Católica derrota a la UE en San Carlos de Apoquindo

ucPor dos goles a uno y con un polémico final, la UC se impuso al campeón del Torneo Petrobras en el estadio precordillerano. Ramos y Jadue marcaron para el local. Patricio Rubio, de penal, hizo el descuento rojo.

Unión Española y Universidad Católica, los dos equipos que igualaron en puntos en el último torneo nacional, que finalmente se adjudicaron los rojos por mejor diferencia de gol, se vieron esta noche las caras en San Carlos de Apoquindo en un partido válido para la Copa Chile.

Y los ánimos caldeados en Católica se notaron en las continuas infracciones de sus jugadores, quienes cometieron 19 faltas en los 90 minutos, 15 más que los dirigidos por José Luis Sierra. Si bien el juez Jorge Osorio estuvo atinado en los cobros, debió haber sido más estricto ante la seguidilla de faltas.

Y es que, como lo confesó el DT cruzado, Martín Lasarte, estaba muy fresca en la UC la amargura por no haber logrado el título en el primer semestre.

Así las cosas, con una mejor rotación en el medio campo y con una defensa sólida, Unión Española hizo un mejor primer tiempo, generando varias ocasiones de gol y convirtiendo al arquero Fabián Cerda en protagonista. Sin embargo, se fueron iguales en cero al descanso.

En el  segundo tiempo, los cruzados salieron a empujar, sin mucho fútbol, pero con ganas de vengar la afrenta del 1 a 6 que le propinó la UE durante el 2012 en este mismo torneo y con el objetivo de sacudirse del segundo puesto logrado en mayo. Y, en parte, lo consiguieron. Pero sin convencer.

Fue Álvaro Ramos, quien con una gol de otro partido, puso las cosas en favor de la UC a los 67 y luego, a los 71, con otro golazo, Matías Jadue, dejó el marcador 2 a 0.

Los rojos no bajaron los brazos y con empuje y decisión se instalaron en terreno católico hasta que a los 80, tras gran jugada personal, Rubio fue derribado en el área. El juez Jorge decretó el penal (debió mostrar la segunda amarilla y expulsar al infractor pero no lo hizo) y desde los 12 pasos el ariete rojo estuvo certero para el 2 a 1. En la celebración del tanto, el ex Barnechea, junto con besar la insignia hispana, hizo la V de la victoria o el dos. O simplemente le enrostró a los cruzados su fama de “segundones”.

El gesto hubiera pasado desapercibido para todos si no es que al finalizar el encuentro, tanto Hans Martínez como Mirosevic, absolutamente descontrolados, intentaron agredir al delantero rojo, generando un momento de tensión que afortunadamente no pasó a mayores.

Con este resultado, más el triunfo de Palestino por 2 a 0 sobre Barnechea, cruzados y árabes encabezan las posiciones del grupo 4.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.