Francisco pidió “derribar los muros de enemistad” en el histórico rezo por la paz con Israel y Palestina

vaticanoEl papa Francisco se encontró con Shimon Peres y Mahmud Abbas en el Vaticano. Luego de su visita por Medio Oriente, el Sumo Pontífice busca contribuir a un entendimiento entre dos partes en permanente conflicto. Rezaron juntos por la paz. La búsqueda de mantener un delicado equilibrio entre ambos.

Por Info News

El papa Francisco, pidió hoy derribar muros de enemistad” en el rezo por la paz junto al presidente israelí Shimon Peres y al titular de la Autoridad nacional Palestina, Mahmud Abbas, en los Jardines Vaticanos. Las declaraciones tuvieron lugar en el marco de la ceremonia de invocación por la paz en Medio Oriente.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, aseguró que los palestinos “quieren una “paz justa, una vida digna y libertad”. También sostuvo que la ceremonia realizada hoy en la Santa Sede es una “expresión sincera de su creencia en un intento pacífico y verdadero para alcanzar la paz entre palestinos e israelíes” y le pidió a Dios que permita “la libertad en nuestro estado soberano e independiente”

Además los acompañó el patriarca de Constantinopla Bartolomé I y el custodio de Tierra Santa, el religioso Pierbattista Pizzaballa.

Francisco intenta equilibrar la ansiedad generada en el ámbito político por un posible acercamiento entre las partes en conflicto y los deseos de aquellos sectores de la Iglesia que pretenden que la cita mantenga un cariz estrictamente religioso.

Que los mandatarios israelí y palestino se reúnan para rezar junto a Francisco “no llevará a la paz de la noche a la mañana, pero es un inicio muy importante”, había comentado ayer el padre Pierbattista Pizzaballa, que supervisa los lugares santos en Cercano Oriente por parte del Vaticano. “Nadie tiene la ilusión de que después de esto surja la paz en Tierra Santa. Será como una pausa de la política para contemplar el conflicto israelí-palestino desde lo alto”, afirmó por su parte el religioso sobre el encuentro, del que también participará el líder espiritual ortodoxo, el patriarca Bartolomé I, con quien el Papa se había reunido en Jerusalén.

“El propósito es reabrir un camino, crear el deseo, la posibilidad, hacer que la gente sueñe con la paz. Todos tenemos el deseo de que pase algo, de que algo cambie porque todos están cansados con estas negociaciones sin fin”, reforzó Pizzaballa. Las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos colapsaron recientemente y generaron un clima de incertidumbre entre los analistas internacionales y los funcionarios de ambos gobiernos, que ven el encuentro en el Vaticano como una posibilidad para reencauzar el diálogo.

Según lo estipulado, Francisco, Peres, Abbas y Bartolomé I rezaron en un sector de los Jardines del Vaticano que mira hacia la cúpula de la Basílica de San Pedro, informó el vocero de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi. Este hecho sin precedentes, cargado de profundo simbolismo, fue organizado rápidamente, ya que Peres, de 90 años, dejará su cargo en julio para ser remplazado por quien surja de las elecciones de este martes.

Durante aproximadamente una hora, hubo sesiones de oraciones judías, cristianas y musulmanas e interludios musicales, seguidos de invocaciones a la paz de Francisco, Peres y Abbas, y un apretón de manos conjunto como “gesto de paz”, que incluyó a Bartolomé. Lombardi apuntó que los cuatro, acompañados de delegaciones de líderes religiosos judíos, cristianos e islámicos, mantendrán luego conversaciones privadas.

El Vaticano destacó que no se trató de una “oración interreligiosa” y que cada uno rezará según su confesión para invocar la paz. Por eso, la ceremonia se desarrolló en tres actos: el primero dedicado a la comunidad judía, el segundo a la cristiana y el tercero a la musulmana. En cada uno de ellos se rezó una oración de agradecimiento por la Creación, se pasó a pedir “perdón por los pecados cometidos” y, por último, llegó la “invocación” por la paz.

En su viaje por Cercano Oriente, Francisco ya había definido a Abbas y a Peres como “hombres artífices de la paz”, y pidió a los fieles “no dejarnos solos, orando intensamente. Construir la paz es difícil, pero vivir sin paz es un tormento”.

El padre Pizzaballa, sin embargo, insistió en presentar la cita como un asunto estrictamente religioso. “Nos estaremos tomando una pausa de la política”, dijo, rechazando temas sensibles como si representantes de Hamas –partido palestino acusado por la Unión Europea y Estados Unidos de “organización terrorista”– acompañarán a Abbas. “Es un evento religioso, por lo que la política quedará al margen. El tema no estuvo siquiera sobre la mesa”, concluyó.

Hace unos días, el Vaticano también había informado que el Papa pretendía mantener el carácter religioso de la cita en forma estricta. Es decir que el encuentro no servirá para intentar mediaciones o para fijar una estrategia hacia las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes. Lo había dicho Francisco al regreso de su viaje por Tierra Santa: “La oración es importante y orar juntos sin otras discusiones, ayuda”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.