Preparativos contra Irán: Washington pide usar bases británicas

(LONDRES) Mientras los candidatos presidenciales Barack Obama y Mitt Romney hablan de endurecer más la postura de Washington frente a Teherán, el Departamento de Estado está presionando al gobierno británico para que consienta al uso de sus bases militares en Chipre, Isla Ascensión en el Atlántico Sur y Diego García en el Indico para una eventual acción militar contra Irán.

Por José Higuera (Especial para EP)

La petición de Washington indica que los preparativos para una acción militar contra Irán, justificada en los supuestos planes de desarrollo de armas nucleares de Teherán, prevén un masivo alistamiento y despliegue de medios militares.

EEUU ya tiene desplegados en el Golfo Pérsico a dos grupos de batalla de portaaviones, con dos centenares de aeronaves embarcadas que incluyen jets de ataque; así como también un número importantes de naves barreminas, necesarias para despejar los accesos a la costa iraní para las fuerzas de asalto anfibio. También se dispone de una base flotante, concebida para ser el punto de lanzamiento de operaciones especiales contra blancos estratégicos al interior del territorio iraní.

Un número de cazabombarderos avanzados F-22 Raptor está también desplegado desde abril pasado en una base de los Emiratos Árabes Unidos, a poco más de 300 km del territorio iraní .

El acceso a bases en Chipre, Isla Ascensión y Diego García ayudará a las fuerzas estadounidenses a establecer el tren de apoyo y logística que demandará la intervención contra Irán, permitiéndoles lanzar ataques sobre el territorio de ese país en forma regular y sostenida.

Según la nota de The Guardian, las autoridades británicas se han negado a autorizar el uso de las bases, sustentadas en un dictamen de la oficina del Procurador General, el cual habría advertido que, al ayudar a un ataque no provocado contra Irán, el Reino Unido estará contraviniendo abiertamente el Derecho Internacional. Este dictamen habría sido hecho llegar al Primer Ministro David Cameron, al ministro de RREE William Hague y al ministro de Defensa Phillip Hammond.

Sin referirse al dictamen, el Primer Ministro Cameron confirmó el viernes pasado que el Reino Unido ha estado “estudiando planes de contingencia” con Estados Unidos en relación a Irán. Cameron comentó que “en el pasado hemos cooperado mediante el uso de las bases del Reino Unido” y, aunque descartó que una acción militar contra Irán “sea una opción correcta hoy”, hizo presente que “no hemos desechado ninguna opción”.

Aunque en círculos diplomáticos británicos se insiste en que estudiar planes de contingencia con aliados como EEUU “es una rutina”, el incremento de la presencia militar estadounidense en el Golfo Pérsico y áreas cercanas dista mucho de ser usual. Y el hecho de que las autoridades británicas no descarten por completo una acción militar también debe ser observado con atención, especialmente si se considera que Londres mantiene una decena de navíos de guerra, incluyendo un submarino nuclear, en esa misma región.

Reforzando el último punto, The Guardian comentó que, a principios del reciente verano, una delegación militar británica con fuerte presencia naval viajó a la sede del Comando Central de los EEUU en Tampa (Florida), para revisar planes de contingencia con los jefes del mencionado comando, cuya área de responsabilidad incluye precisamente el Oriente Medio. Las señales ocurren precisamente cuando también arrecia la propaganda contra Teherán en la prensa estadounidense e internacional, advirtiendo respecto del peligro que significaría un Irán dotado de un arsenal nuclear.

Con ese telón de fondo, los dos candidatos presidenciales estadounidenses, el actual Presidente Barack Obama y su contendor republicano Mitt Romney, también compiten en prometer las medidas más duras contra Irán. De la misma forma, en el discurso que pronunció el mes pasado ante la Asamblea General de la ONU, el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu afirmó que Teherán está sólo a meses de completar la construcción de su primera arma nuclear.

Pero, mientras las autoridades de Teherán insisten en que no tienen armas de ese tipo ni planean tenerlas, la verdad es que Washington tampoco ha sido capaz de mostrar evidencia que respalde sus acusaciones.

