Guerra comercial entre EEUU y China enciende alarmas en el Gobierno

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, dijo este jueves en conferencia de prensa que el Gobierno de Sebastián Piñera está preocupado por la guerra comercial entre EEUU y China, luego de una reunión para analizar los efectos que ese conflicto pueda tener para su país.

“El Gobierno del presidente Sebastián Piñera no solo está preocupado de este tema, también se ocupa, estamos buscando medidas para revertir eventuales coletazos”, afirmó Larraín.

Ministros, subsecretarios y algunas de las principales autoridades económicas de Chile se reunieron este jueves para analizar los efectos en el país de la guerra comercial entre EEUU y China.

La reunión fue convocada por Larraín con el objetivo central de monitorear el impacto del conflicto comercial sobre todo ante la baja del precio del cobre, uno de los principales productos exportados por ese país.

Larraín afirmó que “Chile no es inmune frente a sus efectos, pero estamos bien preparados, tenemos la red más amplia de tratados de libre comercio con 64 países”.

El ministro chileno contó que se enfocarán en explorar “nuevos mercados como los del Asia Central, es el momento para profundizar lazos con nuevos mercados y generar diversificación”.

Asimismo, informó que las autoridades económicas del país se reunirán mensualmente para abordar el impacto de este fenómeno y envió un mensaje de “tranquilidad” a la ciudadanía.

IMPACTO SOBRE EL COBRE

Larraín se refirió al impacto sobre el precio del cobre que ha dejado esta situación, luego de que el metal bajara a mínimos anuales en el último mes y de que este jueves se ubicara en 2,71 dólares la libra.

“Lo relevante para las finanzas públicas es el precio del cobre de largo plazo, no el precio spot”, indicó.

Sin embargo, agregó que Chile debe prepararse para “escenarios alternativos que no sean tan buenos”.

En la instancia participaron el ministro de Economía, José Ramón Valente, el del Trabajo, Nicolás Monckeberg, el de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, el de Minería, Baldo Prokurica, y de Agricultura, Antonio Walker.

También fueron invitados subsecretarios, autoridades del Banco Central, de la Superintendencia de Bancos y de la Dirección de Presupuestos.

Desde el 6 de julio, EEUU aplica un arancel del 25 por ciento a productos chinos por 34.000 millones de dólares y planea extenderlo a otros ítems por 16.000 millones de dólares, a lo que el gigante asiático ha respondido simétricamente.

Paralelamente, la Oficina del Representante Comercial de EEUU está definiendo una lista de importaciones chinas por 200.000 millones de dólares que se gravarán con el 10 por ciento.

El presidente Donald Trump llegó a advertir que las tarifas podrían aplicarse a productos valorados en 500.000 millones de dólares, la práctica totalidad de lo que EEUU importa de China. (Sputnik)

zzz/fb/ml

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.