México propondrá ante OEA condenar la política migratoria de Trump

El Gobierno de México presentará a la Organización de los Estados Americanos (OEA) un proyecto de resolución para condenar la política del Gobierno de EEUU que resulta en la separación de familias migrantes, dijo el martes el canciller Luis Videgaray.

“Este pronunciamiento incluirá un exhorto al Gobierno de EEUU para que ponga fin a la separación de familias migrantes y a la privación de libertad de niñas, niños y adolescentes”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores mexicano en la sede de la OEA en Washington, luego de reunirse con el secretario general de la organización, Luis Almagro.

Además, en el proyecto de resolución que será entregado el 29 de junio al Consejo Permanente de la OEA, el Gobierno mexicano solicitará a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “que, en el marco de sus facultades, tome las medidas que estime pertinentes”.

Videgaray añadió que será una resolución “en la que participen no solo el Gobierno de México, sino que se busca que sea copatrocinada por otros países de la región”.

En la reunión en la sede de la OEA también participaron legisladores mexicanos que realizan una gira por la capital estadounidense para transmitir la posición del país respecto de la detención y separación de familias de migrantes indocumentados.

PETICIÓN ANTE LA CIDH CONTRA EEUU

El proyecto de resolución propondrá que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) actúe en el ámbito de sus facultades contra la política migratoria de EEUU.

“Si la Comisión considera que deben de adoptarse medidas cautelares, como ha sido ya solicitado por varios de los ombudsman nacionales, incluyendo la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México, por supuesto que la Comisión debe actuar en consecuencia”, afirmó el canciller.

El acompañamiento de esta organización busca que los países miembros del sistema interamericano condene la separación de familias migrantes, que el ministro consideró como una acción “cruel, inhumana, injustificada y violatoria de los derechos humanos”.

Videgaray expresó su preocupación sobre la situación de al menos “2.300 niños (la mayoría centroamericanos) que han sido separados de sus padres y que el Gobierno de EEUU todavía no determina procedimientos expeditos para su reunificación familiar”.

La preocupación del canciller se refiere al futuro de los niños que se podría mantener detenidos “a pesar de estar en compañía de sus padres y, en general, la situación de niñas y niños no solamente mexicanos, sino de otras nacionalidades que están sometidos a una violación a sus derechos fundamentales”.

Añadió que la detención y separación de familias migrantes no es un problema de cifras, “sino un tema de niños y niñas que han sido puestos en una condición absolutamente inaceptable”.

Videgaray informó que solo 22 menores de edad de los más de 2.000 detenidos son mexicanos y la mayoría de estos ya fueron reunificados y repatriados.

El presidente de EEUU, Donald Trump, dio marcha atrás a la política migratoria tolerancia cero con una orden ejecutiva luego de recibir críticas dentro y fuera de EEUU.

La política de tolerancia cero de la administración establece que todos los adultos atrapados ilegalmente cruzando la frontera deben ser enjuiciados.

Mientras los adultos esperan el enjuiciamiento, sus hijos son puestos bajo la custodia de una división del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

La orden ejecutiva establece un nuevo enfoque de “captura y liberación”, similar a la política que se aplicaba en el Gobierno anterior de Barack Obama (2009-2017).

Trump ha criticado a su antecesor, diciendo que ha traído un aumento de la violencia y de la criminalidad a su país. (Sputnik)

zzz/vf/ml

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.