Irán es signatario del Tratado de No Proliferación Nuclear, y tanto sus instalaciones nucleares como sus reservas de Uranio Enriquecido -que no son del tipo requerido para armas- son monitoreadas por la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) de la ONU.

Aunque han habido roces entre las autoridades iraníes y el organismo internacional, en general sus funcionarios han podido realizar las inspecciones. La reluctancia de los británicos, frente a la idea de involucrarse en una nueva guerra en el Oriente Medio, refleja las dudas y temores que ante a ese prospecto sienten las elites políticas de éste y otros países tanto de Europa como de Norteamérica.

En una columna publicada recientemente en el Financial Times, Zbigniew Brzezinski -que fue el Asesor de Seguridad Nacional del ex Presidente James Carter, calificó como “muy peligrosas” las declaraciones de ambos candidatos presidenciales estadounidenses, sobre el carácter agresivo y belicoso que ambos quieren dar a su política exterior en relación al Oriente Medio y especialmente en los casos de Irán y Siria.

Criticando la idea de que los EEUU podría imponer “un nuevo orden en el Medio Oriente, a través de la forzada exportación de ‘democracia’ tanto a Siria como a Irán”, Brzezinski dijo que “es una fantasía muy peligrosa”.

El ex asesor de seguridad de la Casa Blanca, que hoy enseña Relaciones Internacionales en la Universidad John Hopkins, advirtió sobre las consecuencias, que describió como “catastróficas”, que tendría una nueva acción militar en una zona tan inestable como el Oriente Medio. Dijo que cualquier intervención, ya sea una intervención estadounidense en Siria o un ataque militar sobre Irán lanzado por Israel o los EEUU, gatillaría “una explosión en toda la región”.

El impacto desestabilizaría a naciones como Irak, Líbano, Jordania y Arabia Saudita, pero sus efectos también se sentirían en otras regiones del mundo. El suministro del petróleo se complicaría y su precio experimentaría fuertes alzas, que hundirían al mundo en una nueva depresión. Ello devastaría la recuperación de Europa, agudizando diferencias y tensiones entre los países miembros de la Unión Europea.

Rusia y China, que tienen importantes intereses económicos y estratégicos en el Medio Oriente, no observarían de brazos cruzados una intervención por parte de EEUU y sus aliados. En el más feliz de los probables escenarios, Moscú y Beijing sólo estrecharán su cooperación estratégica contra Washington, pero en un escenario menos feliz se daría la posibilidad -muy peligrosa- de que ambas naciones se involucren en forma más directa en el conflicto.

Brzezinski piensa que las amenazas de Barack Obama y Mitt Romney contra Irán y Siria son sólo parte de la coreografía de sus respectivas campañas y que, pasadas las elecciones, se hará un “análisis más serio y completo” de la situación en el Medio Oriente. Es de esperar y desear que tenga la razón y que no sea lo que otros creen y temen, que es que la elección pueda estar siendo usada como una distracción, mientras se completan prolijamente los preparativos para intervenir contra Irán o Siria o ambos.

A lo largo de las últimas dos décadas EEUU ha mostrado una mayor inclinación a intervenir militarmente, lo que es visto desde Europa como un intento desesperado por compensar la declinación económica de ese país y mantener su influencia internacional. Bajo esa perspectiva, los supuestos planes nucleares de Irán serían una excusa para lanzar una guerra no provocada contra esa nación, con el objetivo de reforzar la hegemonía de Washington sobre una región rica en combustibles fósiles.

3 Comentarios
  1. María Isabel Hernández dice

    Excelentes notas en internacional, temas que otros no tocan y que son de gran interés. Felicitaciones!

  2. P Peralta dice

    Me gustaría que nos informarán qué está pasando en el medio oriente. Confío en el tratamiento de este portal y seguro me darán buena información. Gracias!

  3. Masuri dice

    Fuerza Irán. Resiste!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.