Gobierno argentino dice tener bajo control la situación cambiaria

El ministro del Interior de Argentina, Rogelio Frigerio, intentó ayer transmitir tranquilidad a la ciudadanía ante la brusca depreciación de la moneda local frente al dólar mientras el presidente Mauricio Macri se reunió de urgencia con su equipo económico.

“Estamos controlando perfectamente la situación en el marco de una coyuntura difícil de los mercados en los que Argentina no es una excepción”, señaló Frigerio durante un acto público.

El peso argentino se depreció en una sola jornada 8,3 por ciento frente al dólar, al pasar de 21,52 a 23,30 unidades por divisa, mientras el miércoles ya había perdido otro 1,5 por ciento.

“Es un fenómeno que pasa en toda la región, producto de una decisión de EEUU de subir la tasa de interés, lo que ha generado pérdida de valor en las monedas de toda la región”, afirmó el ministro.

El peso argentino es la moneda que más se ha devaluado en lo que va de año, al perder un 13,7 por ciento de su valor frente al dólar.

Mientras tanto, el Banco Central se desprendió del 12,6 por ciento de sus reservas en dólares desde que comenzó a intervenir en el mercado para contener el tipo de cambio el pasado 5 de marzo.

En aquel momento, la autoridad monetaria tenía 61.707 millones de dólares de reservas, desde entonces y hasta el jueves, sacrificó 7.780 millones para frenar la suba del tipo de cambio.

El ministro del Interior destacó, no obstante, que en las arcas del Banco Central hay todavía “más de 55.000 millones de dólares”.

Frigerio culpó además a la oposición por el “ruido político que ha complicado un poco más” la coyuntura económica, al referirse al intento de los sectores peronistas de aprobar un proyecto de ley que ponga límite al alza de las tarifas en los servicios públicos.

“La oposición va a escuchar este ruido que se está generando y va a dar la tranquilidad a los mercados de que Argentina tiene un rumbo, el rumbo correcto, de responsabilidad en el manejo de las cuentas públicas y que se respeta el presupuesto votado meses atrás”, sostuvo Frigerio.

El presidente Macri, entre tanto, celebró a última hora de la jornada una reunión de urgencia con su equipo económico en la sede de Gobierno, la Casa Rosada.

Al tiempo que vendía reservas, el Banco Central también aumentó entre el viernes pasado y el jueves en 600 puntos básicos la tasa de interés en pesos hasta llevarla al 33,25 por ciento, en su intento por contener la escalada de la divisa extranjera.

Una depreciación del 8,3 por ciento que en un solo día no se producía desde el inicio del actual Gobierno, en diciembre de 2015, cuando se eliminaron los controles cambiarios vigentes desde 2011, y la moneda local perdió un 40 por ciento de su valor frente al dólar.

Entonces la divisa estadounidense saltó de una cotización de 9,9 pesos a otra de 13,9 pesos argentinos. (Sputnik)

zzz/adp/dcl

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.