Demandan penalmente a presidente mexicano Peña Nieto por caso Odebrecht

La coalición centrista Por México al Frente, que postula al candidato presidencial Ricardo Anaya, presentó una demanda penal contra el presidente y el candidato oficialista José Antonio Meade por un caso relacionado con la constructora brasileña, informó el lunes su portavoz, Alfredo Figueroa.

Figueroa presentó junto con su compañero de coalición Paulo Díez una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía federal) en contra de Meade, Peña Nieto (2012-2018) y el expresidente Felipe Calderón (2006-2012), por un presunto fraude ligado a Odebrecht en una planta petroquímica en el estado de Veracruz, (sur) conocida como Etileno XXI.

La demanda expone que el caso ha generado “un desfalco” por unos 250 millones de dólares y generaría pérdidas por más de 2.000 millones de dólares al tipo de cambio actual en los próximos años para la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) y para la economía del país.

“Hemos interpuesto esta mañana en contra de José Antonio Meade, candidato del PRI (Partido Revolucionario Institucional) y Enrique Peña Nieto, así como quienes resulten responsables, por su participación en un fraude transexenal conocido como Etileno XXI”, dijo Figueroa ante periodistas.

El caso es “uno de los ejes centrales del desfalco millonario cometido por la empresa Odebrecht, funcionarios públicos y empresarios mexicanos”, que forma parte del expediente de la firma brasileña ejecutada por su filial petroquímica Braskem, en la que participaron funcionarios del Gobierno federal y de Pemex, en un esquema que, según la demanda “sigue operando” actualmente.

La denuncia expone una presunta trama que permitió garantizar impunidad a funcionarios de dos mandatos presidenciales.

Según la denuncia, Odebrecht realizó “entregas de cifras millonarias a Emilio Lozoya quien habría recibido sumas millonarias cuando fue equipo de campaña de Enrique Peña Nieto en 2012”, antes de convertirse en director general de Pemex, desde diciembre de ese año hasta febrero de 2016.

Uno de los acuerdos fue firmado con “beneficios indebidos” a la filial de la constructora brasileña Braskem, que rubricó un consorcio con la firma privada mexicana Idesa “por montos multimillonarios y por contratos de más de 20 años”.

El objetivo del contrato era la producción de polietileno (plástico) con materia prima (etileno) suministrada por Pemex, supuestamente, a un precio preferencial, menor al del mercado internacional.

LA DEMANDA PENAL

Según la demanda penal de 34 páginas, de la cual Sputnik obtuvo una copia, si el candidato de la izquierda nacionalista, Andrés Manuel López Obrador, gana las elecciones, incorporaría a su equipo de trabajo a otro implicado en el caso: Javier Jiménez Espriú.

Espriú, funcionario de Pemex durante el Gobierno del expresidente Carlos Salinas (1988-1994), formó parte del Consejo de Administración de la empresa Idesa hasta mayo pasado.

Este empresario integra el gabinete provisorio en la cartera de Comunicaciones y Transportes del izquierdista, puntero en los sondeos para los comicios del 1 de julio.

El aspirante presidencial rival, es una figura “sin facultades ni derecho legítimo, (que) ofrece perdón y silencio a cambio de favorecer su camino al poder, como lo está haciendo López Obrador”, dice la denuncia.

Hace pocos días surgió nueva evidencia que ofrece “pruebas inequívocas” de la participación de Meade “desde prácticamente el origen de esta trama criminal”.

Ese es uno de los fraudes de Odebrecht, realizado mediante pagos de sobornos en México que “se ha fraguado en al menos dos sexenios (en referencia a los mandatos presidenciales, que duran seis años)” que sigue operando a través de su filial petroquímica Braskem en consorcio con Idesa “que mediante el proyecto Etileno XXI sigue mermando las finanzas nacionales”.

La denuncia señala la firma de un contrato firmado en 2012 “que hasta hace muy poco se mantuvo en la oscuridad”, mediante el cual Pemex “se compromete a suministrar etano a un precio por debajo del mercado a la empresa Braskem-Idesa, filial de Odebrecht”.

El Gobierno Federal mediante decretos llevó a cabo el “incremento ilegal” del impuesto a la importación de polietileno, “con la intención de beneficiar indebidamente a Braskem-Idesa, obstruyendo a sus eventuales competidores.

A 13 días del comienzo del Gobierno de Peña Nieto, Pemex firmó en 2012 un contrato sin concurso para servicios de transporte de gas etano por ducto por un total de 267,8 millones de dólares, que al final se convertirían en 371,4 millones de dólares, dice la demanda penal.

El objeto de este contrato, adjudicado sin concurso, fue la construcción del ducto para transportar el etano hasta la planta del comprador, así como el transporte del etano, aprobado por el consejo de administración de Pemex, en octubre de 2012, cuando culminaba el mandato del entonces presidente Calderón.

Según la Auditoria Superior de la Federación, en solo nueve meses de 2016, el contrató causó pérdidas por cerca unos 100 millones de dólares.

Pemex debe suministrar 66 millones de barriles diarios de etano, durante 20 años, con un descuento del 30 por ciento.

En abril de 2011, el Consejo de Administración de Pemex, que encabezaba Meade, fue advertido sobre irregularidades y peligros para la compañía, así como de la “ilegalidad y falta de transparencia del proyecto”.

Meade, quien integró el gabinete del presidente Calderón en las carteras de Energía y Finanzas, firmaría a pesar de esa advertencia un decreto publicado siete días antes de que terminase el mandato anterior que garantizaría a Odebrecht el incremento de impuestos al polietileno.

Por su parte, Peña Nieto “participó en dicho esquema al emitir decretos adicionales en favor de la filial de Odebrecht”, dice la extensa demanda. (Sputnik)

zzz/vf/ry

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.