El día después de los atentados en Bruselas: la incompetencia

bruxelles-en-etat-dalerte-maximale-un-commercant-temoigne_0Los errores cometidos por la falta de coordinación de las fuerzas de seguridad aparecen tras cada atentado terrorista. Ahora se ha sabido que dos de los yihadista del Estado Islámico que actuaron el París, en noviembre de 2015, estuvieron detenidos en Bruselas en marzo y puestos en libertad, pese a los antecedentes que indican que habían viajado a Siria para recibir instrucciones de cómo actuar.

Por Mate Guerra, corresponsal, Bruselas

La joven madre peruana de 36 años, Adelma Marina Tapia, se preparaba para su turno en la fila de facturación frente a los mostradores de American Airlines en el aeropuerto de Zaventem de Bruselas, a las ocho de la mañana este martes 22. Pidió a su esposo belga que se hiciera cargo de sus gemelas de tres años que jugueteaban entre las maletas, Maurín y Alondra. Se apartaron unos pocos metros y en unos segundos un ruido ensordecedor envolvió la escena en una nube de humo negro. Su familia se salvó, pero ella, Adelma, perdió la vida en los peores atentados terroristas en suelo Belga desde la Segunda Guerra Mundial.

La ciudadana peruana ha sido una de las primeras víctimas identificadas por las autoridades, después de más de 24 horas de registrados los atentados en el Aeropuerto Internacional y en la  estación de Metro Maelbeek, ubicada a pocos metros de las instituciones europeas. La bomba suicida detonada en el subterráneo resultó ser la más mortífera. De un total de 31 fallecidos en los atentados, 20 dejaron la vida en el tren subterráneo y las otras 10 en la terminal aérea de Zaventem. El total de heridos se eleva a más de 200, muchos de ellos en estado crítico producto de la fuerza de las detonaciones cargadas con clavos de más de cuatro centímetros.  Se estima que ciudadanos de 40 nacionalidades se encuentran entre los muertos y heridos.

sospechosos

La capital europea intenta poco a poco recuperar una normalidad que todo indica ya no volverá como antes de los atentados. Los servicios públicos funcionan a medias y las calles de Bruselas están repletas de policías y unidades del ejercito dotadas de metralletas, algo que los belgas les cuesta digerir pero que entienden como una realidad inevitable. El gobierno derechista de Charles Michel ha pedido a sus ciudadanos que no den su brazo a torcer frente al terrorismo y hagan vida normal. Pero muchos se preguntan cómo actuar de forma normal cuando el peligro puede estar en cualquier esquina, en cualquier lugar. Las críticas por la falta de coordinación de los servicio de seguridad, no sólo en Bruselas, sino también a nivel europeo no se han hecho esperar.

Hasta este miércoles la fiscalía sólo podía confirmar que los autores de los atentados en París el pasado viernes 13 de noviembre, y que se llevaron por delante la vida de 137 personas, prepararon el ataque el suelo belga y tenían estrecha relación con los terroristas que han protagonizado los atentados de Bruselas. El ataque en la capital europea se registró sólo cuatro días después de que el terrorista más buscado de Europa y considerado como uno de los cerebros de los atentados en la capital gala, Salah Abdeslam, fuera capturado en un barrio muy cerca del centro de Bruselas. Algunos medios locales atribuyen la impunidad con la que se mueven estos terroristas a las leyes de los derechos individuales que imperan en Europa. Sin embargo, también se habla de la incompetencia de las autoridades europeas para trabajar coordinadamente en la lucha contra el terrorismo Yihadista.

Para este jueves 24 los gabinetes de organización del los 28 miembros de la Unión Europea han organizado una reunión de todos los ministros del interior de la zona, para analizar lo sucedido y coordinar las acciones futuras, como poner en marcha el denominado Plan PNR, el que se traduce en un fichero europeo con los datos de pasajeros aéreos. Esta iniciativa fue acordada por los Jefes de Estado de los países miembros tras los atentados en París, sin que hasta la fecha se haya avanzado en su puesta en marcha.

El primero ministro francés, Manuel Valls, ha viajado este miércoles hasta Bruselas donde se ha reunido con el Primer Ministro belga, Charles Michel. Valls ha insistido en la necesidad de mayores esfuerzos económicos y, sobre todo, de coordinación de los 28 países comunitarios en la lucha contra el terrorismo. La petición llega casi una década después de los atentados en Europa y que han dejado la huella de la muerte en ciudades como Madrid, Londres, París, Francfort. El ministro galo ha reclamado a sus socios europeos “inversiones masivas en sistemas de seguridad”.

