Cumbre de las Américas debe hablar de Odebrecht si está contra la corrupción

La VIII Cumbre de las Américas que se realizará en la capital de Perú deberá afrontar directamente las derivaciones del escándalo que rodea a la constructora Odebrecht en los países de la región si quiere ser consecuente con su prédica contra la corrupción, dijo la presidenta de la Comisión Lava Jato del Congreso peruano, Rosa María Bartra.

“Esta VIII Cumbre de las Américas se llama ‘Gobernabilidad democrática frente a la corrupción’; sin embargo, yo repaso el programa y yo no encuentro ni una línea referida al escándalo de corrupción más grande que ha tocado Latinoamérica”, afirmó la legisladora.

Para la congresista, del partido opositor Fuerza Popular (derecha), el hecho de que el tema “no se esté abordando” en la reunión de Lima muestra “un nivel de falta de coherencia entre el título de la Cumbre y los actos que se han programado”.

La Operación Lava Jato y sus ramificaciones han “significado la renuncia del presidente anfitrión (de la Cumbre, Pedro Pablo Kuczynski, quien dimitió a menos de un mes del inicio del encuentro), que tengamos en prisión al expresidente de Brasil (Luiz Inácio Lula da Silva), (y) que tengamos a vicepresidentes presos en otros países, como Ecuador”, recordó Bartra, destacando la gravedad del caso.

Para la congresista, si bien la organización de la Cumbre ya estaba encaminada cuando se dio la renuncia del presidente Kuczynski y la asunción de Martín Vizcarra como jefe de Estado, el nuevo Gobierno podría haber dado una firme señal y ser más contundente respecto al combate a la corrupción.

“Yo entiendo que el canciller (Néstor Popolizio) está recién designado, no estuvo a cargo de la elaboración del programa, la Cumbre ya tenía su nombre, sus contenidos, este Gobierno lo ha heredado; sin embargo, pienso que si realmente quieren ser coherentes con que vamos a tener un tratamiento diferente como estados frente a la corrupción (deberían) empezar a hablar de este tema ahora, en este programa”, afirmó.

La Comisión Lava Jato del Congreso peruano tiene como objetivo investigar presuntas coimas, sobornos y dádivas otorgadas por varias empresas brasileñas a funcionarios de los gobiernos de Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011), Ollanta Humala (2011-2016) y el renunciante Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) para la obtención de licitaciones de obras públicas.

Humala y su esposa Nadine Heredia cumplen prisión preventiva desde hace siete meses por presuntamente haber recibido dinero ilícito de la empresa brasileña Odebrecht y del Gobierno de Venezuela para financiar sus campañas presidenciales en 2006 y 2011.

El Tribunal Constitucional de Perú se iba a pronunciar el martes sobre un pedido de hábeas corpus (petición para evaluar la legalidad de un arresto) de parte de la pareja, pero decidió postergar su decisión.

Por este mismo caso se ha pedido la extradición del expresidente Toledo, actualmente prófugo en EEUU.

La Operación Lava Jato se inició en 2014 para investigar una trama de corrupción en la empresa semiestatal brasileña Petrobras, pero desde entonces avanzó hasta el punto de denunciar a buena parte de la élite económica y política del país, incluido al expresidente Lula (2003-2011), quien cumple una condena de 12 años y un mes de prisión, y se ha extendido a otros países de América Latina.

La VIII Cumbre de las Américas se celebrará los días 13 y 14 de abril en la ciudad de Lima.

Al menos 30 representantes de los gobiernos de la región, incluyendo unos 20 jefes de Estado, se harán presentes en la capital peruana.

También participarán representantes de organismos como la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Comisión Económica para América Latina (Cepal), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Banco Mundial, entre otros. (Sputnik)

zzz/yyy/ry/rp

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.