Pablo Iglesias ofrece a Sánchez la colaboración de Podemos si finalmente cae Rajoy

El secretario general de Podemos trasladó este jueves al secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) la disposición de su partido a colaborar con el próximo Gobierno una vez se consume la más que previsible caída del Ejecutivo presidido por el conservador Mariano Rajoy.

“Con 84 diputados no se puede gobernar sin llegar a acuerdos de Gobierno, no solo de investidura y de legislatura”, dijo Iglesias durante el debate parlamentario de la moción de censura contra Rajoy que este jueves se celebra en el Congreso de los Diputados.

Iglesias dedicó la primera parte de su discurso a celebrar que, a la vista de las posiciones adoptadas por distintas fuerzas parlamentarias durante el debate, la moción saldrá adelante, por lo que caerá Mariano Rajoy y el socialista Sánchez será el próximo presidente del Gobierno en España.

La moción llega como consecuencia de la sentencia dictada el 24 de mayo por la Audiencia Nacional de España, que condenó al Partido Popular (PP) —la formación que preside el jefe del Ejecutivo español— como partícipe a título lucrativo en la trama corrupta Gürtel, en la que resultaron condenados 29 de las 37 personas acusadas, acumulando penas por un total de 351 años de cárcel.

“Hoy por fin mandamos a casa al Partido Popular”, celebró Iglesias, que destacó cómo esto supone que Podemos cumple “uno de sus principales objetivos políticos”, consistente en “echar a los corruptos y comenzar una limpieza de los aparatos del Estado”.

A pesar del apoyo a la moción que puede llevar a Sánchez al Gobierno, Iglesias afeó al líder socialista cierta falta de ambición, así como la falta de un programa concreto que marque un horizonte más allá de desalojar a Rajoy del Palacio de la Moncloa.

En ese sentido, Iglesias pidió a Sánchez que “no se conforme con ser el mal menor” y que aproveche la ocasión para cambiar España.

En un sentido similar se expresó Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida –integrada en la coalición Unidos Podemos– que calificó la nueva etapa como “un horizonte de esperanza para el país” en el que pueden abordarse tareas como “acabar con las consecuencias de las políticas neoliberales” o con “el clima de represión que lleva a cantantes, raperos o tuiteros a la cárcel”.

En su turno de réplica, Pedro Sánchez dijo estar en sintonía política con las propuestas de Podemos, pero pidió “empezar a trabajar con humildad y con una fuerte dosis de realismo” para “no generar expectativas que puedan quebrar la confianza”.

Además, recordó que, de llegar al Gobierno, el plan de los socialistas no es agotar la legislatura, sino ir a una nueva convocatoria de elecciones una vez se haya estabilizado la situación.

En ese periodo, el Gobierno tendrá que maniobrar con los presupuestos diseñados por el anterior Ejecutivo de Rajoy.

Pese a ello, Sánchez se mostró convencido de que PSOE y Podemos “se van a encontrar” en muchas de las iniciativas políticas a desplegar, aunque “lo difícil será encontrar una concreción numérica” que satisfaga a ambas partes.

“Mi intención no es pecar de no ambicioso, pero mi autocontención se debe a que tenemos la responsabilidad de hacer las cosas bien”, dijo Sánchez.

“Nos vamos a comer con patatas los presupuestos, pero en esa comida no va a haber sentado ni un solo corrupto”, subrayó Iglesias.

En opinión del líder de Podemos, pese a las limitaciones presupuestarias, las circunstancias abiertas tras la moción de censura dan a Sánchez la oportunidad de “ser el presidente de un nuevo socialismo del sur de Europa”, pudiendo representar “una alternativa de gestión diferente” desde “la cuarta economía de la zona euro”. (Sputnik)

dm/sp

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.