Escritor peruano Mario Vargas Llosa recibe Premio Nobel de Literatura 2010

Premio y reacciones (Marisol Aliaga/Suecia)

La ceremonia se vuelve a repetir, año tras año. El primer jueves del mes de octubre,   a las 13.00 horas en punto, se abren las pesadas puertas de la Sala de la Bolsa, en el  Museo Nobel, de la Ciudad Vieja, en Estocolmo, y el secretario permanente de la Academia Sueca –desde hace un año, Peter Englund– da a conocer el nombre del/la galardonado/a con el Premio Nobel de Literatura. La elección de la díscola academia siempre está precedida de rumores y apuestas, no obstante, no pocas veces deja a todos sorprendidos. Este año fue justamente lo que sucedió, la mayoría de los críticos literarios habían dejado ya de pensar en el escritor y político liberal peruano como un posible candidato.

Peter Englund leyó la motivación de la academia primero en sueco, después en inglés y finalmente en castellano: “El Premio Nobel de literatura 2010 ha sido otorgado al escritor peruano Mario Vargas Llosa. Por su cartografía de las estructuras del poder y sus afiladas imágenes de la resistencia, rebelión y derrota del individuo”.

 

Seguidamente, el secretario permanente contestó las preguntas de la televisión sueca, afirmando: “Él ha sido un escritor en el cual hemos estado interesados durante un largo tiempo. Él es uno de los escritores latinoamericanos que creó el boom de la literatura latinoamericana ya en la década de los 60-70, por lo tanto no es un nombre en quien nos hemos fijado sólo este año”.

El secretario permanente contó a la prensa que el galardonado se encontraba en Nueva York, preparando una cátedra en la Universidad de Princeton, al momento de recibir la llamada desde Estocolmo, a las siete menos cuarto de la mañana. “Él se puso muy, pero muy contento y muy, pero muy emocionado”, dijo Englund, y agregó que Vargas Llosa definitivamente vendría a Suecia, a recibir su premio.

Pero el escritor peruano no sólo se mostró contento y emocionado, según CNN en español, al principio pensó que se trataba de una broma. “Pensé que era una broma. Me dijo: ‘encienda su radio o su Internet y escuchará el anuncio'”, dijo al medio, y agregó: “No era una broma, era una verdad. Esta casa se ha vuelto un loquerío”.

También la agencia noticiosa TT Spektra se comunicó, en conversación telefónica, con Vargas Llosa. Para esta contó: “Estoy todavía muy sorprendido, yo no me había esperado esto. Hace muchos años atrás saltó mi nombre, pero sin que yo supiera si era en serio o no, Yo pensaba que la Academia Sueca me había olvidado por completo; ni siquiera sabía que el premio se otorgaba este mes”.

Al escuchar los motivos que alude la Academia Sueca, afirmó: “Maravilloso, espero que sea cierto”. Mientras que en una entrevista con la radio española explicó: “Pensé que era una broma, cuando recibí la llamada. Una sorpresa total, pero una sorpresa muy agradable”.

En Estocolmo las reacciones de los críticos literarios fueron también de sorpresa. Este año muy pocos tenían en sus mentes al escritor peruano que alcanzó la fama internacional en 1963 con su novela “La ciudad y los perros”. Eva Beckman, jefe de cultura del canal estatal de la televisión sueca, declaró, al escuchar el anuncio: “Me sorprendió sobremanera. Por supuesto que Mario Vargas Llosa es uno de los escritores más grandes de America Latina –un gigante. Pero se ha hablado bastante poco de él, durante los últimos años. Se siente un poco tarde. Me pilló de sorpresa”.

Otro punto que sorprende es el color político del escritor. Según Björn Linnell, autor y crítico literario sueco, Mario Vargas Llosa es uno de los grandes escritores latinoamericanos. “Pero él no es, como García Márquez y muchos otros, de la izquierda sino bastante liberal. Incluso fue candidato a la presidencia, hace unos años atrás. Una persona política y además liberal, es bastante poco común, en la literatura latinoamericana”.

En lo que se refiere al aspecto político del premio, Vargas Llosa declaró: “Las intimidades de la Academia Sueca no las conozco, nadie sabe hasta qué punto el factor político interviene en las decisiones de la Academia, no es el momento de tratar de averiguarlo”.

Sin embargo, el autor, en una entrevista televisiva del programa literario Babel, que data del 2006, enfatizó la importancia de no hacer política de la literatura. “La literatura puede valerse de la política. La literatura puede valerse de cualquier experiencia. Sin excepción. En cambio, yo no creo que la política se deba valer de la literatura. Si la literatura sirve a fines políticos se transforma solamente en propaganda y pierde su fuerza vital”, afirmó.

Y ante la pregunta de qué es más importante para él, la literatura o la política, Mario Vargas Llosa explicó: “La literatura, definitivamente, yo soy escritor. La política, en cambio, es una responsabilidad. Como escritor tengo una responsabilidad que no puedo eludir –un deber de participar en el debate social, especialmente si se viene de un país, como es el caso mío, donde no se han resuelto los problemas básicos. Yo nunca he sentido la pasión, el amor que siento por la literatura, por la política”.

1 comentario
  1. purchase phentermine dice

    phypouimmcu phentermine discount auvcmwt

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.