Cuba y Estados Unidos inician hoy un histórico acercamiento en La Habana

CastroTras más de 50 años sin relaciones diplomáticas, la isla y Washington tratarán cuestiones migratorias, de comercio y la reapertura de embajadas en ambas capitales. Del fin del bloqueo económico todavía no se habla.

Por Info News

La imagen era impensable hasta hace apenas cinco semanas: una delegación estadounidense negociará a partir de hoy en La Habana con el gobierno de Raúl Castro, según las condiciones impuestas por Cuba, de igual a igual. El objetivo: tratar de ponerle fin a más de medio siglo de interrupción de las relaciones diplomáticas.

El histórico acercamiento entre los viejos enemigos fue anunciado el 17 de diciembre tras un año y medio de negociaciones secretas, y debe concluir en los próximos meses con la reapertura de embajadas en ambas capitales, anticipó Tiempo Argentino. Del fin del bloqueo económico todavía no se habla.

“De un día para otro cambiaron décadas de una fracasada política exterior estadounidense”, dijo ayer el senador Patrick Leahy desde la capital cubana. Este lideró el fin de semana una delegación del Congreso que visitó la isla de cara a las negociaciones que deben abrir una nueva era entre ambos países. El legislador demócrata fue uno de los gestores del anuncio hecho en diciembre por los presidentes Obama y Castro. Medió para obtener la liberación de un agente de la Usaid preso en Cuba desde 2009 a cambio de la repatriación de tres cubanos a los que Washington condenó por espionaje.

La reconciliación entre las partes relanza una relación que marcó como pocas los vínculos de los Estados Unidos con América Latina. Desde los turbulentos días de los años sesenta en los que la revolución socialista liderada por Fidel Castro expropió las empresas de origen estadounidense y en los que las tensiones de la Guerra Fría pusieron al mundo al borde de una guerra nuclear en el Caribe, la isla ha sido un bastión de la oposición a EEUU. Con su política de aislamiento a Cuba la Casa Blanca se había quedado prácticamente sola en la región.

El giro político de Obama viene acompañado de una flexibilización del bloqueo, pero este en sí sólo puede ser levantado por el Congreso, donde ambas cámaras están bajo control de la derecha republicana, defensora de la política de mano dura hacia Cuba. “El Congreso tiene que aceptar al fin su responsabilidad”, pidió en La Habana el senador demócrata Richard Durbin, otro de los integrantes de la misión legislativa que visitó La Habana el fin de semana.

Las delegaciones de Cuba y Estados Unidos se reunirán hoy y mañana por primera vez tras el anuncio del 17 de diciembre. El encuentro se realizará en el Palacio de Convenciones, en el mismo salón donde el gobierno y la guerrilla colombianos negocian la paz desde noviembre de 2012. En la agenda están primero los temas migratorios. Las conversaciones para regular el flujo de personas marcan uno de los raros contactos bilaterales que ya existían y que se celebran con interrupciones desde los años noventa.

La primera reunión para tratar el restablecimiento de los lazos diplomáticos en sí está prevista para mañana. La misión estadounidense estará presidida por Roberta Jacobson, secretaria adjunta del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, la más alta representante de Washington que, en décadas, llega en viaje oficial a La Habana. La delegación cubana estará presidida por Josefina Vidal, una alta funcionaria de la Cancillería que se ocupa desde hace años de los asuntos relacionados con Estados Unidos.

Cambios que ya rigen

Las medidas de flexibilización del bloqueo económico que entraron en vigor el viernes pasado permitirán a los estadounidenses viajar con más facilidad a la isla, por ejemplo, o a las empresas estadounidenses ofrecer tecnología a sus pares del Estado cubano.

Los bancos podrán pactar relaciones de correspondencia y sus tarjetas de crédito y débito tendrán validez en Cuba. Los viajeros tendrán permiso para comprar souvenirs y volver a casa con los codiciados habanos y ron cubanos por un monto de hasta 100 dólares.

No es poco, cuando hasta hace cinco días era impensable lograr un permiso para tomar un avión y llegar a La Habana, pero a los efectos de lo que son las relaciones económicas entre dos países son prácticamente nada. De los diálogos que comenzarán hoy y de la visita que seis legisladores de los dos grandes partidos realizaron el fin de semana, pueden surgir nuevas puntas que hagan pensar que en un futuro no muy lejano pueda levantarse el bloqueo, tal como lo piden Cargill, General Motors, Caterpillar, Hilton, American Airlines y también los pequeños productores agrícolas de Dakota del Norte.

1 comentario
  1. hernan dice

    La commedia è finita.
    Ahora a ponerse serios: inversiones agrarias, comunicaciones, reconstrucción de las ciudades, hoteles, casinos, prostitución y drogas.
    El petróleo no es problema, por ahora.
    Cambia el rumbo.
    Sigue la rumba.
    El Eterno Retorno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.