Los errores cometidos por la falta de coordinación de las fuerzas de seguridad aparecen tras cada atentado terrorista. Ahora se ha sabido que dos de los yihadista del Estado Islámico que actuaron el París, en noviembre de 2015, estuvieron detenidos en Bruselas en marzo y puestos en libertad, pese a los antecedentes que indican que habían viajado a Siria para recibir instrucciones de cómo actuar, uno de ellos Salah Abdeslam. Estas informaciones no fueron comunicadas a los servicios policiales de otros países de la zona. Según el portal francés mondafrique.com este hecho ha dejado al descubierto el fracaso de la política antiterrorista europea.

El taxista

La situación en todo el territorio europeo está marcada por la sicosis colectiva. A los cientos de homenajes que se han sucedido tras los atentados en Bruselas, las medidas de seguridad se han incrementado con presencia de los servicios de seguridad y militar. No se ha informado de la detención del tercer yihadista que actuó en el aeropuerto de Zaventem y que se presume abandonó una maleta cargada de explosivos y huyó entre los cientos de personas que desalojaron despavoridas la terminal aérea.

Los allanamientos en los barrios como Schaerbeek, de importante presencia de la comunidad musulmana, se han registrado de manera intensiva en toda la ciudad. En la identificación de los terroristas suicidas que actuaron en el aeropuerto, tuvo una participación clave el taxista que los trasladó a la terminal aérea y que los recordaba porque no le dejaron tocar las maletas que portaban cargadas de explosivos. Con esa pista, la policía localizó el departamento donde prepararon la mortífera operación. En el lugar fue encontrada importante información, 15 kilos de explosivos, peróxido de acetona y clavos de grandes proporciones para preparar las bombas.

La ciudad sigue blindada y funcionando a medio gas, con el temor de que en cualquier momento se produzca un nuevo atentado.

4 Comentarios
  1. Alonso dice

    La bestia sedienta de sangre inocente…otra vez

    ¿Porqué en estos atentados, llámense 11-S, 11-M, París, Ahora Bélgica, incluso el holocausto Nazi, y etc., etc. etc., siempre muere gente inocente, o común y corriente como nosotros, y no los que detentan el poder a quienes dicen combatir esos “luchadores”?

    ¿Porqué estos “luchadores”, con el apellido que tengan, no atacan las estructuras del poder que dicen combatir, o sea, sedes gubernamentales, de fuerzas militares, bancos, etc.?

    Creo que la respuesta a estas preguntas nos mostrará la cara de la Bestia

    (Cuando haya un verdadero ataque a la bestia solo nos enteraremos de sus consecuencias, porque apagarán todos los medios)

  2. palolo valdes dice

    Excelente y muy bien expresado a través de la mirada de algunos de sus protagonistas, la periodista nos deja informados del golpe terrorista ,la destartalada incomunicacion entre los servicios de seguridad e inteligencia europeos,también se siente el clima que se vive en estas horas Bruselas , junto a una breve historia reciente del terrorismo yihadista en Europa , En suma, un relato muy bien articulado que me ha dejado super informado , sin palabras innecesarias

  3. Soloperdidoyvicioso dice

    Otro país que interviene en Siria, golpeado por los terroristas. lo peor es que parece que el gobierno belga no se tomó demasiado en serio la amenaza. pobres víctimas inocentes. un apoyo para sus familias.

  4. VICTOR RODRIGUEZ O. dice

    Europa ingresa a su guerra…recibió otra invitación

    Hoy Bélgica vive lo que vivió una vez Nueva York en 2001, una vez Madrid en 2004, una vez Londres en 2005, y París dos veces en 2015, pero que Siria, Irak, Yemen, Afganistán y Libia, lo viven a cada día, a cada hora, donde los muertos no se cuentan por docenas sino por cientos…pero estos hombres, mujeres y niños no son del primer mundo, ni siquiera buenos cristianos!

    Seguramente ningún culpable murió en Bélgica, todos eran tan inocentes como los 12 millones de congoleños que el Rey Leopoldo II de Bélgica exterminó en sus plantaciones de caucho, entre 1885 y 1908 sin contar a los que se le amputaba los brazos por no haber cumplido con la cuota obligatoria de recolección.
    Las victimas de hoy tampoco han sido responsables de las atrocidades cometidas también en el Congo, Ruanda y el Chad entre 1960 y 1966 por los famosos paracaidistas belgas.
    Y ni hablar de las acciones que Bélgica y sus socios de la OTAN han sido responsables en Libia, Siria, Irak y Afganistán!

    El pueblo belga, al igual que el europeo debe buscar culpables por casa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.