Ministra Claudia Barattini: “El que sea valiente, que siga a Parra”

ministraNicanor Parra “empieza” a cumplir cien años, levantando el telón de una auténtica fiesta de la cultura chilena y universal que hoy no hace más que comenzar.

“Y esta muestra visual y biográfica que ponemos en marcha en el GAM, representa uno de los eslabones más destacados de la amplia cadena de celebraciones (no vamos a hablar de conmemoración, que suena a memoria, sino de auténtica celebración, viva y vigente) que los chilenos vamos a organizar en todos los rincones del país para saludar a nuestro poeta”, señaló la ministra de Cultura, Claudia Barattini, al inaugurar los homenajes por los 100 años del antipoeta.

Y agregó: “Parra nace en San Fabián de Alico, cerca de Chillán (una se pregunta: ¿Qué tiene Chillán que lo convierte en una verdadera factoría de creadores geniales?) y comienza a desplegarse por Chile al abrigo de la educación pública, de un padre profesor y músico y de una madre -doña Clarisa- modista, campesina y tejedora. El Liceo de Hombres de Chillán y luego el Internado Barros Arana, para finalmente arribar al Pedagógico de la Universidad de Chile, en donde empieza su formación en Matemáticas y Física”.

“A los veinte años, el joven inspector del Barros Arana publica su Cancionero sin nombre, instalando un acento propio que anuncia su posterior revolución antipoética. Después vendrá su formación en Mecánica y Cosmología, en universidades inglesas y norteamericanas; sus clases en la Escuela de Ingeniería, pero sobre todo, la irrupción de un universo literario, visual y estético que todavía hoy no termina de asombrarnos.

Para nosotros, desde el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, celebrar a Nicanor en sus primeros cien años, encierra de alguna manera una metáfora de los desafíos que enfrentamos aquí y ahora en el ámbito de la cultura chilena.

En primer lugar, porque Parra se instala en la cultura exigiendo su derecho a ocupar un espacio en la expresión literaria, artística y cultural de su tiempo. Desde allí, derriba las fronteras entre el conocimiento académico y la expresión poética, entre las ciencias exactas y el universo artístico y conceptual que construye a través de los años”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.