Activista chilena aseguró que no habían armas en las embarcaciones atacadas por Israel

kimberly sotoLa chilena-sueca Ximena “Kimberly” Soto, que se encontraba en la cubierta de uno de los buques atacados por el ejército israelí, relató el asalto vivido y aseguró que las acusaciones sobre la presencia de armas en la Flotilla Libertad son falsas. “No habían armas dentro del barco, todo es una mentira…llevábamos alimentos, libros, sillas de ruedas, casas prefabricadas”, explicó.

Ximena Soto, la chilena-sueca que esutvo en el ataque del ejército israelí y que posteriomente fue encarcelada por los efectivos militares en dicho país, relató los episodios del asalto a la Flotilla de la Libertad, y aseguró que en las embarcaciones de ayuda humanitaria no se llevaban armas, en conversación con Radio Cooperativa.

Según relató la activista, luego de asaltar el primer buque, los israelíes subieron a la nave donde ella se encontraba en cubierta. “Desde las dos partes del barco vinieron con sus lanzas y con soldados, que nos disparaban. Yo estaba afuera del barco, grabándolos, filmándolos, documentándolos y cuando empezaron a disparar corrí adentro del barco. Quería subir a ayudar al capitán a mantener el curso, pero ya era muy tarde”, relató Soto.

Asimismo, aseguró que “no habían armas dentro del barco, todo es una mentira” señalando que “llevábamos alimentos, libros, sillas de ruedas, casas prefabricadas”, y que “la misión de nuestro viaje ha sido llevar ayuda al pueblo de Gaza, que está sobre un bloqueo que es ilegal”, según informó Cooperativa.

En tanto, la chilena-sueca, que es apodada “Kimberly” en el país europeo, relató los tratos vividos durante su encarcelamiento en Israel. “Nos intimidaron mucho, nos llevaron de un lugar para otros, revisándonos, haciéndonos interrogaciones y tratando de forzarnos a escribir un papel sobre que habíamos violado una ley islámica…Yo me negué a hacerlo antes de hablar con mi abogado y ahí me dijeron ‘entonces te vamos a encarcelar’, y a la mayoría de la gente nos llevaron a la cárcel”, comentó.

Tras estos hechos, Soto fue liberada para viajar en destino a Turquía, en un trayecto que fue “bastante dramático, porque desde un principio nos llevaron de la cárcel al aeropuerto sin avisarnos nada”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.