Diputado Carlos Montes aboga por reforma tributaria profunda e integral

El parlamentario socialista, integrante de la comisión de Hacienda de la Cámara, propone significativa reducción de franquicias existentes a sectores más favorecidos, control de la evasión e incremento impositivo a las empresas.

El diputado Carlos Montes (PS), integrante de la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja, se manifestó partidario de una reforma tributaria profunda e integral “que avance decididamente hacia una distribución más equitativa de la riqueza y que permita mejoras sustantivas en la calidad de vida de los sectores más necesitados y la clase media”.

El legislador sostuvo que “Chile no puede postergar más este debate ni minimizarlo con una modificación impositiva menor que eluda los temas de fondo y que no genere los recursos que se necesitan para provocar transformaciones profundas”.

Llamó al Gobierno a actuar con audacia y acometer una reforma amplia y acorde a los requerimientos del país. “Todas las naciones elevan su carga tributaria a medida que se desarrollan y Chile no es la excepción” -recalcó- agregando que “racionalizar el sistema tributario por diversas inconsistencias es una demanda a la que el Gobierno debe responder para elevar el gasto público a lo menos en educación, salud, vivienda y desarrollo urbano”.

El parlamentario socialista sostuvo que es un imperativo revertir “la vergonzosa y poco ética distribución del ingreso (entre las peores del mundo) que presenta nuestro país, con un coeficiente GINI de 0,550, mientras en los países de la OCDE, éste alcanza un promedio de 0,310”.

A su juicio, una reforma tributaria completa debería contemplar al menos tres ejes fundamentales: el aumento de la carga tributaria respecto de algunos sectores y actividades; la disminución del gasto (franquicias y exenciones) y medidas para el control de la evasión y elusión.

Respecto de la carga tributaria se manifestó por incrementar la tasa del impuesto de primera categoría a 25%. “El alza temporal aplicada para financiar la reconstrucción demostró que las empresas pueden soportar un incremento moderado del impuesto a la renta sin variaciones significativas en materia de empleo e inversión” -dijo.

Se mostró, además, partidario de rediscutir la tributación de la actividad minera, especialmente para futuros proyectos, incorporando, regalías a los subproductos de la minería del cobre. El legislador planteó, además, abordar royalties especiales a otras industrias extractivas, como la pesca; al tiempo que sostuvo la necesidad de estudiar la incorporación de impuestos ambientales, que permitan mitigar la contaminación ocasionada por ciertas industrias.

En materia de gasto tributario, el diputado señaló que es necesario analizar las franquicias existentes, muchas de las cuales, a su juicio, se encuentran mal focalizadas y generan profundas distorsiones. Explicó que estos beneficios se estiman en un 4,27% del PIB en 2011, los que recaen en un 71.9% en el quintil de más altos ingresos.

Enfatizó en la necesidad de terminar con el que denominó “escándalo del 18 ter”, disposición excepcional por la cual los sectores de más altos ingresos no tributan por las ganancias de capital derivadas de inversiones bursátiles. Propuso, asimismo, a este respecto, eliminar los mecanismos que hoy permiten que los profesionales de altos ingresos eludan impuestos (sociedades profesionales y sociedades de inversión).

Insistió, también, en corregir el DFL 2, la tributación de sitios eriazos y parcelas de agrado y la rebaja del IVA en la construcción, materias en que afirmó “con normas creadas en otros contextos se está favoreciendo a los sectores de mayores recursos y fomentando la especulación con el suelo”.

Montes planteó, además, flexibilizar en algunos rangos los impuestos a las personas, resolviendo el desequilibrio existente actualmente entre las rentas provenientes del trabajo y las del capital. En esa materia apuntó a la posibilidad de rebajar ciertos tramos del impuesto de segunda categoría, especialmente respecto de los sectores medios e introducir rebajas al IVA para libros, medicamentos y artículos de primera necesidad.

En lo que respecta al control de la evasión y elusión tributaria, se manifestó a favor de introducir modificaciones en algunas materias donde se registran las mayores irregularidades. Indicó, por ejemplo, la necesidad de regular el que denominó “mercado de empresas quebradas”, que se utilizan para minimizar la carga tributaria. Abogó, además, por blanquear el Fondo de Utilidades Tributarias (FUT) y reestructurarlo y por cobrar impuestos a la renta sobre excedentes reales y no sólo sobre las retiradas y no reinvertidas.

El parlamentario socialista expresó su interés en que el debate tributario que pueda darse a partir de la presentación del proyecto, por parte del Gobierno, se desarrolle con altura de miras y capacidad de diálogo, entendiendo que se trata de una oportunidad única para introducir los cambios profundos que el país necesita para dar un salto en equidad e integración social.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.