Fracasa investidura de Turull como presidente del Gobierno catalán

El independentista Jordi Turull no consiguió ser investido presidente de la Generalitat (Gobierno catalán) en el pleno celebrado hoy.

Turull no consiguió reunir la mayoría absoluta en el Parlamento de Cataluña.

El candidato de Junts per Catalunya (JxCat) contó con 64 votos a favor, 65 votos en contra y 4 abstenciones; dos diputados –el expresidente Carles Puigdemont y el exconsejero de Sanidad Toni Comín– no pudieron emitir su voto al encontrarse en Bélgica con el fin de eludir la acción de la Justicia española.

La votación se hizo de manera pública y en voz alta: uno por uno y por orden alfabético, los diputados expresaron la orientación su voto en voz alta.

La abstención de la Candidatura d’Unitat Popular (CUP), anunciada momentos antes de la celebración del pleno, fue determinante en el resultado.

Su portavoz, Carles Riera, justificó la decisión argumentando que Turull no presentó un programa “republicano”.

“Queremos iniciar la construcción de la República desde la calle y la desobediencia”, declaró el portavoz de la CUP al insistir en que el pueblo catalán “no merece más marchas atrás”.

Riera rechazó cualquier retorno a la situación anterior a la declaración unilateral de independencia y aseguró que Puigdemont sigue siendo su candidato a la Presidencia.

La sesión del Parlamento se retomará este sábado a las 10.00 horas (hora local).

En su turno de réplica, Turull manifestó su voluntad de “alcanzar un acuerdo” de gobierno “porque es lo que la gente nos pide” y reiteró su intención de establecer un diálogo con Madrid.

Turull fue portavoz del Gobierno catalán durante los momentos críticos del proceso independentista catalán, como el referéndum unilateral de autodeterminación del 1 de octubre de 2017 y la posterior declaración de independencia del Parlamento catalán del 27 de octubre.

El candidato a la Presidencia, actualmente en libertad bajo fianza, está investigado por el Tribunal Supremo junto a casi otros treinta cargos catalanes por la posible comisión de delitos de rebelión, sedición, prevaricación, desobediencia al Tribunal Constitucional y malversación de caudales públicos durante dicho proceso.

En el marco de dicha causa judicial, Turull pasó un mes en prisión, desde el 2 de noviembre hasta el 4 de diciembre, antes de ser puesto en libertad tras el pago de 100.000 euros en concepto de fianza, y está citado de nuevo a declarar este viernes.

La candidatura de Turull es la tercera que formula el Parlamento catalán de forma oficial después de los comicios del 21 de diciembre, convocados por Madrid tras cesar al Ejecutivo catalán que convocó el referéndum.

De no resultar Turull investido presidente, la política institucional catalana regresaría a una situación de bloqueo, con la posibilidad de una nueva convocatoria de elecciones. (Sputnik)

fa/ap

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.