Conflicto entre Palermo y el Nano Díaz genera tensión en Unión Española

Al director deportivo, tras el triunfo de ayer frente a O’Higgins por 2 a 0, se le negó la entrada al camarín. “Él tiene un cargo que le concedió el dueño del club. Y mi relación es con él, con Segovia, que es el propietario. Con él me entiendo y no tengo nada más que decir”, señaló el Titán a la prensa.

En julio de 2017, tras el despido del anterior gerente técnico, Jonny Ashwell, llegó a Unión Española un hombre de la casa, campeón con el club en 2005, con el objeto de reemplazar al ex hombre azul: Fernando Díaz, el Nano.

Si bien fue recibido muy bien por la hinchada roja, hoy a menos de un año de ese regreso, el director deportivo vive un momento amargo y se le apunta, tanto desde el camarín como el tablón, como uno de los responsables de la pobre campaña que vienen realizando los hispanos en este torneo.

“Una persona está remando al revés”, sostuvo el capitán hispano, Jorge Ampuero, en la semana previa al triunfo ante O’Higgins y, si bien no lo nombró, se refería a Díaz.

Ayer, después del partido frente a los rancagüinos, al ex DT del 2005 se le prohibió la entrada al camarín hispano, luego de que este publicara un comentario en Facebook y realizará declaraciones que molestaron a Martín Palermo.

“En una desleal publicación en redes sociales, por el rol que ejerce actualmente, Díaz enrostró su lugar en la historia del equipo hispano. ‘Cinco técnicos campeones en la historia de la gloriosa UE. Sólo dos pueden seguir escribiéndola’, lanzó en Facebook, junto a una foto suya y de José Luis Sierra, justo en medio del atribulado presente del equipo”, publicó hoy La Tercera.

Al ser consultado ayer, tras el partido, el ex goleador de Boca e ídolo del fútbol argentino respondió a los periodistas que “no tengo que darle explicaciones a nadie sobre cuál es mi relación con él (Fernando Díaz). Él tiene un cargo que le concedió el dueño del club. Y mi relación es con él, con Segovia, que es el propietario. Con él me entiendo y no tengo nada más que decir”, expresó el Titán.

Ayer, además, se vivieron momentos de tensión en  el estadio, cuando desde la Furia Roja (barra oficial) se arrojaron papeles a la cancha, con la clara intención de suspender el partido, tiraron bengalas e, incluso, se desplegó un lienzo donde se pedía a los jugadores que mojarán la camiseta.

La respuesta de los jugadores vino en el primer gol. Tobías Figueroa, tras convertirlo, se puso el dedo en la boca, en señal de que debían silenciar las críticas.

Al final, los rojos se llevaron el triunfo, ascendieron 3 puestos en la tabla (del 12 al 9) y mostraron un alza notable en el juego y la entrega.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.