Periodista Ruby Weitzel presenta su libro “Dichato: lo que dejó el mar”

En 310 páginas, la autora no sólo aborda el despertar encabritado de la tierra, sino también, lo que deviene a continuación con las cinco olas que arrasaron el 90 por ciento del balneario. La publicación incluye numerosos testimonios además de documentos y fotografías.

“Estuve allí… lo viví”, es la frase que la periodista Ruby Weitzel utiliza para introducir el relato de su nuevo libro “Dichato: lo que dejó el mar”, el cual rememora, minuto a minuto, el 27 de febrero del 2010 y lo que sucedió, en las costas chilenas devastadas por el maremoto.

En el libro, la autora recurre a decenas de testimonios –además del suyo propio–, a documentos oficiales, informaciones periodísticas y a cientos de fotos cronometradas por su cámara, lo único que alcanzó a recuperar de su casa, antes que las sucesivas olas arrasaran con el inmueble, al igual que con el resto del poblado.

“El testimonio de Ruby es, y ha de ser en el futuro, un documento de enorme valor por la información que contiene y por la comparación de este maremoto con situaciones similares del pasado y las que tengan que venir en próximos años”, señala la periodista Patricia Stambuk en el prólogo, que titula: “El curioso don de Ruby: ser espectadora y parte de hechos únicos e impresionantes”.

Y así es, porque al revisar el currículum de esta profesional, sabemos que presenció el bombardeo de La Moneda “desde la vereda del frente, en el diario La Nación”, y vivió en carne propia las transgresiones a los Derechos Humanos: uno de sus hermanos fue asesinado en 1973, a raíz del golpe militar y otro de ellos logró ser liberado después de pasar tres años en la cárcel, debiendo exiliarse. El drama de cientos de familias chilenas está impreso en sus libros Tumbas de Cristal, Libro Testimonio de la Vicaría de la Solidaridad (Cesoc, 1993); El callejón de las viudas (Editorial Planeta, 2000) y Chillán, entrecruces (Editorial Arte y Autores Contemporáneos, Madrid 2003).

En 310 páginas, la autora no sólo aborda, el despertar encabritado de la tierra que obliga a los dichatinos a huir hacia los cerros, sino, también, lo que deviene a continuación  con las cinco olas que arrasan el 90 por ciento de este balneario. Así, van surgiendo “Crónica Des-dichada”, “Y la vida continúa”, “Después de todo”, “La batalla de Dichato”, “Lo dijo…se le dijo”, “Cuando éramos otros” y “Chile, país tsunamigénico”. Todos, capítulos documentados con fotografías, declaraciones de las autoridades y muchos testimonios de los más de 2.000 damnificados de Dichato que, a veinte meses de la tragedia, siguen viviendo en mediaguas que conforman el campamento de damnificados más grande de Chile.

“Durante el año y medio que recorrí y compartí con la gente de Dichato, aunque no su desgracia y su repentina pobreza –yo estaba en la privilegiada posición del veraneante que sólo perdió su casa a orillas de la playa–, fui testigo impotente de las injusticias, del actuar errático de las autoridades, de las mentiras, del autoritarismo, de las promesas incumplidas, del abuso, del abandono. He conversado con decenas de sus habitantes, recogiendo testimonios y vivencias, y he seguido atentamente lo publicado en los medios de comunicación escritos y digitales, así como los radiales y algunos televisivos, con el afán de orientarme en este nuevo paisaje –donde se perdió toda referencia– y poder establecer la cronología de los acontecimientos. Ello me ha permitido, también, encontrar una mirada medianamente objetiva sobre los hechos, en los cuales estaba demasiado involucrada emocionalmente”, señala la periodista Ruby Weitzel.

Dichato, lo que dejó el mar da cuenta de una cuidada  investigación periodística sobre el terremoto en Dichato, los sucesivos maremotos, la tarea de las instituciones privadas y estatales que intervinieron en la emergencia, o bien omitieron hacerlo y la no reconstrucción. Además, la autora  contextualiza este suceso en historiales y referencias más generales, que contribuyen a darle una dimensión de fenómeno histórico que debiera influir en el actuar futuro de los chilenos y en las autoridades, respecto a esta materia.

La portada del libro es un óleo, realizado especialmente para esta publicación, por el destacado pintor chileno Guillermo Muñoz Vera, radicado en Madrid, autor de los murales de la Estación Moneda del Metro de Santiago y que, actualmente,  está  exponiendo en la Galería de  Isabel Aninat.

Esta investigación, que va acompañada de un DVD con más de 200 fotografías del antes y después de la catástrofe en Dichato, recibió el apoyo del Consejo de la Cultura y las Artes y fue premiado en la categoría Creación Literaria en su versión 2011. Su valor comercial es de $14.700.

1 comentario
  1. Mario Muñoz Maureira dice

    Gracias Ruby!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.