Ciudad de México, la urbe más grande de América Latina, será regida por una mujer

Claudia Sheinbaum lidera las encuestas para las elecciones de la jefatura de la capital mexicana previstas para este domingo, en las que competirá con Alejandra Barrales, del Partido de la Revolución Democrática (PRD, centroizquierda), fuerza política que podría sufrir su primera derrota en dos décadas en esta metrópoli.

Sheinbaum, de 56 años, doctorada en física e ingeniería, es la candidata del recién creado Movimiento de Regeneración Nacional (Morena, izquierda) para los comicios de la ciudad, que se realizarán en forma paralela a las elecciones presidenciales.

El ascenso de Morena pone en riesgo el liderazgo del PRD, que desde 1997 ha gobernado la capital mexicana.

Morena fue creado en 2014 por el actual presidenciable y favorito en las encuestas Andrés Manuel López Obrador, quien integró el PRD.

López Obrador también se desempeñó como jefe de Gobierno de la Ciudad de México entre 2000 y 2005.

En la capital mexicana viven casi nueve millones de personas, pero la población sube a 22,3 millones en su zona metropolitana, la más extensa del continente.

Las encuestas le dan a Sheinbaum una cómoda ventaja de entre 37 a 42 puntos porcentuales sobre Barrales, abogada cinco años más joven que se presenta a nombre de una coalición variopinta integrada por el PRD, el Partido Acción Nacional (PAN, centroderecha) y el Movimiento Ciudadano (centro).

Durante la alcaldía de López Obrador, Sheinbaum se desempeñó como secretaria de Medio Ambiente y se sumó al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, que en 2007 obtuvo el Premio Nobel de la Paz.

La candidata de Morena se ha trenzado con Barrales en un debate sobre la corrupción en el Gobierno capitalino.

“La ciudadanía está muy descontenta con el actual Gobierno de la ciudad porque las cuentas que ha entregado son negativas en la mayor parte de los casos; acabando con la corrupción en el Gobierno y los gastos suntuarios podemos tener cerca de 25.000 millones de pesos al año para el gasto social y la infraestructura”, señaló Sheinbaum en referencia al Gobierno de sus excompañeros del PRD.

DISPUTAS ENTRE EXCOMPAÑERAS

Barrales, quien fue dirigente de las azafatas en una batalla sindical de una compañía aérea nacional, señala que Sheinbaum también estuvo vinculada a los gobiernos de izquierda que han regido la capital en las últimas décadas.

La candidata del PRD le reprocha su relación con algunos escándalos, entre ellos el revuelo que causó la divulgación de un vídeo en 2004 en el cual se observa a quien era entonces su esposo, Carlos Imaz, recibiendo varias bolsas con dinero de un empresario argentino y contratista del Gobierno local.

Imaz admitió haber recibido el dinero como un aporte a las campañas del PRD, pero negó que constituyera un soborno por contratos en la capital.

“Donde has estado, el sello es la corrupción”, señaló en la semana final de campaña Barrales, para recordar que Sheinbaum era alcaldesa del distrito de Tlalpan, un pueblo colonial de origen prehispánico del sur de la Ciudad de México, donde el terremoto de septiembre de 2017 derrumbó una escuela en la que autorizó obras de riesgo, lo que dejó 26 muertos, entre ellos 19 menores escolares.

Los cruces entre ambas candidatas muestran la encrucijada en que se encuentran las izquierdas de capital.

“Necesitamos una nueva forma de hacer gobierno, que en la Constitución se incorpore la figura del gobierno de coalición, la revocación de mandato, y es necesaria una segunda vuelta electoral, para hacer más transparente el proceso democrático”, propuso Barrales, reivindicando los ejes de la coalición que postula a la Presidencia a Ricardo Anaya.

Sheinbaum replicó por parte de la coalición Juntos Haremos Historia, a la que Morena se sumó junto a los pequeños partidos del Trabajo (PT, izquierda) y Encuentro Social (PES, evangélico), que “es indispensable rescatar la gobernabilidad en la Ciudad de México, donde el principal problema es la corrupción”.

La Constitución capitalina, independiente de la carta magna de la República, “pone como elemento central el respeto de los derechos humanos; a eso nos vamos a dedicar, vamos a ahorrar millones con austeridad de gobierno, quitando los privilegios de los altos funcionarios públicos”, afirmó.

El énfasis de la candidata de Morena en “restaurar la democracia participativa”.

Con esas expresiones enfatiza los elementos con los que López Obrador intenta deslindarse de sus antiguos compañeros, que lo postularon dos veces a la Presidencia y hoy son sus rivales.

El domingo próximo, las elecciones capitalinas se celebran junto con las de presidente, Congreso, la cuarta parte de gobernadores y alcaldes de 30 estados, convirtiéndose en las más grandes en la historia mexicana. (Sputnik)

zzz/vf/rp

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.