Papa Francisco I: acérrimo opositor al matrimonio igualitario y al aborto

Jorge Bergoglio, el único candidato argentino que era “papable”, el nuevo Papa desde hoy, es un histórico y acérrimo opositor al matrimonio igualitario y al aborto no punible.

En medio del debate del proyecto que legaliza el casamiento entre dos personas del mismo sexo, Bergoglio dio a conocer una carta de repudio dirigida a los cuatro monasterios de Buenos Aires: “No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios”.

Agregaba: “No se trata de un mero proyecto legislativo (éste es sólo el instrumento) sino de una “movida” del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios”. El cardenal fue por más al decir: “Aquí también está la envida del Demonio, por la que entró el pecado en el mundo, que arteramente pretende destruir la imagen de Dios: hombre y mujer que reciben el mandato de crecer, multiplicarse y dominar la tierra”.

El matrimonio igualitario se convirtió en ley el 15 de julio de 2010.

Abortos, en ninguna circunstancia

Su mirada respecto del aborto es de repudio en cualquier caso, ni siquiera por violación. En septiembre último, cuando tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia de Argentina el gobierno de Mauricio Macri decidió reglamentar los abortos punibles en la Ciudad, el cardenal Bergoglio había advertido que era “lamentable” esa decisión.

El arzobispo de Buenos Aires había advertido en un comunicado: “Se percibe una vez más que se avanza deliberadamente en limitar y eliminar el valor supremo de la vida e ignorar los derechos de los niños por nacer”. Y apuntó en un documento de la Conferencia Episcopal Argentina.: “El aborto nunca es una solución”.

“Al hablar de una madre embarazada hablamos de dos vidas, ambas deben ser preservadas y respetadas pues la vida es de un valor absoluto”, agregó en base al mismo texto episcopal.

El papa que acaba de dejar su cargo Benedicto XVI también se oponía a ambos temas.

La mirada de Bergoglio

 Jorge Bergoglio dice que la boda homosexual “es la pretensión destructiva del plan de Dios”: en una carta a la que accedió lanacion.com el arzobispo de Buenos Aires afirmó que en ese proyecto “está la envidia del Demonio que pretende destruir la imagen de Dios”.

Bergoglio considera “lamentable” reglamentar abortos no punibles en la Ciudad: el cardenal exhortó a las autoridades a que se adopten “medidas positivas de promoción y protección de la madre y su niño en todos los casos”.

Carta del Cardenal Bergoglio a los Monasterios de Clausura (7 de julio de 2010)

Mons. Jorge Bergoglio, SJ

Queridas hermanas:

Les escribo estas líneas a cada una de Ustedes que están en los cuatro Monasterios de Buenos Aires. El pueblo argentino deberá afrontar, en las próximas semanas, una situación cuyo resultado puede herir gravemente a la familia. Se trata del proyecto de ley sobre matrimonio de personas del mismo sexo.

Aquí está en juego la identidad, y la supervivencia de la familia: papa, mamá e hijos. Está en juego la vida de tantos niños que serán discriminados de antemano privándolos de la maduración humana que Dios quiso se diera con un padre y una madre. Está en juego un rechazo frontal a la ley de Dios, grabada además en nuestros corazones.

Recuerdo una frase de Santa Teresita cuando habla de su enfermedad de infancia. Dice que la envidia del Demonio quiso cobrarse en su familia la entrada al Carmelo de su hermana mayor. Aquí también está la envida del Demonio, por la que entró el pecado en el mundo, que arteramente pretende destruir la imagen de Dios: hombre y mujer que reciben el mandato de crecer, multiplicarse y dominar la tierra. No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios. No se trata de un mero proyecto legislativo (éste es sólo el instrumento) sino de una “movida” del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios.

Jesús nos dice que, para defendernos de este acusador mentiroso, nos enviará el Espíritu de Verdad. Hoy la Patria, ante esta situación, necesita de la asistencia especial del Espíritu Santo que ponga la luz de la Verdad en medio de las tinieblas del error; necesita de este Abogado que nos defienda del encantamiento de tantos sofismas con que se busca justificar este proyecto de ley, y que confunden y engañan incluso a personas de buena voluntad.

Por esto recurro a Ustedes y les pido oración y sacrificio, las dos armas invencibles que confesaba tener Santa Teresita. Clamen al Señor para que envíe su Espíritu a los Senadores que han de dar su voto. Que no lo hagan movidos por el error o por situaciones de coyuntura sino según lo que la ley natural y la ley de Dios les señala. Pidan por ellos, por sus familias; que el Señor los visite, los fortalezca y consuele. Pidan para que ellos hagan un gran bien a la Patria.

El proyecto de ley se tratará en el Senado después del 13 de julio. Miremos a San José. A María, al Niño y pidamos con fervor que ellos defiendan a la familia argentina en este momento. Recordémosle lo que Dios mismo dijo a su pueblo en un momento de mucha angustia: “esta guerra no es vuestra sino de Dios”. Que ellos nos socorran, defiendan y acompañen en esta guerra de Dios.

Gracias por lo que harán en esta lucha por la Patria. Y, por favor, les pido también que recen por mí. Que Jesús las bendiga y la Virgen Santa las cuide.

Afectuosamente,

Card. Jorge Mario Bergoglio s.j., arzobispo de Buenos Aires

1 comentario
  1. Rodolfo Arroyo dice

    Que Dios le de fuerzas y se apiade, wuajajajaja. Firma El Diablo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.