Estado Islámico (ex Isis) estáría detrás del ataque al Parlamento en Canadá

canadaLa organización islamista publicó una foto de un combatiente que habría participado del hecho. El lunes pasado, un supuesto islamista atropelló y mató a otro soldado de ese país, que participa de los bombardeos en Irak y Siria.

Por Info News

Uno o varios hombres armados mataron ayer en el distrito gubernamental canadiense de Ottawa a un soldado e hirieron a un guardia en el Parlamento, donde hubo decenas de disparos.

Las autoridades canadienses confirmaron que uno de los atacantes murió y según medios de prensa locales y estadounidenses era un ciudadano canadiense nacido en 1982 y se especulaba anoche con un presunto origen argelino del agresor, aunque no estaba confirmado.

El trasfondo del hecho sigue siendo una incógnita y tampoco se confirmaron las especulaciones según las cuales tras los ataques podrían encontrarse radicales islamistas, ya que Canadá participa en los ataques aéreos en Irak contra la alianza liderada por Estados Unidos contra la agrupación terrorista Estado Islámico (EI).

Ayer la cuenta en Twitter “Islamic State” publicó una foto del supuesto combatiente que resultó muerto: se observa a un joven con cabellos largos y negros (así es como fue descrito el atacante según los primeros testimonios) con una parte del rostro cubierta por una kefia y mientras abraza un fusil, informó Tiempo Argentino.

El primer ministro Stephen Harper, quien se encontraba en el recinto parlamentario en el momento del ataque, fue puesto urgentemente a resguardo. Más tarde, el presidente estadounidense, Barack Obama le expresó sus condolencias en una conversación telefónica y dijo que los gobiernos deben estar “sincronizados” al hacer frente a los terroristas y destacó la cooperación existente entre su país y su vecino Canadá.

La mayoría de los tiros se registraron ante un monumento a los caídos en guerra ubicado en las inmediaciones del edificio del Parlamento. En el intercambio cayó un soldado quien llegó con graves heridas al hospital, donde murió tres horas más tarde. El hospital confirmó el ingreso de tres pacientes, de los cuales dos se encuentran estables.

Otro guardia fue quien abatió al atacante muerto, cuyo nombre es Michael Zehaf-Bibeau, según se divulgó ayer. Era conocido por las autoridades y fue calificado recientemente de “viajero de alto riesgo para la seguridad”, informó el diario Globe and Mail. Este episodio se emparenta con otro del lunes, cuando un supuesto islamista atropelló a dos soldados canadienses, uno de los cuales murió, en una pequeña localidad al sureste de Montreal. La policía mató a tiros al agresor tras una persecución.

La policía llamó ayer a todos los canadienses a estar alerta. “Por favor estén atentos a procedimientos sospechosos y repórtenlos a la policía local”, dijo Gilles Michaud, de la Royal Canadian Mounted Police en Ottawa. Al mismo tiempo admitió que aún hay muchos aspectos sin aclarar y preguntas sin responder. “Pero les prometo las respuestas apenas las tengamos”, dijo Michaud y aseveró que los canadienses están seguros.

La televisión mostró imágenes dramáticas del Parlamento, con agentes fuertemente armados y agazapados por los corredores en busca de los atacantes, mientras se oían tiros. Algunos parlamentarios escribieron en Twitter que durante la sesión llegaron a oírse unos 30 disparos. Estaban seguros pero con temor, señalaron varios reportes.

Los primeros tiros, según la policía, fueron efectuados a las 09:52 en el monumento. Las personas que estaban en el lugar intentaron socorrer al soldado.

Según informes de los medios, uno de los atacantes era un hombre de pelo largo. De acuerdo con las explicaciones policiales, no hubo indicios con anterioridad sobre los ataques. La escala de seguridad estaba en nivel medio. “Está así desde hace años y no teníamos pistas de que requiriera una intensificación”, explicó Michaud.

El ministro de Trabajo, Jason Kenney, dio sus condolencias vía Twitter a la “familia del soldado muerto” y dijo que reza por el vigilante herido en el edificio del Parlamento. “Canadá no se dejará aterrorizar ni intimidar”, explicó Kenney.

La policía acordonó ampliamente el área e instó a los habitantes a mantenerse alejados del lugar. El edificio fue cerrado y nadie puede entrar ni salir. La zona en un parque junto al río Ottawa suele ser de libre acceso y visitada por miles de turistas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.