Violadores de La Manada serán liberados en España

La Audiencia Provincial de Navarra decretó este jueves libertad provisional bajo fianza de seis mil euros para cinco hombres condenados por un delito de abusos sexuales tras violar a una joven durante las populares fiestas de San Fermín en la ciudad de Pamplona en el año 2016.

Estos cinco hombres, conocidos como “La Manada”, estaban en prisión tras haber sido condenados en abril a nueve años de cárcel cada uno por delitos de abusos sexuales, aunque la sentencia todavía no es firme porque los diferentes recursos presentados están pendientes de resolución.

El lunes se celebró la vista para deliberar sobre la situación de los cinco jóvenes condenados, que cumplirán el próximo 7 de julio dos años en prisión, el máximo previsto para escenarios de privación de libertad provisional ante posibles riesgos de fuga.

Aunque el auto todavía no se hizo público, medios locales avanzan que la puesta en libertad se debe a que los magistrados consideran que no se dan las circunstancias de riesgo de fuga ni de reiteración delictiva mientras se resuelven los distintos recursos que presentaron contra la sentencia.

La decisión de poner en libertad a los miembros de La Manada fue repudiada por sectores feministas con la convocatoria de diferentes actos de protesta para esta misma tarde en diferentes ciudades como Barcelona, Pamplona, Bilbao, Madrid, Zaragoza o Sevilla entre otras.

Tras conocerse la decisión de la Audiencia de Navarra, etiquetas como #LasCallesTambienSonNuestras o #LaManadaSomosNosotras inundaron las redes sociales para llamar a la movilización.

La diputada Irene Montero, portavoz de Podemos en el Congreso de los Diputados, calificó la puesta en libertad de La Manada como “un insulto a las mujeres” y a la democracia.

“Llenaremos las calles para decirnos de nuevo que no estamos solas y nos queremos libres de violencias machistas”, escribió en su perfil de Twitter.

Por su parte, el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, aprovechó la ocasión para denunciar lo que él considera una falta de democracia por parte de España, al comparar el caso de La Manada con el de los políticos catalanes que se encuentran presos,

“Personas inocentes sin juicio en la cárcel y agresores sexuales condenados en libertad”, dijo Torrent.

Por el momento, el Gobierno de España, que se mostró especialmente sensible con los asuntos de igualdad de género en las últimas fechas, no ofreció ninguna respuesta a la noticia.

Sí lo hizo, en cambio, el Gobierno de Navarra, que anunció su intención de recurrir la puesta en libertad de las personas condenadas.

El caso de La Manada se convirtió en los últimos años en un punto de atención mediático y social, avivando debates sobre la necesidad de medidas que impulsen la protección de las mujeres ante la violencia machista.

Ya en el mes de abril la sentencia sobre el caso despertó una ola de indignación en el movimiento feminista porque el tribunal decidió condenar a los acusados por un delito de abusos sexuales y no por agresión sexual, lo que fue respondido con multitudinarias movilizaciones en las calles.

Según el Código Penal español, la diferencia entre delitos de abuso sexual y de agresión sexual –en los que se enmarcan los casos de violación– se encuentra en que en los primeros supuestos no media intimidación y violencia, mientras que en los segundos sí.

Pese a no calificar los hechos como violentos o intimidatorios, el fallo estimaba que los cinco agresores prepararon “una encerrona” a la víctima, que se sintió “impresionada y sin capacidad de reacción”, lo que le llevó a “adoptar una actitud de sometimiento y pasividad” mientras los agresores la desnudaban y abusaban de ella por vía vaginal, anal y bucal sin utilizar preservativo. (Sputnik)

dm/nv

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.