Embajador en misión saharaui señala que referéndum es “la única opción” para solucionar el conflicto en el Sahara Occidental

Un fructífero y participativo conversatorio titulado “¿Hacia dónde va el mundo? “Autodeterminación y hegemonías globales en el conflicto internacional” fue organizado por el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios Sociales, ILAES Posgrados en conjunto con el Centro África América Latina en su sede de Santiago de Chile.

En el marco del conversatorio “Hacia dónde va el mundo”, organizado por ILAES y Centro África América Latina, el embajador en misión especial de la República Árabe Saharaui Democrática, Mohamed Larossi, señaló que consultar a su pueblo sobre su futuro respecto a la situación que viven en los territorios ocupados por Marruecos desde 1975 “es la única opción posible y justa acorde con la legalidad y con la prácticas democráticas en uso”. Según Larossi, cualquier otra aproximación que no respete la premisa del irrestricto apego a la voluntad de los pueblos o que pretenda endosar sin mas, los hechos consumados de una ocupación ilegal a un territorio ajeno, “no solo han probado su estrepitoso fracaso en nuestra región y en otra partes, sino que el pueblo saharaui ha dado suficientes muestras de su determinación en seguir combatiendo”.

En el encuentro, además de Larossi, expusieron el profesor Sergio Rodríguez Gelfestein, analista y consultor internacional, Profesor e Investigador del Centro de Estudios Políticos y Sociales de América Latina de la Universidad de Los Andes, en Mérida y del Instituto de Altos Estudios Diplomáticos “Pedro Gual” del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Republica Bolivariana de Venezuela. El ex-Embajador de Venezuela en Nicaragua y ex-Director de Relaciones Internacionales de la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, en su momento, se refirió a la lucha del pueblo saharaui señalando que “las movilizaciones de Gdaim Izik habían constituido el comienzo de las grandes revueltas y movilizaciones de los pueblos árabes y africanos para exigir una democratización real y verdaderamente participativa, reafirmando la necesidad de profundizar la solidaridad activa con la lucha del pueblo saharaui por su autodeterminación e independencia definitiva”.

“La MINURSO debe ser capaz de llevar a cabo el principal propósito por el que llegó al territorio hace ya más de 21 años: realizar un referéndum de autodeterminación. Y mientras eso no suceda, como mínimo debe ser capaz de garantizar otro propósito mucho más imperioso: velar por los derechos humanos de la población civil. Esto ha sido imposible, toda vez que la misma ONU acaba de admitir que dicha institución es víctima del espionaje y de impedimentos serios a su trabajo, incluida la libre circulación de sus efectivos por parte de Marruecos y que los saharauis son víctimas de tortura y malos tratos, lo que no hace sino redundar aun más en la ya denunciada inoperatividad y falta de credibilidad de la misma MINURSO”, denunció Larossi. Y agregó: “Chile no puede mantenerse al margen de un desafió reiterado a la legalidad internacional, a la justicia y la paz en nuestra región”.

“El descomunal sacrificio y apuesta por la paz que los saharauis llevan protagonizando durante más de dos décadas, no es un cheque en blanco y debe ser correspondido con la suficiente responsabilidad por parte la comunidad internacional. Hace bien el Secretario General de la ONU también en su último informe, en alertar sobre la posibilidad de que su organismo no estaría en condiciones de responder de forma eficaz si las cosas en el Sahara Occidental desemboquen en situaciones no deseadas. El espíritu de Gdaim Izik, en tanto que clara manifestación de rechazo a una ocupación militar de 36 años y una condena a una labor de opereta de la ONU durante 20 años, es irreversible, sigue creciendo en amplios sectores de la población saharaui y se reeditará con diferentes esquemas y formas”, puntualizó el embajador saharaui.

En la actividad, además, participaron académicos, estudiantes, dirigentas y dirigentes de organizaciones sociales y políticas entre los que se encontraban el Rector de ILAES Carlos Moya, el Presidente de la Asociación Chilena de Amistad con la RASD, Esteban Silva, el Presidente de la Comisión Chilena de Derechos Humanos, abogado Gonzalo Taborga y el Director de Le Monde Diplomatique Chile, Víctor Hugo de la Fuente y Nicola Hadwa del Comité de solidaridad con Palestina. El conversatorio, asimismo, contó también con la asistencia de los embajadores de Venezuela, María Urbaneja, y de Argelia, Nouredine Yazid. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.