En Fukushima se desata el pánico por situación de central nuclear

Después de conocida la explosión en una torre eléctrica situada cerca del reactor número 1, ha cundido el pánico en la zona afectada, por temores a fugas radioactivas. La explosión se produjo  cuando un equipo trataba de enfriar un reactor nuclear de la planta número 1. Cuatro operarios han resultados heridos. El Gobierno de Japón ha hecho un llamamiento a la calma.  Cincuenta mil soldados se han trasladado a la zona del desastre.

(Por Patricio Salinas A) El primer ministro japonés, Naoto Kan, confirmó que se habían liberado “mínimas cantidades de radiación”.

Según la Comisión para la Seguridad Nuclear de Japón, se ha detectado cesio radiactivo cerca de esa central.

Desde el terremoto, la planta nuclear registra problemas en el sistema de refrigeración, que no han podido normalizarse en las últimas horas pese a los mensajes tranquilizadores de las autoridades.

La situación es grave. En una segunda planta, situada a 12 kilómetros de la primera, cuatro de sus reactores han perdido el control sobre su capacidad de refrigeración y tienen problemas para controlar la presión. Hasta 50 mil soldados de las Fuerzas de autodefensa (el nombre del ejército japonés), pertrechados con protecciones nucleares, han sido desplegados en la central para verificar la situación. Las fuerza aéreas de EEUU también han entregado refrigerante a una central nuclear japonesa.

Las plantas nucleares poseen dos puntos especialmente débiles: el reactor, que debe mantenerse aislado y a una temperatura estable de unos 300 grados centígrados; y el sistema de refrigeración del mismo, que evita sobrecalentamientos que puedan derivar en una explosión. Es el riesgo que ha sufrido la planta atómica de Fukushima.

Durante horas el nucleo del reactor ha continuado a miles de grados.  Necesita agua en forma urgente para refrigerarse. El agua se evapora y requiere más agua. Si el sistema no se repara en plazos cortos, las barras de grafito   y el uranio quedan expuestas al aire, el riesgo de incendio es muy alto. Cuando el grafito se incendia es muy dificil apagarlo y su reacción con el uranio puede causar daños impredecibles.

Jan Barenek , portavoz de la organización Greenpeace, declara que: “Cualquier cantidad de radiación que se libere a la atmósfera pone en riesgo la salud de las personas de la zona, la salud pública y el medio ambiente. Tanto en el caso de que se haya producido una fuga en la central nuclear de Fukushima, como si se ha forzado deliberadamente el escape, el hecho de que se hayan vertido a la atmósfera gases contaminados radiactivamente procedentes del reactor implica que han fallado claramente las medidas de protección física diseñadas para aislar la radiactividad del medio ambiente”.

2 Comentarios
  1. Gabriel Bornes dice

    Y así quieren energía nucleear acá en nuestro país.

    Si los japoneses, que lamentablemente tienen mucha experiencia en esa área, no pudieron controlar las centrales nucleares con un terremoto de la misma magnitud como la que tuvimos en nuestro país hace un año, cómo esperan entonces que nosotros lo hagamos.

    Imaginense el desastre ambiental, porque quien sabe cuando vuelva a pasar algo así.

  2. Miguel Sanfurgo L dice

    Creo que esto debe llevar hacer un consulta a la ciudadanía, por un plebiscito ante de cualquiera
    decisión en el tema, para no lamentar mañana atte
    y gracias

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.