, aunque se cuente con individualidades muy talentosas, los resultados serán siempre mediocres;  finalmente que con un buen diseño del negocio (partido) y un discurso estratégico anclado en una visión poderosa y en auténticos valores compartidos, se genera empoderamiento, resultados y trascendencia.

Felicitaciones a la U.

*Grupo PayRoll

1 comentario
  1. ONG ACCION CHILE VERDE dice

    que tipo de “empresa”??? NEOLIBERAL O SOCIAL DE MERCADO RESPONSABLE con sueldos excelentes o las mismas empresas de las 2 derechas ( Concertacion y Alianza) que se han “tomado” Chile con sus sueldos de vergüenza y hambre??? creo que debemos comenzar por ahi…DEFINIR QUE TIPO DE EMPRESA…
    Marco Ferrada C.
    PROMARKET Ltda.
    PYME DE PUBLICIDAD Y PRODUCTORA
    DE EVENTOS

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.