Británicos refuerzan defensa de Malvinas

El gobierno del Reino Unido pondrá en funciones un plan de refuerzo de sus fuerzas militares destacadas en el archipiélago, con el fin de prevenir un ataque por parte de Argentina, a raíz del referendo de marzo próximo, en que sus habitantes se pronunciarán sobre el estatus político futuro de las islas, informó ayer el diario británico “Telegraph” en su edición dominical.

Por José Higuera

Las informaciones del “Telegraph” señalan que, siguiendo instrucciones del Primer Ministro David Cameron, el secretario de Defensa Philip Hammond ha dispuesto el reforzamiento de la guarnición militar de las Islas Malvinas, antes del referendo que tendrá lugar allí en marzo, mediante el envío de tropas adicionales, de otro buque de guerra y un cazabombardero Typhoon Gr.4 también adicional.

En el referendo, que tendrá lugar los días 10 y 11 de marzo próximo, los habitantes de las Islas Malvinas se pronunciarán respecto del estatus futuro que desean para esos territorios.

Las opciones sobre las que los isleños se pronunciarán incluyen alternativas como la plena independencia y soberanía o mantener las condiciones actuales, en que es un territorio semiautónomo, que maneja independientemente sus asuntos domésticos pero deja los relativos a las relaciones exteriores y la defensa en manos del Reino Unido.

Los refuerzos arribarán a las islas durante febrero, a fin de estar posicionados antes de la realización del referendo previsto para marzo, y también se estaría considerando la realización de ejercicios navales y de defensa de los poblados e instalaciones sensibles del archipiélago, con el fin de enviar una señal a Buenos Aires, añade la información del “Telegraph”.

Según el medio británico, el Servicio Secreto MI6 informó al Primer Ministro Cameron de la posibilidad de que los resultados del referendo, que se prevén serán favorables a la opción de mantener la condición actual de dependencia del Reino Unido, podrían dar lugar a algún acto o reacción provocativa por parte de Argentina.

Según el informe, el acto o reacción de Buenos Aires podría consistir en una operación clandestina para poner una bandera argentina en algún punto del archipiélago, el hostigamiento a los buques pesqueros que operan con bandera o licencia de las Malvinas y a las plataformas de exploración que realizan perforaciones en el lecho marino en busca de petróleo.

Sin embargo, el periódico británico también citó fuentes del Ministerio de Defensa, las que habrían señalado que el reforzamiento de la guarnición estaría motivado principalmente por “prudencia”, dando a entender que se considera poco probable que Argentina reaccione con acciones dirigidas contra las islas, aunque no es descartable en términos absolutos.

La guarnición regular de la isla está integrada por cerca de mil 500 efectivos británicos del ejército, fuerza aérea y marina, aunque parte importante de ellos no son tropas de combate sino técnicos encargados del mantenimiento del material y las instalaciones militares de las islas, donde destaca el complejo militar de Mount Pleasant, que incluye una gran base aérea y un muelle militar.

Las tropas de combate disponibles en las Islas Malvinas, que sumarían cerca de 800 efectivos, incluyen a una compañía de infantería del ejército, una compañía de Infantes de Marina Reales, una compañía de fusileros del Regimiento de la Real fuerza Aérea; y la Fuerza de Defensa de las Islas, consistente en una compañía reforzada de infantería integrada por residentes voluntarios.

La Marina Real tiene destacado en la zona al destructor del Tipo 42 HMS “Edinburgh”, asignado al Atlántico Sur; y al patrullero de alta mar HMS “Clyde” y las lanchas patrulleras HMS “Gold” y HMS “Protector”, asignados a las Malvinas. También habría un submarino permanente destacado en la zona o en una región adyacente, en condiciones de desplazarse hasta el archipiélago a corto aviso.

También hay cuatro cazabombarderos Typhoon Gr.4 basados en Mount Pleasant, dotados con misiles aire-aire de alcance medio AMRAAM, así como variadas armas de precisión de ataque al suelo y misiles anti-buque Harpoon; y tres baterías de misiles anti-aéreos Rapier, que son operadas por un Escuadrón del Regimiento de la Real Fuerza Aérea.

En Mount Pleasant están almacenadas importantes cantidades de equipo bélico, vehículos, pertrechos y suministros pre-posicionados, en espera de ser utilizados por tropas de refuerzo que arribarían desde el Reino Unido por vía aérea en caso de una emergencia mayor.

6 Comentarios
  1. John O Fuy dice

    El Reino Unido da un mal ejemplo que se le puede terminar volviendo en contra. La ONU lo ha llamado a sentarse a negociar razonablemente el diferendo con Argentina, cosa que ésta aceptó al tiro. Los ingleses no pueden pasarse por el aro el llamado. Y si los terminan demandando en La Haya?

  2. […] “El gobierno del Reino Unido pondrá en funciones un plan de refuerzo de sus fuerzas militares destacadas en el archipiélago, con el fin de prevenir un ataque por parte de Argentina, a raíz del referendo de marzo próximo, en que sus habitantes se pronunciarán sobre el estatus político futuro de las islas, informó ayer el diario británico ‘Telegraph’ en su edición dominical”, decía la nota desde Europa del corresponsal de El Periodista, José Higuera y que puede ver aquí. […]

  3. Alberto González-Márquez dice

    El nombre de un país es el que le asignan sus habitantes. Las islas se llaman Falkland y así las designan los kelpers, sus habitantes. No entiendo por qué se mantiene el uso de un nombre cuyo único fin es perpetuar el reclamo argentino de soberanía en la zona.

  4. John O dice

    Don Alberto: qué nombre estima entonces que le darán los pascuenses a la isla en la que son habitantes y están mostrando deseos de afirmar su autonomía? Seamos consecuentes entonces, con nuestras ideas.

  5. alberto González-Márquez dice

    Mister John O.

    Los pascuenses la denominan O te pito o te nua y no me parece complicado. Quieren autonomía, pero dependen absolutamente del gobierno de Chile. Las islas Falkland son autónomas y como tal pertenecen a una comunidad de naciones, la Commonwealth.
    Los vascos llaman a su país Euskadi pero siguen siendo parte de España. La cantidad de autonomías deseadas en el mundo es enorme.
    Isla de Pascua es territorio chileno por lo que no entiendo su analogía y menos su invocación a la consecuencia.
    Seguiré llamando a San Sebastián San Sebastián y no Donostia, y a Vitoria Vitoria y no Gasteiz y por supuesto a Isla de Pascua como Isla de Pascua.

  6. John O. dice

    Don Alberto: uno entiende y no entiende lo que desea y cada uno está en su derecho a hacerlo.
    El tema es la credibilidad y consecuentemente, la autoridad que cada uno inspira; que se vuelve callampa cuando condena a unos con y por el mismo principio con que justifica a otros. Nada nuevo bajo el sol local, de todas maneras.
    Y así es como empiezan a aparecer de tanto en tanto pancartas con la leyenda “Argentina adóptanos” en algunas manifestaciones populares del sur: Algo jamás visto antes. Y cuando el río suena… vox populi vox dei.
    Un detalle: los mismos españoles, sin distinción, llaman Vitoria Gasteiz a la localidad de marras; con sus dos nominaciones. Todo un ejemplo de tolerancia.
    Otro detalle: oficialmente para Chile las islas son y han sido Malvinas; con toda la probabilidad, por no decir, certeza!, que lo sigan siendo a futuro.
    Último detalle: para la ONU, las islas Malvinas son un caso remanente de colonialismo que debe ser resuelto a través de negociaciones entre las partes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.